Metodologías

De

Multiplicación

 

 

 

 

 

 

 

Este manual es un de los cursos de varios módulos del plan de estudios que lleva a los creyentes de la visualización a través de la delegación, multiplicación, organización, y movilización para lograr la meta de evangelización. 

 

Para informaciones adicionales sobre los cursos escriba a: 

 

 

Harvestime International  Institute

Instituto Internacional Tiempo de Cosecha

3092 Sultana Dr. 

Madera, California 93637, 

USA 

 

 

 

© Harvestime International  Institute

 

 

 


CONTENIDO

 

 

Cómo Usar Este Manual, 3

Sugerencias Para el Estudio en Grupo, 3

Introducción, 4

Objetivos del Curso, 6

 

1. Pescadores De Hombres, 8

 

2. El Día De Las Pequeñas Cosas, 14

 

3. Las Parábolas De Multiplicación, 32

 

4. Uno Más Uno Es Igual a Más que Dos, 40

 

5. Una Introducción Al Crecimiento de la Iglesia, 49

 

6. El Crecimiento Interno, 59

 

7. El Crecimiento de Expansión, 76

 

8. El Crecimiento de Extensión, 97

 

9. El Crecimiento de Ligación, 104

 

10. ¿Decisiones O Discípulos?, 119

 

11. El Crecimiento Atrofiado, 136

 

12. El Centro de Adiestramiento de Extensión, 147

 

Respuestas de la Sección “Prueba Personal”, 159


CÓMO USAR ESTE MANUAL

 

EL FORMATO DEL MANUAL

 

Cada lección consiste de: 

 

Objetivos:  Éstas son las metas que usted debe lograr estudiando el capítulo. Léalos antes de empezar la lección. 

 

Versículo Llave: Este versículo da énfasis al concepto principal del capítulo.  Memorícelo. 

 

Contenido del Capítulo:  Estudie cada sección. Use su Biblia para buscar cualquier referencia que no fue imprimada en el manual.   

 

Prueba Personal:  Haga esta prueba después de que usted terminar de  estudiar el capítulo.  Intente contestar las preguntas sin usar su Biblia o este manual.  Cuando usted ha concluido esta prueba, verifique sus respuestas en la sección de las respuestas proporcionada al final del manual.  

 

Para Estudio Adicional:  Esta sección le ayudará a continuar su estudio de la Palabra de Dios, mejorará sus habilidades de estudio, y aplicará lo que usted ha aprendido a su vida y ministerio. 

 

Examen Final:  Si usted esta matriculado en este curso para recibir los créditos e diploma, usted recibió un examen final juntamente con este curso.  En la conclusión de este curso, usted debe completar este examen y debe devolverlo para obtener el grado. 

 

 

MATERIALES ADICIONALES NECESARIOS

 

Usted necesitará solamente de una versión de la Biblia Reina Valera Actualizada. 

 

 

SUGERENCIAS PARA EL ESTUDIO EN GRUPO

 

PRIMERA REUNIÓN

 

Abriendo:  Abra con oración e introducciones.  Conozca y matricule a los estudiantes. 

 

Establezca los Procedimientos Del Grupo: Determine quién conducirá las reuniones, el horario, lugar, y fechas para las sesiones. 

 

Alabanza Y Adoración: Invite la presencia del Espíritu Santo en su sesión de entrenamiento. 

 

Distribuya los Manuales A los Estudiantes: Introduzca el título del manual, formato, y objetivos del curso proporcionados en las primeras páginas del manual. 

 

Haga La Primera Tarea:  Los estudiantes leerán los capítulos determinados y harán la prueba personal para la próxima reunión. El número de capítulos que usted enseñará por sesión dependerá del tamaño del capítulo, contenido, y de las habilidades de su grupo. 

 

SEGUNDA Y LAS REUNIONES SIGUIENTES

 

Abriendo: Ore. Dé las bienvenidas y matricule a cualquier nuevo estudiante. También dales un manual.  Vea quien está presente o ausente. Tenga un tiempo de alabanza y adoración. 

 

Revisión:  Presente un breve resumen de lo que usted enseñó en la última reunión. 

 

Lección: Discuta cada sección del capítulo usando los TÍTULOS EN LETRAS MAYÚSCULAS Y EN NEGRITO como un esbozo de la enseñanza.  Pida a los estudiantes que hagan preguntas o comentarios sobre lo que ellos han estudiado. Aplique la lección a las vidas y ministerios de sus estudiantes. 

 

Prueba Personal: Repase con los estudiantes la prueba que ellos han completado.  (Nota: Si usted no quiere que los estudiantes tengan el acceso a las respuestas, usted puede quitar las páginas con las respuestas en la parte final de cada manual). 

 

Para Estudio Adicional:  Usted puede hacer estos proyectos en una base individual o en grupo. 

 

Examen Final: Si su grupo está matriculado en este curso para los créditos y Diploma usted recibió un examen final con este curso. Reproduzca una copia para cada estudiante y administre el examen en la conclusión de este curso. 

 

 


MÓDULO: Multiplicación

CURSO: Metodologías de multiplicación

 

 

INTRODUCCIÓN

 

 

La Biblia registra la creación del mundo y el primer hombre y la primera mujer (Génesis 1). El primer orden dado por Dios a estas personas recientemente creadas fue para multiplicar:

 

“Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó.. Dios los bendijo y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos. Llenad la tierra; sojuzgadla y tened dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se desplazan sobre la tierra." (Génesis 1:27-28).

 

Este proceso no sólo debería ser de multiplicación física, pero también de multiplicación espiritual. Según Adán y Eva multiplicasen físicamente ellos llenarían la tierra de otros como ellos; personas que conocerían a Dios y caminarían en comunión con Él. Ellos estarían reproduciéndose espiritualmente así como físicamente.

 

La caída del hombre en pecado interfirió con este proceso (Génesis 3). El pecado produjo muerte física que impedía la multiplicación física (Génesis 2:17). También causó la muerte espiritual, que es la separación espiritual del hombre pecador de un Dios justo. Esto impidió  la multiplicación espiritual.

 

Porque Dios amó al hombre de tal manera, Él hizo un plan especial para salvar las personas de esta terrible muerte espiritual. Dios envió a Jesucristo para que muriese por los pecados de toda la humanidad. Jesús pagó la penalidad de la muerte en nuestro lugar. Entonces Él venció la muerte levantando de nuevo de entre los muertos (Juan 20).

 

Cada individuo debe escoger aceptar el plan de Dios de salvación pidiendo el perdón del pecado y aceptando a Jesús como el Salvador[1]. Como un creyente en Jesús con los pecados perdonados, usted está salvo de la muerte espiritual.

 

Aunque el cuerpo físico se morirá algún día, usted continuará viviendo espiritualmente y recibirá un nuevo cuerpo que vivirá para siempre:

 

“He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados  en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados sin corrupción; y nosotros seremos transformados. Y cuando esto corruptible se vista de incorrupción y esto mortal se vista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: ¡Sorbida es la muerte en victoria!” (1 Corintios 15:51, 52, 54).

 

Cuando usted acepta a Jesús como el Salvador, esto es como ser creado de nuevo por Dios. La Biblia lo llama de "nacido de nuevo":

 

“Respondió Jesús y le dijo: --De cierto, de cierto te digo que a menos que uno nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3).

 

Ser "nacido de nuevo" no se refiere al nacimiento físico. Se refiere al nacimiento espiritual. Usted es recreado espiritualmente como una nueva criatura en Cristo. Usted es "nuevo" porque usted ya no vive en el pecado o practica el viejo estilo de vida pecador:

 

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

 

Al principio del mundo, el primer orden de Dios a Sus personas recientemente creadas fue para multiplicar. Su primer orden a los creyentes recreados, "renacido" es el mismo. Nosotros debemos multiplicar espiritualmente y llenar la tierra de otros como nosotros - personas que aman a Dios y caminan en compañerismo con Él.

 

Cuando Jesús llamó a los hombres para seguirlo, era un llamado a la multiplicación espiritual (Lucas 5:10). Su último orden a los creyentes fue para multiplicar espiritualmente (Hechos 1:8). Para cumplir el desafío de centenas de personas que están muriendo en el pecado sin el Evangelio, cada creyente debe tornarse reproductivo y debe aprender los principios de la multiplicación espiritual.

 

Este curso comparte los métodos Bíblicos de reproducción espiritual que le permitirán multiplicar en obediencia a Dios. Usted aprenderá a multiplicarse espiritualmente como un individuo y corporativamente dentro del contexto de la iglesia local. Si usted aplicar los principios Bíblicos enseñados en este curso, usted puede ser responsable por la multiplicación de miles de creyentes entrenados y motivados.

 

Si usted está tomando los cursos del Instituto Internacional Tiempo de Cosecha en el orden éste es el tercer curso en el Módulo Tres, que enfoca en multiplicar la fuerza obrera espiritual entrenada a través de la realización del Módulo Dos.

 

Los cursos en Módulo Tres son "Desarrollando Una Visión Mundial Bíblica", "Tácticas de Enseñanza", "Metodologías de Multiplicación", y "Principios de Poder." Estos cursos desarrollan el conocimiento de la necesidad espiritual del mundo y explican cómo satisfacer esa necesidad a través de la enseñanza Bíblica y predicación, la multiplicación, y el revestimiento de poder espiritual.

 

 

OBJETIVOS DEL CURSO

 

Al concluir este curso usted será capaz de:

 

n       Reproducirse espiritualmente a través de la aplicación de los métodos bíblicos de multiplicación.

n       Resumir los principios de multiplicación enseñados en las parábolas del Nuevo Testamento.

n       Explicar cómo un creyente puede multiplicar para levantar a centenas de nuevos creyentes espiritualmente.

n       Hacer de su casa un centro para la multiplicación espiritual.

n       Resumir los principios para la multiplicación interior dentro de la Iglesia.

 

n       Resumir los principios para la multiplicación de expansión de la Iglesia.

n       Resumir los principios para la multiplicación de extensión de la Iglesia.

n       Resumir los principios para averiguar la multiplicación de la Iglesia.

n       Mover los convertidos más allá de la decisión al discipulado.

n       Identificar los factores que impiden la multiplicación espiritual.

n       Establecer un Instituto Internacional Tiempo de Cosecha como un centro de multiplicación espiritual.

 

 


Capítulo Uno

 

PESCADORES DE HOMBRES

 

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

n       Escribir el Versículo Llave de memoria.

n       Identificar lo primeros y último mandamientos de Jesús a Sus seguidores.

n       Definir "multiplicación."

n       Explicar lo que significa multiplicación espiritual.

n       Definir "método".

n       Definir "metodologías".

n       Explicar lo que significa "metodologías de multiplicación espiritual".

n       Resumir los principios de la pesca natural que son aplicables a la pesca espiritual.

 

VERSÍCULO LLAVE:

 

“Jesús les dijo: "Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres" (Marcos 1:17).

 

INTRODUCCIÓN

 

Cuando Jesucristo empezó Su ministerio público en la tierra, Él llamó a varios hombres para ser Sus primeros discípulos:

 

“Jesús les dijo: "Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres" (Marcos 1:17).

 

Su primer orden a estos hombres fue para multiplicar espiritualmente. Si ellos lo siguiesen, Él los haría "pescadores de hombres." Ellos se reproducirían cuando ellos "pescasen" espiritualmente otros hombres y mujeres.

 

El último mensaje de Jesús a Sus seguidores fue un llamado a la reproducción espiritual:

 

“Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra. Después de decir esto, y mientras ellos le veían, él fue elevado; y una nube le recibió ocultándole de sus ojos” (Hechos 1:8-9).

 

¿Cómo los discípulos podrían cumplir esta gran comisión dada por Jesús? ¿Cómo este grupo pequeño de personas pudría multiplicarse para alcanzar al mundo entero?

 

LOS MÉTODOS DE MULTIPLICACIÓN

 

Jesús reveló los métodos específicos que permitirían a Sus discípulos que cumpliesen el orden para reproducirse espiritualmente. El primero y más importante de éstos se dio como la parte de la comisión en Hechos 1:8. Los discípulos se multiplicarían a través del revestimiento de poder por medio del Espíritu Santo. Otros métodos fueron revelados cuando los seguidores de Jesús empezaran a multiplicar y alcanzar el mundo con el Evangelio. Estos métodos están registrados en el libro de Hechos y en las Epístolas del Nuevo Testamento.

 

Este curso explica estos métodos de multiplicación. Le enseña cómo usarlos para reproducirse espiritualmente y cumplir el orden de Dios. Pero primero, usted debe entender lo que significa multiplicar.

 

"Multiplicar" significa aumentar en número por reproducción. La multiplicación es el proceso de multiplicar. Cuando alguna cosa es multiplicada ella se reproduce una y otra vez en semejante forma.

 

En el mundo natural, los hombres y mujeres se reproducen teniendo los niños. Ellos se multiplican físicamente. La multiplicación espiritual se hace reproduciéndose espiritualmente. Un creyente se reproduce compartiendo el Evangelio con otros, llevándolos a tornarse creyentes, y estableciéndolos como discípulos del Señor Jesucristo.

 

La Biblia revela los métodos de Dios para la multiplicación espiritual. Un "método" es un plan por lograr una meta específica. "Metodologías" son un sistema de métodos que pueden combinarse para alcanzar una meta.

 

"Metodologías de Multiplicación" son métodos que permiten a los creyentes que alcancen la meta de reproducción espiritual. La meta nunca cambia. Nosotros debemos reproducirnos espiritualmente y alcanzar el mundo entero con el Evangelio. Hay muchos métodos diferentes por lo que esta meta puede lograrse. Éstas son las "metodologías", o varios planes por los cuales usted puede multiplicar.

 

Cuando el hombre coopera con los métodos de multiplicación de Dios, esto resulta en la reproducción espiritual. Los creyentes se reproducen espiritualmente dentro del útero de la Iglesia.

 

EL LLAMADO A LA ACCIÓN

 

Los hombres que Jesús primero llamó como discípulos eran pescadores. Ellos eran hombres de acción. Ellos no cogían un pez por vez. Ellos usaban las grandes redes a pescar y cogían muchos peces de todos los tipos.

 

Cuando Jesús los llamó a ser "pescadores de hombres", Él reveló un plan similar para la multiplicación espiritual. Sus seguidores deberían "coger" hombres y mujeres de cada nación, cultura, idioma, y trasfondo étnico. Sus “redes” espirituales serían llenadas.

 

Jesús llamó los hombres a la acción. Él dijo que Él los habría "pescadores de hombres." Ellos no serían simplemente espectadores en el plan de Dios. Ellos serían participantes cuando ellos pescasen las almas eternas de los hombres y mujeres.

 

El llamado de Jesús aún es el mismo. Nosotros debemos hacernos pescadores de hombres. Si nosotros no estamos pescando, entonces nosotros no estamos siguiendo.

PESCADORES DE HOMBRES

 

¿Por qué Jesús usó el ejemplo de pescar para llamar a Sus seguidores?

 

Primero, era un ejemplo que ellos podrían entender fácilmente.. Estos hombres ganaron su vida pescando. Era la cosa a que ellos consagraron su tiempo y energía.

 

Cuando Jesús los llamó para hacerles pescadores de hombres, ellos entendieron que ellos habrían de "coger" los hombres espiritualmente, así como ellos habían cogido el pez en el mundo natural. Ellos también entendieron las demandas de este llamado. La “pesca” espiritual requeriría compromiso de su tiempo y energía.

 

Segundo, Jesús usó el ejemplo de pescar para llamar a los seguidores porque hay principios de la pesca natural que pueden aplicarse espiritualmente. Aquí están algunos de estos principios:

 

USTED DEBE IR DONDE LOS PECES ESTÁN:

 

Si usted quiere coger el pez, usted debe ir donde los peces están. Los peces viven en el agua. Usted nunca cogerá el pez esperando encima de una montaña o en el medio de un desierto.

 

Como un creyente, usted debe ir donde los peces están espiritualmente. Los hombres y mujeres viven en el mundo. Usted no puede esperar en el edificio de la iglesia para los incrédulos venir a usted. Usted debe ir al mercado, escuelas y oficinas, y "pescar" dondequiera que se encuentren personas que no son salvas.

 

USTED DEBE ANALIZAR EL AMBIENTE:

 

Cuando usted está pescando en el mundo natural, es importante considerar el ambiente. Usted debe observar el agua y su corriente y profundidad. Usted debe saber si es agua de sal o agua fresca. Usted debe observar cómo el viento está soplando. Todos estos factores naturales determinan el tipo de anzuelo y los métodos que usted usará a pescar.

 

El mismo es verdad en el mundo natural. Usted debe analizar el ambiente en que usted hallará los hombres y mujeres. ¿Cuáles son sus necesidades? ¿Qué está pasando en sus vidas? Esto le ayudará a determinar el método para usar al "pescar" las almas.

 

Cuando Jesús se encontró con la mujer en el pozo en Juan 4, Él analizó el ambiente en que Él la encontró. Ella estaba buscando el agua natural. Él usó esta necesidad natural de ayudarla a reconocer su necesidad espiritual. El método que Él usó "cogió" la mujer al Reino de Dios.

 

En el mundo natural, si usted está usando los métodos de pescar en el agua de sal para pescar truchas usted nunca cogerá las truchas. La trucha no vive en el agua de sal. Ellas viven en el agua fresca.

 

Si usted no analizar el ambiente en el mundo espiritual, usted se encontrará "pescando truchas en el agua de sal" porque usted no entiende dónde las personas están y cómo localizarlas.

 

 

USTED DEBE USAR MÉTODOS DIFERENTES:

Un pescador bueno usa métodos diferentes para coger el pez. Él usa varios anzuelos para atraer el pez. Él usa tipos diferentes de dispositivos de pesca que pueden incluir varas de pesca, redes, arpón, o cestos. Los tipos diferentes de pez son atraídos por métodos diferentes. Esto es por qué un pescador bueno usa varios métodos.

 

Un pescador puede aprender algunos de estos métodos en libros escritos sobre pesca. Él aprende otros métodos por experiencia y observación. Los métodos que él usa cambian, pero la meta siempre es la misma... coger el pez.

 

Si usted desea ser un pescador espiritual eficaz, usted debe usar métodos diferentes. Personas diferentes son atraídas al Evangelio por varios métodos. Algunos son "cogidos" por enseñanza y predicación o conforto en tiempo de necesidad. Otros son "cogidos" por métodos diferentes.

 

Los métodos de pesca espiritual son variados, pero la meta siempre es la misma... coger las almas de hombres y mujeres.

 

USTED DEBE LANZAR Y DEBE SACAR:

 

Si usted está usando una vara de pesca, red, o arpón en el mundo natural, usted debe lanzar esto en las aguas y debe sacar de nuevo.

 

En el mundo natural, cómo usted lanzó en el agua es muy importante. Su lanzamiento debe ser en el objetivo. Usted también debe tener cuidado en aterrizar su pez después de lo coger.

 

En el mundo espiritual, nosotros recibimos la promesa de que si nosotros "lanzamos" la Palabra de Dios, ella no volverá vacía. Logrará su propósito en los corazones y vidas de los hombres y mujeres (Isaías 55:11). Cuando usted usa la Palabra de Dios, usted alcanzará el objetivo cada vez. Eventualmente, ella "cogerá" los hombres y mujeres.

 

EL TIEMPO ES IMPORTANTE:

 

El tiempo de días y estaciones del año afecta la pesca en el mundo natural. Algunos peces emigran y no pueden ser cogidos en ciertas regiones durante algunas estaciones. Los peces mayores se cogen temprano por el día cuando ellos se acercan a la superficie para alimentarse. Si usted pesca en la estación errada o en el momento errado, usted no cogerá muchos peces.

 

El tiempo también es importante en la pesca espiritual. Usted aprenderá después en este curso todo lo importante que es "pescar" en las áreas receptivas del mundo cuando los peces están "mordiendo" espiritualmente.

 

USTED DEBE SER PACIENTE:

 

El pescador en el mundo natural debe ser paciente. Él debe esperar por el pez tomar el anzuelo o nadar a la red. El mismo es verdad en el mundo espiritual:

 

“Por lo tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. He aquí, el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardándolo con paciencia hasta que reciba las lluvias tempranas y tardías” (Santiago 5:7).

LA REPRODUCCIÓN ESPIRITUAL

 

Pescar en el mundo natural resulta en la multiplicación de los peces. Pescar en el mundo espiritual resulta en la multiplicación de hombres y mujeres en el Reino de Dios. La reproducción natural produce la multiplicación de personas vivas. La reproducción espiritual produce multiplicación de personas espirituales.

 

La reproducción natural es el resultado de la vida. La reproducción espiritual también es el resultado de la vida. No sucede por los programas y promociones del hombre. La reproducción espiritual sucede por el flujo de la vida espiritual de Dios.

 

En el cuerpo natural, la reproducción empieza en el útero de una mujer con una sola célula de vida. Esa célula multiplicase hasta que un cuerpo completo se forme y un nuevo bebé nace.

 

El crecimiento espiritual es similar. Empieza con el fluir de la vida de Dios en un hombre o mujer. Multiplica en el "útero" espiritual de la Iglesia. Usted aprenderá cómo la reproducción espiritual empieza cuando usted estudiar "El Día de las Pequeñas Cosas" en el próximo capítulo.

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

2. ¿Cuál fue lo primero y el último mandamiento de Jesús a Sus seguidores?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

3. ¿Qué es multiplicación?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

4. ¿Cómo un creyente se reproduce espiritualmente?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

5. Defina "método."

_____________________________________________________________________

 

6. Defina "metodologías."

_____________________________________________________________________

 

7. Explique lo que significa "metodologías de multiplicación" espiritual.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

8. Resuma los principios de la pesca natural que es aplicable a la pesca espiritual.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo de este manual.)

PARA ESTUDIO EXTENSO ADICIONAL

 

El llamado de Jesús para multiplicar espiritualmente no es una opción o una sugerencia. Es un orden. Estudie el gráfico siguiente que compara los varios registros bíblicos de la Gran Comisión. Busque cada referencia en su Biblia. Note la autoridad que usted tiene para cumplir el orden. Observe la magnitud de su ministerio, su mensaje, y las actividades en que usted debe comprometerse en el proceso de la multiplicación.

 

Referencia

Autoridad

Magnitud

Mensaje

Actividades

Mateo 28.1-20

Toda autoridad

Todas las naciones

Todas las cosas que Jesús ordenó

Discipulando por medio de ir, bautizar y enseñar

Marcos 1:15

El nombre de Jesús

Toda el mundo y a cada criatura

El Evangelio

Ir y predicar, sanar el enfermo

Lucas 24:46-49

El nombre de Jesús

Todas las naciones empezando en Jerusalén

Arrepentimiento e perdón de pecados

Predicar, proclamar, y dar testimonio

Juan 20:21

Enviados por Jesús cómo Él fue enviado por el Padre

(La extensión del ministerio, el mensaje, y las actividades deberán ser “como Jesús”.

Hechos 1:8

El poder del Espíritu Santo

Jerusalén, Judea, Samaria y hasta lo último de la tierra

Cristo

Testigos

 


Capítulo Dos

 

EL DÍA DE LAS PEQUEÑAS COSAS

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

n       Escribir el Versículo Llave de memoria.

n       Resumir principios básicos de multiplicación.

n       Identificar varios tipos de crecimiento espiritual.

n       Listar las referencias que muestran que la preocupación con la multiplicación es bíblica.

n       Identificar los factores que revelan un énfasis errada en el crecimiento numérico.

 

VERSÍCULO LLAVE:

 

“¿Quién despreció el día de las cosas pequeñas?” (Zacarías 4:10, Traducción del Original).

 

INTRODUCCIÓN

 

El crecimiento en el cuerpo humano empieza con una sola célula de vida que es el resultado de una relación íntima entre un hombre y una mujer. Esa célula se multiplica dentro del útero de la madre hasta que otro ser humano sea creado. Cuando maduro, ese nuevo ser humano también tiene la habilidad de multiplicarse.

 

El crecimiento espiritual empieza con una relación entre una persona y el Señor Jesucristo. La vida espiritual fluye en el alma y espíritu de uno que ha aceptado a Jesús como el Salvador. Esa centella de vida, nutrida en el útero espiritual de la Iglesia, crece hasta que un nuevo discípulo sea creado. Ese discípulo tiene la habilidad de reproducirse espiritualmente llevando otros al Señor Jesucristo.

 

Si en los mundos naturales o espirituales, la multiplicación empieza con una sola célula de vida. Esto es por qué Dios dijo:

 

“¿Quién despreció el día de las cosas pequeñas?” (Zacarías 4:10, Traducción del Original).

 

En este capítulo usted empezará con "cosas pequeñas." Usted aprenderá principios básicos de multiplicación y los varios tipos de crecimiento espiritual. Usted aprenderá sobre la preocupación de Dios hacia la multiplicación espiritual y los factores que indican un énfasis errado en el crecimiento numérico. Usted empezará con los principios básicos, las "cosas pequeñas" en que la revelación mayor es basada.

 

PRINCIPIOS BÁSICOS DE MULTIPLICACIÓN

 

Usted debe entender los principios básicos de multiplicación espiritual para aprender y aplicar las metodologías. Los principios Bíblicos de multiplicación no cambian pero los métodos por los cuales usted multiplica pueden variar. Los métodos cambian, pero el propósito siempre permanece el mismo.

 

El propósito y principios de Dios siempre permanecen el mismo pero la estrategia para alcanzar estos propósitos cambian. El propósito de Dios desde el principio del tiempo ha sido...

 

“A manera de plan para el cumplimiento de los tiempos: que en Cristo sean reunidas bajo una cabeza todas las cosas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra” (Efesios 1:10)

 

Conforme la vida espiritual de Su pueblo y las condiciones históricas cambian entre las naciones, Dios cambia Su estrategia según es necesario para lograr Sus propósitos. Por ejemplo, cuando los padres en las familias Israelitas fallaban en su deber espiritual, Dios levantaba a los sacerdotes. Cuando los sacerdotes se pusieron corruptos, Él llamó a los profetas como los líderes espirituales.

 

Jesús usó muchos métodos diferentes de ministerio. Él no trató de todas las personas de la misma manera. Sus métodos variaron, pero Su propósito permanecía el mismo... Tocar y cambiar las vidas de hombres y mujeres.

 

Aquí están algunos principios básicos que usted debe entender en el "día de las cosas pequeñas" antes de que usted empiece a multiplicar:

 

EL DIOS SE PREOCUPA POR LAS MULTITUDES:

 

La preocupación de Dios siempre ha sido con el mundo entero:

 

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

 

Dios es...

 

“... paciente para con vosotros, porque no quiere que nadie se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

 

Jesús expresó esta misma preocupación cuando Él dijo:

 

“Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10).

 

“Id, pues, y aprended qué significa: Misericordia quiero y no sacrificio. Porque yo no he venido para llamar a justos, sino a pecadores” (Mateo 9:13).

 

Dios se preocupa con las multitudes. Él se preocupa con los números. Él se preocupa con la multiplicación de los creyentes que se reproducirán y extenderán el Evangelio. Cuando usted empieza su estudio de métodos de multiplicación usted debe empezar con la misma preocupación de Dios; el de alcanzar el mundo entero con el mensaje del Evangelio.

 

 

ES DIOS QUE DA EL CRECIMIENTO:

 

La multiplicación espiritual no puede lograrse aparte de Dios. Es Dios que da el crecimiento:

 

"Yo planté, Apolos regó; pero Dios dio el crecimiento” (1 Corintios 3:6).

 

EL HOMBRE DEBE COOPERAR CON LOS PRINCIPIOS DE DIOS:

 

Hay principios en la Palabra de Dios que es aplicable a cada área de la vida y ministerio. Dios trabaja a través de hombres que conocen cooperar con estos principios. Desde el principio del mundo, Dios ha trabajado en la tierra a través del hombre. Él dio la tarea de guardar el jardín a Adán y a Eva. Él usó un hombre nombrado Noé para conservar la vida en la tierra durante el diluvio.

 

Dios levantó a Abraham para fundar la nación de Israel a través de que Él se revelaría a las naciones del mundo. Dios también usó a los profetas, reyes, y jueces para lograr Su plan en los tiempos del Antiguo Testamento.

 

En el Nuevo Testamento, un hombre nombrado Juan, el Bautista "preparó el camino al Señor." Jesús empezó Su ministerio con hombres comunes y cuando Él volvió al Cielo Él dejó el destino del Evangelio en las manos de estos mismos hombres. El registro Bíblico entero es uno de hombres que cooperan con los principios de Dios para lograr los propósitos de Dios.

 

Esto es verdad en la multiplicación espiritual. Dios no desvía al hombre para extender el Evangelio. Él usa a los hombres y mujeres que entienden y cooperan con Sus principios de multiplicación. Pablo resumió esta relación cooperativa:

 

"Yo planté, Apolos regó; pero Dios dio el crecimiento” (1 Corintios 3:6).

 

Pablo enfatizó la urgencia para los creyentes cumplieren su responsabilidad en el plan de Dios:

 

“Porque todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo. ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán a aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10:13-14).

 

JESÚS ES EL ENFOQUE DE LA MULTIPLICACIÓN:

 

Jesús dijo:

 

“Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo” (Juan 12:32).

 

Jesús estaba hablando aquí de Su "levantar" en la cruz para morir por los pecados de toda la humanidad. A través de Su muerte, Él atraería a todos los hombres a través del poder del Evangelio. Cuando usted comparte el mensaje del Evangelio, Jesús es “levantado” (exaltado). Cuando Él es levantado en su vida y iglesia, las personas son atraídas por el poder del mensaje del Evangelio. La multiplicación es garantida cuando Jesús es levantado.

 

LA PALABRA DE DIOS CAUSA EL CRECIMIENTO:

 

Jesús dijo una parábola sobre el crecimiento en Mateo 13:1-9. Él explicó la parábola en Mateo 13:18-23. Lea estos pasajes en su Biblia. En esta parábola, la semilla representa la Palabra de Dios. Dios ha prometido que cuando nosotros "sembramos" Su Palabra, no lo hacemos en vano:

 

“Así será mi palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para lo cual la envié” (Isaías 55:11).

 

“... yo vigilo sobre mi palabra para ponerla por obra” (Jeremias 1:12).

 

Es la Palabra de Dios que trae el cambio en las vidas de los hombres y mujeres. Ese cambio produce el crecimiento y multiplicación basadas en la Palabra de Dios.

 

EL ESPÍRITU SANTO HABILITA LA MULTIPLICACIÓN:

 

En el último mensaje de Jesús a Sus discípulos Él dijo:

 

“Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).

 

El poder del Espíritu Santo habilita la multiplicación. Los dones del Espíritu Santo equipan para la multiplicación. El fruto del Espíritu Santo causa la reproducción. Nosotros examinaremos el papel del Espíritu Santo en la multiplicación espiritual después en este curso.

 

LA MULTIPLICACIÓN ES UNA RESPONSABILIDAD COMPARTIDA:

 

En la Iglesia Primitiva, la extensión del Evangelio no se dejó solamente a la responsabilidad de los pastores de jornada completa, profetas, evangelistas, y maestros. Cada creyente del Nuevo Testamento era espiritualmente reproductivo.

 

Si nosotros debemos alcanzar el mundo con el Evangelio, nosotros debemos volver a esta estrategia de la Iglesia Primitiva. Líderes y hombres comunes deben compartir la responsabilidad por la multiplicación espiritual. El crecimiento en la población mundial requiere un retorno al plan del Nuevo Testamento del ministerio de cada miembro del Cuerpo de Cristo. Nosotros no podemos alcanzar el mundo a través de los esfuerzos simbólicos y de la dedicación sin entusiasmo.

 

Hay bastantes Cristianos en el mundo por lo que el mundo entero podría alcanzarse fácilmente con el Evangelio. Falta sólo un número suficiente de personas inspiradas para reconocer y responder a la oportunidad de la multiplicación.

 

El orden dado por Jesús a los creyentes es "Id" por todo el mundo con el mensaje del Evangelio. Usted no tiene que esperar por el orden "Id" porque el ya se ha dado. Con respecto a la extensión del Evangelio, el orden es "Id" y mira para las paradas, no se detenga y espere por el "Id."

 

LOS TIPOS DE CRECIMIENTO

 

La Biblia habla de cuatro tipos de crecimiento de la iglesia o multiplicación:

 

EL CRECIMIENTO GEOGRÁFICO:

 

El crecimiento geográfico fue predicho por el Señor Jesús:

 

“Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).

 

El crecimiento era extenderse geográficamente a lo largo de las naciones del mundo.

 

EL CRECIMIENTO NUMÉRICO:

 

La iglesia experimentaría el crecimiento numérico según él creció geográficamente. El crecimiento numérico de la primera iglesia en el libro de Hechos. Por ejemplo, la iglesia había aumentado de 12 a 120 en Hechos 1:15; a 3,000 en Hechos 2:41; y a 5,000 en Hechos 4:4.

 

EL CRECIMIENTO ÉTNICO:

 

La Iglesia Primitiva también experimentó el crecimiento étnico. El Evangelio fue extendido más allá de los judíos para incluir los Gentiles (las personas de todas las naciones).

 

EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL:

 

El crecimiento en los números no es el único énfasis de multiplicación espiritual. Como usted aprenderá después en este curso, el crecimiento espiritual interior también es importante. Los seguidores de Jesús deben crecer en la calidad espiritual así como la cantidad:

 

“Más bien, creced en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén” (2 Pedro 3:18).

 

El deseo de Dios es que nosotros...

 

“Sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo” (Efesios 4:15).

 

EL ÉNFASIS SOBRE LOS NÚMEROS

 

Algunas personas ignoran el asunto de multiplicación espiritual y el crecimiento de la iglesia que porque ellos creen un énfasis en "números" está equivocado. Pero en la Biblia hay muchos registros de la preocupación de Dios con los números. Para los ejemplos, vea Números 1:1-3; 2:23-24; 26:1-4; Apocalipsis 7:9; 20:8; Génesis 22:17; y Hebreos 6:14.

Jesús dijo muchas parábolas que involucran el crecimiento numérico. Usted estudiará éstos en otro capítulo. Él también indicó que estos archivos numéricos cuidadosos están guardados en el Cielo:

 

“Os digo que del mismo modo habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento” (Lucas 15:7).

 

La multiplicación es enfatizada en el registro de la Iglesia Primitiva en el libro de Hechos. Se registran resúmenes del crecimiento de la iglesia en Hechos 1:15; 2:41; 4:4; 6:7; 9:31; 12:24; 16:5; 19:20; y 28:30-31.

 

Usted no debe ignorar el asunto de la multiplicación debido a unos problemas con el énfasis errado. Más bien, usted debe reconocer y debe tratar con los problemas. Hay un énfasis errado en la multiplicación cuando los factores siguientes están presentes:

 

EL CRECIMIENTO NUMÉRICO ES MÁS IMPORTANTE QUE EL ESPIRITUAL:

 

Cuando se compromete el crecimiento espiritual para atraer a las multitudes, hay un énfasis mal colocado en los números. Algunos ministros dicen sólo lo que las personas gustan de oír para atraer las grandes multitudes. La Biblia advierte que...

 

“Porque vendrá el tiempo cuando no soportarán la sana doctrina; más bien, teniendo comezón de oír, amontonarán para sí maestros conforme a sus propias pasiones, y a la vez que apartarán sus oídos de la verdad, se volverán a las fábulas” (2 Timoteo 4:3-4).

 

EL ORGULLO ES LA MOTIVACIÓN:

 

Lea 1 Crónicas 21:18. La preocupación de David con los números aquí fue motivada por Satanás y fue un acto de orgullo. Cuando usted empieza a ensoberbecerse de los grandes números, su énfasis está equivocado.

 

LA EMULACIÓN ES PRACTICADA:

 

Hay un pecado de la carne mencionado en Gálatas 5:20 qué se llama "emulaciones." Las emulaciones son una forma de celos que resulta en imitar otros para igualar o superar sus logros. Cuando usted tiene celos de ministerios grandes y empieza a imitarlos para crecer, usted tiene un énfasis errado en los números.

 

EL ÉNFASIS ESTÁ EN EL CRECIMIENTO DE LA IGLESIA EN LUGAR DEL CRECIMIENTO DEL REINO:

 

La meta de multiplicación espiritual está en ganar a nuevos convertidos a Jesucristo y entrénalos hasta que ellos se vuelvan miembros responsables, reproductivos del Reino de Dios. Hay una diferencia entre el crecimiento de la iglesia y el crecimiento del Reino.. Si al Primero Iglesia raja y 100 de sus miembros van a Segunda Iglesia, el crecimiento de la iglesia ocurre en la Segunda Iglesia. Pero no ha habido crecimiento del Reino. La multiplicación no ha ocurrido. Ha habido sólo un traslado de los números existentes.

 

La meta de multiplicación no es atraer a los nuevos miembros de otra iglesia, pero es alcanzar el inalcanzado con el Evangelio. El énfasis en los números está equivocado cuando la meta de crecimiento de la iglesia reemplaza la meta de crecimiento del Reino.

 

EL INDIVIDUO ES IGNORADO:

Jesús ministró a multitudes de personas durante Su ministerio terrenal (Lucas 6:17; 7:11; 8:37; 9:14-16; 14:26; 23:27; Juan 6:2). Pero Jesús nunca ignoró al individuo debido a las multitudes. Él convocó a los individuos de las multitudes para ministrar a ellos (Juan 5:3-13; Marcos 5:24-34). En Juan 4, Jesús ministró a una mujer que trajo un pueblo entero al Señor.

 

En Hechos 8 hay el registro de un gran reavivamiento predicado por Felipe en la ciudad de Samaria. En el medio de estas reuniones Dios habló a Felipe para dejar Samaria e ir al desierto entre Jerusalén y Gaza.

 

Felipe inmediatamente dejó el gran reavivamiento en que él estaba ministrando. Él fue de un país densamente poblado a un desierto. Él dejó las multitudes para atender a un hombre, un etíope que volvía a su casa de Jerusalén. Este hombre fue probablemente responsable para extender el Evangelio al continente entero de África.

 

Hace muchos años en una reunión misionera en Londres, Inglaterra, sólo dos personas participaron porque el tiempo estaba muy mal. El ministro visitante hizo una apelación poderosa para obreros entre los indios en América del Norte pero pensaba que su tiempo había sido perdido debido a la baja participación.

 

Pero uno de los dos hombres oyó el llamado de Dios y rindió su vida a Él. Dentro de un mes él había vendido su negocio y había estado preparándose a trabajar entre los indios en América del Norte. Él pasó 35 años en el ministerio eficaz entre estas personas. Su nombre era David Brainard.

 

No desprecie las cosas pequeñas. Recuerde, una vela pequeña puede hacer lo que el sol nunca puede hacer... puede brillar por la noche.

 

LO CAMBIO DE ÉNFASIS DE LAS PERSONAS A LAS COSAS:

 

Cuando la multiplicación produce el crecimiento de la iglesia, el énfasis a veces cambia de las personas a las cosas. Debido al crecimiento, un templo de iglesia mayor puede necesitarse y se cambian los esfuerzos de multiplicar los discípulos a un programa del para construir o comprar un edificio. Cuando su preocupación principal está con los edificios para acomodar el crecimiento, los números lo han causado perder de vista la meta primaria.

 

Dios está más interesado en las personas que en los edificios. El registro Bíblico de Dios trabajando en el mundo enfoca en las personas. Cuando la multiplicación es el resultado en un cambio de énfasis de personas a las cosas materiales, como los edificios, las prioridades están equivocadas.

 

OTROS SON JUZGADOS SOBRE LA BASE DE NÚMEROS:

 

Nunca juzgue la espiritualidad de otra persona o ministerio por los números. Los grandes números no siempre son una indicación de espiritualidad. El éxito numérico en algunos casos es el testimonio mudo que la Iglesia no ha sido la Iglesia. A veces, la fidelidad a la Palabra de Dios y al Señor Jesucristo puede rechazar en lugar de atraer. Por ejemplo, cuando Jesús empezó a enseñar el mensaje impopular de Su muerte, muchos de Sus seguidores lo abandonaron (Juan 6:52-64).

 

Hay otras razones por qué el crecimiento no puede ser evidente. La Biblia enseña que hay ciertas estaciones para el crecimiento espiritual así como hay en el mundo natural. Durante ciertas estaciones del año algunas plantas no se reproducen en el mundo natural. Ellas no tienen ninguna hoja o fruta y se parecen una rama muerta que pega fuera de la tierra. Pero en la estación correcta, estas plantas florecerán y el fruto y las hojas surgirán.

 

El mismo es verdad en el mundo espiritual. Hay ciertos tiempos cuando áreas específicas del mundo son más receptivas al Evangelio que otras. Estudiando los modelos de crecimiento sus fuerzas espirituales pueden concentrarse en los campos que “ya están blancos para la siega”.

 

El sistema numérico de Dios no es igual al del hombre. Nosotros agregamos para aumentar los números. Pero a veces Dios sustrae para agregar. Cuando se sustrajeron Ananías y Safira de la iglesia debido al pecado (Hechos 5), se agregaron más creyentes (Hechos 5:14). A veces Dios usa la división para multiplicar. Cuando Pablo y Bernabé se dividieron, Dios multiplicó la fuerza misionera (Hechos 15:36-41). De vez en cuando Dios reduce un número para lograr un gran propósito. Lea la historia de Gedeón en Jueces 7.

 

Nunca juzgue a un ministerio o un individuo sobre la base de números. No "desprecie" las cosas pequeñas. Como el joven muchacho que ofreció su pan y dos peces diminutos a Jesús para satisfacer las necesidades de una multitud de personas hambrientas. Dios aún toma las cosas insignificantes, las bendice, y las usa poderosamente para Su gloria.

 

TRAYENDO SUS GAVILLAS

 

Temer el énfasis errado en los números no debe prevenir el estudio y aplicación de los métodos de la multiplicación. La parábola de los talentos (Mateo 25:14-30) hace aclarar que Dios espera que usted multiplique lo que usted se ha recibido y que excusas temerosas no son aceptables. Jesús dijo a Sus seguidores:

 

“¿No decís vosotros: Todavía faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: ¡Alzad vuestros ojos y mirad los campos, que ya están blancos para la siega!” (Juan 4:35).

 

Cuando Dios envía a segadores a los campos espirituales del mundo, Él quiere que ellos tragan sus gavillas, no sus excusas:

 

“Los que siembran con lágrimas, con regocijo segarán. El que va llorando, llevando la bolsa de semilla, volverá con regocijo, trayendo sus gavillas” (Salmos 126:5-6).

 

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

_____________________________________________________________________

 

2. Resuma los principios básicos de multiplicación enseñados en esta lección.

_____________________________________________________________________

 

3. Identifique cuatro tipos de crecimiento espiritual.

_____________________________________________________________________

_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

4. Liste algunas referencias que muestra que la preocupación con la multiplicación es bíblico.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

5. Resuma factores discutidos en esta lección que revela a énfasis errado en el crecimiento numérico.

_____________________________________________________________________

 

6. VERDADERO O FALSA: Si la declaración es Verdadero, escriba "Verdadero" en el espacio en blanco delante de él. Si la declaración es falsa, escriba "Falso" en el espacio en blanco delante de él:

 

a. ________ Preocupación  con los números no es bíblica.

b. ________ Si una iglesia no está creciendo, ellos no son espirituales.

 

 

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo de este manual.)

 

 

PARA ESTUDIO ADICIONAL

 

El libro de Hechos en la Biblia cuenta la historia de la multiplicación en la Iglesia Primitiva. Use el siguiente esbozo para estudiar este libro del Nuevo Testamento. Este esbozo sigue el plan de multiplicación del Señor cedido en Hechos 1:8 para la extensión del Evangelio de Jerusalén a Judea, Samaria, y hasta lo último de la tierra.

 

Autor de Hechos: Lucas

 

Escritor: El libro se escribe a todos los creyentes, aunque se dirige específicamente a Teófilo.

 

Propósito del Libro: Esto se declara en Hechos 1:1-2. El libro involucra lo que Jesús continuó haciendo y enseñando después de Su ascensión a través de Su Cuerpo espiritual, la Iglesia.

 

Versículo Llave: Hechos 1:8

 

EL ESBOZO

 

Introducción

 

Hechos 1:1-2

 

1. Introducción: 1:1-2

 

         A. Para Teófilo - 1:1

         B. Involucrando: lo que Jesús continuó haciendo y enseñando después de Su ascensión a través de Su Cuerpo espiritual, la Iglesia: 1:1-2

 

II. El ministerio de Jesús después de la resurrección: 1:3

         A. Su duración: Cuarenta días: 1:3

         B. Su propósito: La prueba infalible: 1:3

         C. Su mensaje: El Reino De Dios: 1:3

 

III. La último reunión de Jesús con Sus discípulos: 1:4-8

 

         A. El orden a los discípulos: 1:4-5

         B. La pregunta de los discípulos: 1:6

         C. El cuidado hasta los discípulos: 1:7

         D. La comisión a los discípulos: 1:8

 

IV. La ascensión de Jesús en el Cielo: 1:9-11

 

         A. La descripción de la ascensión: 1:9

         B. La declaración de Su segunda venida: 1:10-11

 

Parte Un: Formando El Testigo En Jerusalén

 

Hechos 1:12-7

 

I. La formación del testigo: 1:12-2:4

 

         A. Los discípulos de Cristo que esperaban en Jerusalén: 1:12-26

                   1. La reunión de los discípulos: 1:12-15

                            a. Su lugar de reunión: 1:12-13

                            b. Su número y nombres: 1:13-15

                            c. Su propósito: 1:14

                   2. La exhortación dada a los discípulos: 1:15-22

                            a. El portavoz: Pedro: 1:15

                            b. El mensaje 1:16-22

                                      (1) El Fondo: 1:16-20

                                      (2) Las instrucciones: 1:21-22

                   3. La contestación de los discípulos: 1:23-26

                            a. La nominación: 1:23

                            b. La oración: 1:14-25

                            c. La elección: 1:26

         B. El bautismo en el Espíritu Santo: 2:1-4

                   1. La ocasión: 2:1

                   2. Las personas: 2:1

                   3. El lugar: 2:1

                   4. El evento: 2:2-4

                            a. El viento: 2:2

                            b. Las lenguas de fuego: 2:3

                            c. Hablando en las lenguas: 2:4

 

Parte Dos: Funcionamiento Del Testigo En Jerusalén

 

Hechos 2:5-7

 

I. El primer testigo: 2:4-40

 

         A. La manera en que el testigo fue dado: 2:4-8

         B. La reacción al testigo: 2:7-13

         C. El sermón de Pedro: 2:14-36

                   1. La profecía acerca del tiempo: 2:17

                   2. La profecía acerca del Espíritu: 2: 17-18

                   3. La profecía acerca del evento: 2:19-20

                   4. La profecía acerca de la salvación: 2:21

                   5. El trabajo de Jesús: 2:22-36

                            a. Jesús era aceptado de Dios: 2:22

                            b. Jesús fue crucificado: 2:23

                            c. Jesús se levantó del muerto: 2:24-32

                            d. Jesús está exaltado en la mano derecha de Dios: 2:33-35

                            e. Jesús es ahora el Señor y Cristo: 2:36

         D. La contestación al mensaje: 2:37-40

                   1. La convicción: 2:37

                   2. La pregunta: 2:37

                   3. La instrucción: 2:38

                   4. Las promesas: 2:38-39

                   5. La exhortación: 2:40

 

II. La primera iglesia local: 2:41-47

 

         A. El número de miembros de la primera iglesia: 2:41

                   1. Su identidad: Ellos qué recibió la Palabra.

                   2. Su número: 3,000

         B. Las prácticas espirituales de la primera iglesia: 2:42

                   1. La doctrina de los apóstoles.

                   2. El compañerismo de los santos.

                   3. La comunión.

                   4. La oración.

         C. El modelo de vida de la primera iglesia: 2:44-46

                   1. El sistema comunal voluntario: 2:44-45

                   2. El culto diario y testimonio: 2:46

                   3. El compañerismo en las casas: 2:46

                   4. La unidad: 2:46

         D. El testigo de la iglesia local: 2:46-47

                   1. La naturaleza del testigo: 2:46-47

                   2. Los resultados del testigo: 2:47

 

III. El primer milagro: 3:1-26

 

         A. El milagro descrito: 3:1-11

                   1. El escenario: 3:1

                   2. El hombre y su necesidad: 3:2-3

                   3. El mensaje: 3:4-6

                   4. El milagro: 3:7-8

                   5. La reacción de la multitud: 3:9-11

         B. El milagro explicado: 3:12-18

1.      El hombre no se sanó por el poder de los apóstoles: 3:12

2.      El hombre se sanó por Dios con el propósito de glorificar a Jesús: 3:13-15

3.      El hombre se sanó por la fe en el nombre de Jesús: 3:16

4.      El hombre fue sanado para demostrar el cumplimiento de la profecía: 3:17-18

         C. El mensaje de Pedro: 3:19-26

                   1. La promesa hecha por Pedro: 3:19-21

                            a. Lo que Dios desafió Israel para hacer: 3:19

                            b. Qué Dios prometió que Él haría: 3:19-21

                   2. La profecía de los profetas: 3:22-26

                            a. La profecía por Moisés y los profetas: 3:22-24

                            b. La promesa del convenio: 3:25

                            c. El plan del Mesías: 3:26

 

IV. La primera oposición: 4:1-31

         A. La captura: 4:1-4

                   1. La fuente de la oposición: 4:1

                   2. Razone para la oposición: 4:2

                   3. La forma de la oposición: 4:3

         B. El proceso judicial: 4:5-14

                   1. La corte: 4:5-6

                   2. Las preguntas de la corte: 4:7

                   3. La declaración de Pedro: 4:8-12

                            a. La fuente de su respuesta: 4:8

                            b. Su respuesta: 4:9-10

                            c. Su testimonio acerca de Jesús: 4:10-12

                            d. Su declaración acerca de la salvación: 4:12

                   4. La evidencia considerada por la corte: 4:13-14

                            a. El carácter del testigo: 4:13

                            b. El testimonio del hombre que fue sanado: 4:14

                   5. La decisión: 4:15-22

                            a. La consultación: 4:15-17

                            b. La decisión: 4:17-18

                            c. La contestación de Pedro y Juan: 4:19-20

                            d. El descargo: 4:21-22

                   6. La reacción: 4:21-31

                            a. La oración de la iglesia: 4:23-30

                            b. La actividad de la iglesia: 4:31

 

V. La primera disciplina de pecado: 4:32-5:16

 

         A. La organización de la iglesia: 4:32-37

                   1. Su compañerismo: 4:32

                   2. Su testigo: 4:33

                   3. Su economía: 4:32-37

         B. El primer pecado rompiendo el compañerismo: 5:1-10

                   1. El pecado: 5:1-2

                   2. La exposición del pecado: 5:3-4

                   3. Disciplinando el pecado: 5:5-10

C. Los resultados de la disciplina: Fructífero testimonio del compañerismo: 5:11-16

                   1. La actitud reverente de los miembros: 5:11

                   2. La unidad: 5:12

                   3. Las señales milagrosas: 5:12, 15-16,

                   4. La contestación de la comunidad: 5:12-14

VI. La primera persecución: 5:17-43

 

         A. La fuente de la oposición: 5:17

         B. La acción de la oposición: 5:18

         C. La liberación por Dios: 5:19-26

                   1. Su acto: 5:19

                   2. Su orden: 5:20

                   3. La contestación a Su orden: 5:21

                   4. El descubrimiento de Su acto: 5:21-23

                   5. Los resultados de Su acto: 5:24-26

 

         D. El proceso judicial: 5:27-40

                   1. La acusación por el Sanedrín: 5:27-28

                   2. Defensa hecha por Pedro: 5:29-32

                   3. La investigación por el Sanedrín: 5:33-39

                   4. La injusticia de la decisión del Sanedrín: 5:40

         E. La contestación a la persecución: 5:41-42

                   1. Regocijándose: 5:41

                   2. La unidad: se encontraba diariamente juntos: 5:42

                   3. Dando testimonio: Enseñando y predicando: 5:42

 

VII. La primera organización: 6:1-7

 

         A. La necesidad de organización: 6:1

         B. La organización sugerida: 6:2-4

                   1. La fuente de la sugerencia: 6:2

                   2. La razón para la sugerencia: 6:2

                   3. La sugerencia: 6:3

                   4. La ventaja de la sugerencia: 6:4

         C. La organización preparada: 6:5-6

                   1. El método usado: 6:5-6

                   2. Los hombres escogidos: 6:5

                   3. Su ordenación: 6:6

         D. Los resultados de la organización: 6:7

                   1. La palabra multiplicada: 6:7

                   2. Los discípulos multiplicados: 6:7

                   3. La obediencia a la fe: 6:7

 

VIII. El primer mártir: 6:8-8:1

 

         A. La descripción de Esteban: 6:3-15

                   1. Uno de los siete: 6:3,5

                   2. Llenado del Espíritu Santo: 6:5

                   3. Un hombre de reputación buena: 6:3

                   4. Un hombre de fe: 6:5

                   5. Un hombre de sabiduría: 6:3, 10,

                   6. Un hombre con el poder especial: 6:8

                   7. Un testigo eficaz: 6:9-10

         B. La persecución de Esteban: 6:11-15

         C. El mensaje de Esteban: 7:1-53

                   1. Abraham: 7:1-8

                   2. Los patriarcas: 7:9-16

                   3. Moisés: 7:17-43

                            a. En Egipto: 7:17-28

                            b. En el desierto: 7:29-43

                   4. El tabernáculo: 7:44-50

                            a. De Moisés: 7:44

                            b. De Josué: 7:45

                            c. De David: 7:45-46

                            d. De Salomón: 7:47-50

                            e. De Dios: 7:48-50

                   5. Los profetas: 7:51-53

         D. El testigo de Esteban: 7:54-8:1

                   1. La actitud del concilio: 7:54

                   2. El anuncio por Esteban: 7:55-56

                   3. La acción del concilio: 7:57-59

                   4. La muerte de Esteban: 7:59-8:1

 

Parte Tres: El Testigo En Judea y Samaria

 

Hechos 8-12

 

I. La transición: Los Resultados de la muerte de Esteban: 8:1-4

 

         A. La persecución: 8:1,3

         B. El entierro de Esteban: 8:2

         C. El testigo extendido de la iglesia: 8:4

 

II. El testigo de Felipe: 8:5-40

 

         A. El ministerio en Samaria: 8:5-25

                   1. El testigo de Felipe: 8:5-13

                            a. El trabajo de Felipe: 8:5-7, 12,

                            b. La contestación del Samaritanos: 8:6-12

                            c. Simón el Hechicero: 8:9-13

                   2. El trabajo de Pedro y Juan: 8:14-17

                            a. La venida de Pedro y Juan: 8:14

                            b. La venida del Espíritu Santo: 8:15-17

                            c. La contestación de Simón: 8:18-19

                            d. La advertencia de Simón: 8:20-24

         B. El ministerio al etíope: 8:26-40

                   1. La preparación: 8:26-28

                   2. El testigo: 8:29-35

                   3. La contestación: 8:36-38

         C. La transición a Azoto: 8:39-40

 

III. El testigo de Saulo: 9:1-31

 

         A. La conversión de Saulo: 9:1-9

                   1. Su propósito: 9:1-2

                   2. Su visión: 9:3-9

                   3. La voz: 9:4-7

                   4. La ceguedad: 9:8-9

         B. El llamado de Saulo a través de Ananías: 9:10-19

                   1. El llamado: 9:10-16

                   2. La comisión: 9:17-19

         C. La misión de Saulo: 9:20-31

                   1. Saulo en Damasco: 9:20-25

                            a. Su testigo: 9:20-22

                            b. La contestación: 9:21-23

                            c. Su escape: 9:23-25

                   2. Saulo en Jerusalén: 9:26-30

                            a. Su recepción: 9:26-28

                            b. Su actividad: 9:28-29

                            c. Su salida: 9:29-30

         D. La transición: el Resto en la iglesia: 9:31

 

IV. El testigo de Pedro: 9:32-12:35

 

         A. En Lida: 9:32-35

                   1. Los creyentes: 9:32

                   2. El hombre enfermo: 9:33

                   3. Cura del hombre enfermo: 9;34

                   4. La contestación: 9:35

         B. En Jope: 9:36-43

                   1. La muerte de Dorcas: 9:36-37

                   2. El llamado de Pedro: 9:38-39

                   3. El ministerio de Pedro: 9:40-41

                   4. La contestación al ministerio: 9:42-43

         C. En  Cesarea: 10:1-48

                   1. La visión de Cornelio: 10:1-8

                            a. El hombre Cornelio: 10:1-2

                            b. La visión de Cornelio: 10:3-6

                            c. La contestación de Cornelio: 10:7-8

                   2. La visión de Pedro: 10:9-22

                            a. La visión: 10:9-12

                            b. La voz: 10:13-16

                   3. La llegada de los mensajeros: 10:17-22

                   4. La visita a casa de Cornelio: 10:23-48

                            a. La jornada: 10:23

                            b. La recepción: 10:24-27

                            c. La explicación: 10:27-28

                            d. La pregunta: 10:29

                            e. La respuesta: 10:30-33

                            f. El sermón inacabado: 10:34-43

                                      (1) Dios no es ningún respetador de personas: 10:34-35

                                      (2) Esparciendo el Evangelio: 10:36-37

                                      (3) El mensaje del Evangelio: 10:38-43

                            g. La contestación de Cornelio: 8:44-48

         D. En Jerusalén: 11:1-12:25

                   1. El problema de la conversión de los Gentiles: 11:1-18

                            a. El problema: 11:1-3

                            b. La explicación del trabajo de Dios entre el Gentiles: 11:4-17

                                      (1) La visión: 11:4-10

                                      (2) Los visitantes: 11:11

                                      (3) La visita: 11:12-16

                            c. La decisión: 4:18

 

V. La iglesia en Antioquia de Siria: 11:19-30

         A. Evangelización de Antioquia: 11:19-21

         B. Visita por Bernabé: 11:22-24

         C. Saulo escogido como pastor-maestro: 11:25-26

         D. Información revelada por Agabo: 11:27-30

 

VI. Persecución liderada por Herodes: 12:1-25

 

         A. El asesinato de Jacobo: 12:1-2

         B. El arresto de Pedro: 12:3-4

         C. La liberación de Pedro 12:5-19

         D. La muerte de Herodes: 12:20-23

 

VII. La declaración de la Palabra: 12:24-25

 

Parte Cuatro: El Testigo A El Último de la Tierra

 

Hechos 13-28

 

I. La primera jornada misionera: 13:1-14:28

 

         A. El llamado al ministerio: Hechos 13:1-3

         B. El ministerio en Pafos en Chipre: 13:4-12

         C. El ministerio en Antioquia en Pisidia: 13:13-50

                   1. La transición a Pisidia: 13:13-16

                   2. El mensaje: 13:17-37

                            a. La liberación del éxodo: 13:17

                            b. Las andanzas en el desierto: 13:18

                            c. La conquista de Canaán: 13:19

                            d. El reino de Saúl y David: 13:20-23

                            e. El ministerio de Juan Bautista: 13:24-25

                            f. La crucifixión y resurrección de Jesús: 13:26-37

                            g. La invitación: 13:38-41

                   3. La contestación: 13:42-50

         D. El ministerio en Iconio: 13:51-14:5

         E. El ministerio en Listra: 14:6-25

         F. El ministerio en Siria: 14:26-28

 

II. El concilio de Jerusalén: 15:1-35

 

         A. El problema: 15:1-3

         B. Las sesiones: 15:4-21

                   1. Primero la sesión pública: 15:4-5

                   2. La sesión privada de los apóstoles y presbíteros: 15:6

                   3. Segunda sesión pública: 15:7-21

                            a. El informe de Pedro: 15:7-11

                            b. El informe de Pablo y Bernabé: 15:12

                            c. El informe de Jacobo: 15:13-21

         C. La decisión: 15:19-21

         D. Las cartas: 15:22-35

 

III. Segunda jornada misionera: 15:36-18:22

 

         A. El argumento: 15:36-41

         B. El ministerio a Listra: 16:1-5

         C. El ministerio a Troas: 16:6-10

         D. El ministerio a Filipos: 16:11-40

         E. El ministerio a Tesalónica: 17:1-9

         F. El ministerio a Berea: 17:10-14

         G. El ministerio en Atenas: 17:15-34

         H. El ministerio en Corinto: 18:1-18

         I. El ministerio a Efeso: 18:19-21

         J. Jerusalén y Antioquia: 18:22

 

IV. Tercera jornada misionera: 18:23-21:14

 

         A. Asia Menor: 18:23

         B. El ministerio en Efeso: 18:24-19:41

                   1. Apolos: 18:24-28

                   2. Los discípulos de Juan: 19:1-7

                   3. La escuela de Tirano: 19:8-12

                   4. Los hijos de Esceva: 19:13-17

                   5. La dedicación de los convertidos: 19:18-20

                   6. La decisión: 19:21

                   7. Defensores de Diana: 19:23-41

         C. El ministerio en Macedonia y Grecia: 20:1-5

         D. El ministerio en Troas: 20:6-12

         E. El ministerio en Mileto: 20:13-38

                   1. La jornada: 20:13-16

                   2. Encontrándose con los superiores de Efeso: 20:17-35

                            a. La revisión de su ministerio: 20:17-21

                            b. Enfrentando el futuro: 20:22-24

                            c. La conciencia de Pablo: 20:25-27

                            d. La advertencia 20:28-31

                            e. Encomendado a Dios: 20:32

                            f. El ejemplo de Pablo en el labor: 20:33-35

                   3. El adiós: 20:36-38

         F. El ministerio en Tiro: 21:1-6

         G. El ministerio en Tolemaida: 21:7

         H. El ministerio en Cesarea: 21:8-14

 

V. La visita final a Jerusalén y el viaje a Roma: 21:15-28:31

     

         A. Jerusalén: 21:15-23:32

                   1. La transición a Jerusalén: 21:15-17

                   2. Los rumores contra Pablo: 21:18-30

                            a. Que él había degradado la ley de Moisés: 21:18-26

                            b. Que él había profanado el Templo: 21:27-30

                   3. La reacción de Pablo: 21:23-26

                   4. El rescate de Pablo: 21:30-32

                   5. Las contestaciones por Pablo: 21:33-23:10

                            a. La multitud judía: 22:1-23

                            b. El centurión romano: 22:24-26

                            c. El capitán principal: 22:26-30

                            d. El Sanedrín: 23:1-10

                                      (1) La confesión de Pablo: 23:1

                                     (2) El encuentro con el sacerdote alto: 23:2-5

                                      (3) Una corte dividido: 23:6-10

                   6. La revelación a Pablo: 23:11

                   7. Vengue contra Pablo: 23:12-15

                   8. El rescate de Pablo: 23:16-32

                            a. La parcela revelada: 23:16-22

                            b. La carta: 23:25-30

                            c. El escape: 23-32

         B. Cesarea: 23:33-26:32

                   1. Ante Félix: 23:33-24:27

                            a. Las imputaciones de Tértulo: 24:1-9

                            b. La respuesta de Pablo: 24:10-21

                            c. La contestación de Félix: 24:22-27

                   2. Ante Festo: 25:1-12

                   3. Festo y Agripa: 25:13-27

                   4. Ante Agripa: 26:1-32

                            a. Pablo habla para él: 26:1-23

                            b. La invitación al Salvador: 26:24-29

                            c. El veredicto: 26:30-32

         C. En ruta a Roma: 27:17-28:31

                   1. La tormenta: 27:1-44

                   2. La serpiente: 28:1-6

                   3. La cura: 28:7-10

                   4. La jornada continúa: 28:11-15

         D. Roma: 28:16-31

                   1. Encontrándose con los judíos: 28:16-29

                   2. El ministerio: 28:30-31

 


Capítulo Tres

 

LAS PARÁBOLAS DE MULTIPLICACIÓN

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

n       Escribir el Versículo Llave de memoria.

n       Definir la palabra "parábola."

n       Explicar por qué Jesús usó las parábolas.

n       Identificar los principios de multiplicación en las parábolas enseñadas por Jesús.

 

VERSÍCULO LLAVE:

 

“Con muchas parábolas semejantes les hablaba la palabra, conforme a lo que podían oír” (Marcos 4:33).

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Esta lección enfoca en los principios de multiplicación enseñados por Jesús durante Su ministerio terrenal. Una parábola es una historia que usa un ejemplo del mundo natural a ilustrar una verdad espiritual.

 

El significado real de la palabra "parábola" es "poner al lado de para comparar." En las parábolas, Jesús comparó ejemplos naturales con verdades espirituales. Una parábola es una historia terrenal con un significado Celestial.

 

¿POR QUÉ PARÁBOLAS?

 

Los discípulos preguntaron una vez a Jesús por qué Él usó las parábolas para enseñar las verdades espirituales:

 

“Entonces se acercaron los discípulos y le dijeron: --¿Por qué les hablas por parábolas?” (Mateo 13:10).

 

Jesús contestó:

 

“Y él respondiendo les dijo: --Porque a vosotros se os ha concedido conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no se les ha concedido” (Mateo 13:11).

 

Entendimiento de verdades espirituales enseñadas en las parábolas se dio a los discípulos porque ellos tenían mentes espirituales. Aquellos sin mentes espirituales oyeron las parábolas y no las entendieron. Las verdades espirituales sólo pueden ser entendidas por una mente espiritual:

 

“Pero el hombre natural no acepta las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura; y no las puede comprender, porque se han de discernir espiritualmente” (1 Corintios 2:14).

 

Un hombre espiritualmente dispuesto es uno que ha nacido de nuevo espiritualmente. Aquellos con mentes espirituales entienden los principios revelados en las parábolas. Aquellos con mentes carnales, pecadoras no pueden entender.

 

EL EVANGELIO DEL REINO

 

Cuando Jesús comisionó a Sus seguidores para alcanzar el mundo con el mensaje del Evangelio, Él dijo...

 

“Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las razas, y luego vendrá el fin” (Mateo 24:14).

 

El Evangelio que usted debe extender al mundo es el Evangelio del Reino de Dios. Su mensaje incluye el nacimiento, vida, y ministerio de Jesús. Incluye Su muerte por los pecados de toda la humanidad y Su resurrección de los muertos. Usted debe decir a las personas cómo entrar en el Reino de Dios a través del renacimiento espiritual y enseñarles cómo vivir la nueva vida del Reino[2]. 

 

LAS PARÁBOLAS DE MULTIPLICACIÓN

 

Jesús dijo muchas parábolas sobre el Reino de Dios. Entre ellas había parábolas sobre cómo el Reino se extendería a lo largo del mundo. Las parábolas siguientes sobre el crecimiento del Reino revelan principios básicos de multiplicación. Busque cada referencia en su Biblia y lea la parábola:

 

La Oveja Perdida: Mateo 18:12-14; Lucas 15:4-7

La Moneda Perdida: Lucas 15:8-10

El Hijo Perdido: Lucas 15:11-32

 

Estas parábolas revelan la preocupación de Dios para con el perdido y la urgencia con que usted debe buscar traerlos al Reino de Dios. No importa por qué ellos están perdidos. La oveja se había alejado. La moneda fue perdida a través del descuido. El hijo estaba perdido a través de su propia rebelión. Usted debe hacer todo esfuerzo para encontrar aquellos perdidos en el pecado. Usted debe ir donde ellos están, no esperar por ellos venir a usted. Dios no está interesado en cómo los hombres están perdidos, sólo que ellos sean hallados.

 

La Mesa del Banquete Vacía: Lucas 14:15-23

 

La multiplicación simplemente no debe detenerse porque algún no respondió a la invitación del Evangelio. Usted debe buscar el espiritualmente hambriento y los trae en el banquete preparado por el Señor.

 

 

 

El Árbol del Higo Yermo: Lucas 13:6-9

 

Jesús dijo una parábola sobre un árbol de higo yermo. El árbol del higo es un símbolo natural de la nación de Israel. Dios levantó a Israel como la nación a través de que Él podría revelar el Reino al mundo. Dios intentó conseguir el "árbol" de Israel para llevar "fruto" entre las naciones irreligiosas compartiendo su conocimiento del verdadero Dios. Pero Israel permanecía yermo y estéril.

 

Ahora Dios ha levantado a la Iglesia para este propósito. Dios nutre a los creyentes en un esfuerzo para hacerlos productivos, así como Él hizo a la nación de Israel. Su propósito es el mismo: nosotros debemos “llevar fruto" entre el pagano, compartiendo nuestro conocimiento del verdadero Dios. Dios no está alegre con árboles que no producen fruto.

 

Los Talentos: Mateo 25:14-30; Lucas 19:11-27

El Hombre en Una Jornada Larga: Marcos 13:34-37

Los Siervos: Mateo 24:43-51; Lucas 12:39-46

Los Siervos Vigilantes: Lucas 12:36-38

El Administrador Fiel: Mateo 25:14-30

 

Éstos parábolas sobre “siervos” dan énfasis a mayordomía sabia del mensaje del Reino que se ha confiado a los creyentes. A cada creyente se da "dones" o habilidades especiales de usar para extender el Evangelio. Si sus habilidades son grandes o pequeñas, usted debe multiplicar lo que Dios le ha dado.

 

De cada siervo se exige la multiplicación. Cuando Jesús volver a la tierra, aquellos que han usado sus habilidades propiamente serán premiados (Lucas 16:10-12). Aquellos que no han multiplicado son considerados infieles:

 

“Porque el Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno conforme a sus hechos” (Mateo 16:27).

 

Jesús reconoció el principio de porcentaje en el proceso de la multiplicación:

 

“Pero Jesús respondió al que hablaba con él y dijo: --¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?” (Lucas 12:48).

 

El Reino de Dios es extendido por el uso sabio de los dones espirituales dado por Dios. Si usted usa lo que Dios le ha dado, sus talentos aumentarán. Si usted no lo usa, usted lo perderá.

 

El Sembrador: Mateo 13:3-8; Marcos 4:3-8; Lucas 8:5-8

 

El Evangelio del Reino se extiende por sembrar la semilla de la Palabra de Dios. No puede haber ninguna multiplicación sin la Palabra. El fruto depende de la vida que está en la propia semilla (la Palabra de Dios) y en la contestación de la tierra (la contestación del hombre a la Palabra de Dios). Allí variará las contestaciones a esto sembrar de la Palabra.

 

Su responsabilidad es sembrar. Mientras usted siembra la semilla de la Palabra de Dios, alguna tierra está lista y rinde una cosecha. Otra tierra no es sensible y rinde muy poco. Incluso Jesús encontró tierras frías en Su ministerio terrenal:

“Y no pudo hacer allí ningún hecho poderoso, sino que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos. Estaba asombrado a causa de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando” (Marcos 6:5-6).

 

Las Cizañas Y El Trigo: Mateo 13:24-30

 

Mientras usted multiplica el Reino agregando a nuevos creyentes, Satanás intentará derrotar el proceso. Él sembrará las personas descritas como "cizañas" entre la buena semilla del Reino de Dios.

 

Algunas de las personas que profesan ser creyentes y entran en la iglesia a través de la multiplicación no son sinceras. Ellas son "cizañas" plantadas por Satanás.

 

Jesús no quiere que usted gaste tiempo y esfuerzo intentando separar las cizañas del trigo. Siga sembrando la semilla y multiplicando. En el día de la cosecha cuando Jesús volver, las cizañas se separarán de la cosecha.

 

La Red de pesca: Mateo 13:47-50

 

Jesús comparó el crecimiento del Reino de Dios a una gran red lanzada al mar. Todos los tipos de pez entran, pero cuando la red es sacada a la playa los peces buenos son separados de los malos.

 

El Reino será formado de hombres y mujeres de todas las naciones. Muchos entrarán. Algunos serán sinceros, otros no. En el último día del juicio cuando Dios sacar la red, los "peces" buenos y malos se separarán. Usted no es llamado para separar, usted es llamado para pescar.

 

La Semilla de Mostaza: Mateo 13:31-32; Marcos 4:31-32; Lucas 13:19

 

El Reino de Dios se multiplicará como la semilla de mostaza. La semilla de mostaza es al principio muy pequeña, pero en la madurez crece en gran tamaño. El Reino de Dios en la tierra tuvo un principio pequeño. Cuando Jesús volvió al Cielo después de Su ministerio terrenal, Él dejó atrás un grupo pequeño de seguidores para extender el Evangelio. Ese grupo pequeño de creyentes ha multiplicado a los miles de seguidores en muchas naciones.

 

El Fermento: Mateo 13:33; Lucas 13:21

 

Como el fermento en un pedazo de masa, el Reino de Dios se multiplicará para extender a lo largo de todo "pedazo" del mundo. Como el fermento, el poder del Reino no es externo pero es interior.

 

La Vid Y Las Ramas: Juan 15:1-16

 

Esta parábola describe la relación entre Jesús y el proceso de fructificación. Él es la vid espiritual y nosotros somos las ramas. Usted no puede fructificar completamente solo. Usted sólo es reproductivo mientras usted está atado al flujo de vida de la rama, Jesús. Jesús quiere recortar su vida de todo lo que no es reproductivo para que usted tenga el fruto espiritual que permanece.

 

 

La Cosecha: Mateo 9:37-38; Lucas 10:2

En esta parábola, el campo es el mundo. La cosecha consiste de multitudes de hombres y mujeres listas para responder al mensaje del Evangelio. Una gran cosecha espera ser segada por los obreros espirituales de Dios.

 

OTROS PRINCIPIOS DE MULTIPLICACIÓN

 

Jesús enseñó otros principios de multiplicación en declaraciones breves:

 

La Luz del Mundo: Mateo 5:14-16; Lucas 8:16

 

El Reino se multiplicará cuando los creyentes surgieren como las luces de una ciudad localizada en tierra alta, a cual puede verse de millas alrededor. Nosotros debemos traer la luz del mundo (Jesús) a un mundo llenado de la oscuridad espiritual. El Reino se multiplicará cuando las personas fueren atraídas a la luz.

 

La Sal de la Tierra: Lucas 14:34

 

En los tiempos de la Biblia, la sal era frotada en la carne para conservarla de la putrefacción. Los creyentes son la "sal" a ser frotada en el mundo con el mensaje de preservación (la salvación). El Reino multiplicará mientras los hombres fueren salvos de la "putrefacción" (la muerte espiritual) del pecado.

 

Los Tesoros en el Cielo: Mateo 6:19-21; Lucas 12:15

 

Los creyentes no deben estar preocupados con multiplicar los tesoros del mundo. La multiplicación a que usted es llamado es la multiplicación espiritual. Mientras usted comparte el Evangelio, usted multiplica sus tesoros espirituales en el Cielo.

 

La Puerta Estrecha: Mateo 7:14

 

Usted no puede juzgar el camino correcto sólo por lo que se refiere a los números. El camino al Infierno atrae a muchos mientras el camino a la vida eterna se encuentra por pocos.

 

Muchas Obras: Mateo 7:22

 

Muchas obras maravillosas serán hechas por muchas personas. En la superficie habrá crecimiento y multiplicación. Pero hacer muchas obras grandes necesariamente no es igual que hacer la voluntad de Dios y lograr Sus propósitos. El trabajo de Dios debe hacerse por Sus personas de Su manera.

 

Poco es Mucho: Mateo 10:42; Mateo 14:15-21

 

Todo lo que es hecho en el nombre de Jesús, incluso lo que parece pequeño, es productivo. El milagro de los panes y pejes ilustra cómo Dios multiplica y usa lo poco que nosotros tenemos que ofrecer.

 

El Crecimiento Requiere Cambio: Marcos 2:21-22; 7:13

 

El Nuevo crecimiento requiere cambio. Usted no puede contener el nuevo en los vasos viejos de la tradición y estilos de vida pecadores. El potencial poderoso de la Palabra de Dios es detenido por hombres que se afierran a las tradiciones y se niegan a cambiar.

 

Lucre Perdiendo: Marcos 8:34-37; 10:29-30

Reciba Dando: Lucas 6:38

 

Los principios mundanos enseñan que usted gana obteniendo cada vez más. Jesús enseñó que usted gana todo cuando usted pierde todo. Lo que parece ser la pérdida en el mundo natural es lucro en el mundo espiritual.

 

La Muerte Trae la Vida: Juan 12:24

 

A través de la muerte de Jesús, muchos recibieron la vida eterna. Para multiplicar, una semilla debe morir. Por la muerte pasa la vida. Para ser un discípulo reproductivo usted debe morir a los deseos de su carne. Usted debe estar "muerto" para pecar. Usted debe abandonar su propia manera de seguir a Jesús.

 

La Iglesia en la Roca: Mateo 16:18

 

El Reino de Dios está fundado en la piedra que es Cristo Jesús. No hay crecimiento sin Él. Jesús dijo, "Yo construiré mi Iglesia." Él dijo que ningún hombre podría venir a Él a menos que el Padre lo traiga (Juan 6:44).

 

La oposición sería esperada, pero "las puertas del Hades" no pueden derrotar el plan de Dios para el crecimiento de Su Reino:

 

“Jesús los miró y les dijo: --Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible” (Mateo 19:26).

 

“Jesús le dijo: --¿Si puedes...? ¡Al que cree todo le es posible!” (Marcos 9:23).

 

EL MAYOR PRINCIPIO DE LA MULTIPLICACIÓN

 

El mayor principio de la multiplicación enseñado por Jesús se encuentra en Sus palabras finales a los discípulos. Su orden reveló el plan básico para al extensión del Evangelio y la multiplicación de convertidos y discípulos:

 

“Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo." (Mateo 28:19-20).

 

“Y les dijo: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15).

 

“Y les dijo: --Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese y resucitase de los muertos al tercer día; y que en su nombre se predicase el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas” (Lucas 24:46-48).

 

“Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra”  (Hechos 1:8).

 

EL RESUMEN

 

Las enseñanzas de Jesús revelan que Él no está satisfecho con:

 

n       Pescar sin coger.

n       Una mesa de banquete vacía.

n       Sembrar sin segar.

n       Un árbol que no lleva fruto.

n       Ovejas perdidas no guiadas al redil.

n       La moneda perdida que se busca pero no se encuentra.

n       Hijos perdidos que no vuelven.

n       Siervos improductivos.

n       La tierra espiritual fría.

n       Cosechas maduras que no se siegan.

 

Nuestro Padre, quién no está dispuesto que una sólo persona perezca, está interesado en los resultados a través de la multiplicación espiritual:

 

“Así que, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos que se pierda ni uno de estos pequeños”  (Mateo 18:14).

 

“El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; más bien, es paciente para con vosotros, porque no quiere que nadie se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

 

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

2. Defina la palabra "parábola."

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

3. ¿Por qué Jesús usó las parábolas a enseñar a Sus seguidores?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

4. En un papel separado, brevemente describa el principio de la multiplicación enseñado en cada una de las parábolas siguientes:

 

La mesa de banquete vacía:

El árbol del higo yermo:

La oveja perdida, la moneda, e el hijo:

Las parábolas del siervo:

El sembrador:

La cizaña y el trigo:

La red de pesca:

La semilla de mostaza:

El fermento:

La vid y las ramas:

 

 

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo de este manual.)

 

 

PARA ESTUDIO ADICIONAL

 

1. De 12 años de edad 12 a la salida del ministerio público de Cristo, la Biblia no da cuenta de lo que ocurrió en Su vida durante este tiempo. Sólo un versículo revela el proceso de crecimiento espiritual que ocurrió durante este periodo:

 

“El niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él” (Lucas 2:40).

 

Para ser eficaz, el crecimiento espiritual siempre deben preceder el ministerio público.

 

2. Mientras el fin de los tiempos se acerca, Satanás usará sus propios principios de multiplicación. Estudie las referencias siguientes:

 

n       Muchos profetas falsos se levantarán: Mateo 24:11

n       Se engañarán muchas personas: Mateo 24:11

n       La iniquidad aumentará: Mateo 24:12

n       Muchos caerán fuera de la verdad del Evangelio: 2 Tesalonicenses 2:3

n       La persecución de los creyentes aumentará: Mateo 24:9-10

n       Profanos y vanos balbuceos aumentarán: 2 Timoteo 2:16

 

 

 

 


Capítulo Cuatro

 

UNO MÁS UNO ES

MÁS QUE DOS

 

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

n       Escribir el Versículo Llave de memoria.

n       Definir la palabra "testigo."

n       Definir el término "laico."

n       Definir el término "clero."

n       Explicar lo por que significa el "llamado" del laico.

n       Explicar el plan de Dios de multiplicación para la diseminación del Evangelio.

n       Nombrar a dos hombres del Nuevo Testamento usados como los ejemplos de este proceso de multiplicación.

n       Explicar cómo empezar en la multiplicación espiritual.

n       Empezar a multiplicarse espiritualmente.

 

VERSÍCULO LLAVE:

 

“Lo que oíste de parte mía mediante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:2).

 

 

INTRODUCCIÓN

 

El crecimiento en el cuerpo humano empieza con una célula de vida. Esa célula multiplica una y otra vez hasta que un bebé humano se forme. Después del nacimiento, el proceso continúa en el niño. Las células humanas continúan multiplicándose y el crecimiento ocurre. El mismo es verdad en el mundo espiritual. Cada persona que ha experimentado la nueva vida en Jesús es similar a una célula viviente en el cuerpo humano. Cada creyente debe reproducirse espiritualmente. El Evangelio se extiende mientras los creyentes continúan multiplicándose de esta manera.

 

Este capítulo revela su responsabilidad personal en este proceso espiritual. Usted aprenderá del plan de Dios para multiplicación espiritual que hace "1 más 1" más que dos.

 

EL DESAFÍO

 

El desafío de Jesús a los creyentes es alcanzar el mundo entero con el Evangelio (Mateo 28:19; Hechos 1:8). Hoy nosotros vivimos en un mundo creciente. Miles de nuevos seres humanos nacen cada día. La población del mundo está aumentando rápidamente.

Hay muchos grupos de pueblos inalcanzados en el mundo que nunca ha oído hablar de Jesús. Estos grupos consisten en millones de individuos que no han sido alcanzados aún con el Evangelio. Muchos pueblos y comunidades no tienen ninguna iglesia. En muchas naciones, no hay pastores especializados suficiente para las iglesias que existen.

 

¿Cómo nosotros podemos, en esta vida, lograr este gran desafío de Jesús para alcanzar el mundo entero con el Evangelio?

 

EL PLAN DE DIOS

 

Dios tiene un plan especial para alcanzar el mundo con el Evangelio. Jesús lo resumió cuando Él dijo a Sus discípulos...

 

“Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).

 

Aquí está el plan de Dios: El Espíritu Santo es el poder divino detrás del proceso de multiplicación, Jesucristo es el contenido del mensaje, y el mundo entero debe ser el destinatario del mensaje.

 

Los discípulos son los agentes de la multiplicación. El método de Dios es para que cada discípulo lleve el "testimonio" del mensaje del Evangelio. "Testimoniar" significa contar lo que usted ha visto, oído, o experimentado. En una corte de ley, un testigo es uno que testifica sobre alguien o algo. Como un testigo, usted debe testificar sobre Jesús y Su plan para la salvación de toda la humanidad. Hay dos tipos de evidencia presentados por el testigo en una corte de ley. Uno es el testimonio verbal sobre el asunto. El otro es la evidencia, que es la prueba visible.

 

El Espíritu Santo le ayuda a dar testimonio del Evangelio tanto verbalmente cuanto a través de la demostración del poder de Dios.

 

LA DIVISIÓN ENTRE EL CLERO Y LOS LAICOS

 

El plan de Dios es que cada discípulo (creyente) sea un testigo del Evangelio. La Iglesia Primitiva creció cuando ella siguió este plan. Cada creyente compartió el Evangelio y fue espiritualmente reproductivo. Sus casas se volvieron centros de multiplicación (usted aprenderá más sobre esto en un capítulo más tarde). La iglesia creció y multiplicó mientras los creyentes individuales daban testimonio del Evangelio.

 

Cuando la iglesia creció, Dios llamó a algunas personas para servir en tiempo integral como pastores, evangelistas, profetas, maestros, y apóstoles. Después de un período de tiempo, los creyentes se volvieron parte de una de dos divisiones en la iglesia. Ellos eran el "clero" o los "laicos."

 

La palabra "laico" viene de una palabra griega que significa "perteneciente a las personas escogidas de Dios." El significado básico de la palabra es "todas las personas de Dios." Los vocablos "hombre común" o "laico" pasaron a ser usados para aquellos que no estaban sirviendo en las funciones especiales de tiempo integral en la iglesia.

 

El término "clero" fue desarrollado para identificar a los ministros profesionales en la iglesia. El clero se refiere a aquellos que consideran el ministerio su profesión y quién normalmente es empleado por la iglesia en tiempo integral. Ellos pueden ser o no ordenados por una denominación.

 

Durante un período de tiempo en la historia de la iglesia, una separación gradual se desarrolló entre el clero y los laicos. Muchos hombres comunes dejaron de reproducirse espiritualmente. Ellos empezaron a dejar el desafío de alcanzar el mundo al clero de tiempo integral.

 

Ningún clero profesional puede lograr lo que la Iglesia entera fue comisionada para hacer en la vida. Ésta es una de las razones que nosotros aún no hemos alcanzado el mundo con el Evangelio. Los creyentes han cambiado su responsabilidad personal al clero. La Biblia enseña la división de la labor en la Iglesia, pero cada persona estará involucrada en la diseminación del Evangelio. (Lea Hechos 6:1-6).

 

Mientras iglesia en Jerusalén multiplicada, se puso necesario una división de la labor para satisfacer todas las necesidades en la iglesia. Los líderes daban tiempo integral para estudiar la Palabra y para la oración. Los hombres comunes realizaban deberes como atender a las viudas y otras cosas de servicio. Pero aunque los creyentes sirviesen en las posiciones diferentes en la iglesia, ellos estaban todo envueltos en la extensión del Evangelio.

 

Esteban era uno de los hombres comunes escogidos para servir a las mesas, todavía él daba un poderoso testimonio del Evangelio (Hechos 6:8-11). Felipe era otro hombre común escogido para servir a las mesas. Él compartió el Evangelio con los Samaritanos (Hechos 8:5-12).

 

Cuando la persecución entró en Jerusalén y los creyentes fueron esparcidos a otras ciudades ellos continuaron dando testimonio del Evangelio:

 

“Entonces, los que fueron esparcidos anduvieron anunciando la palabra” (Hechos 8:4).

 

Para los verdaderos creyentes, no hay ninguna división entre sagrado y secular porque Jesús es Señor de todos.

 

EL LLAMADO DE LOS  LAICOS

 

Si usted desea realmente entender el llamado espiritual de la laicidad, usted debe regresar al Antiguo Testamento. El plan de Dios era para que la nación entera de Israel fuese de "sacerdotes" o ministros:

 

“... me seréis un reino de sacerdotes y una nación santa...” (Éxodo 19:6).

 

Como sacerdotes, cada persona en Israel debería ser un testigo del verdadero Dios a los incrédulos alrededor de él.

 

El establecimiento de un sacerdocio oficial no cambió el plan de Dios para Israel. El sacerdocio era como el "clero" de hoy, con los papeles de dirección especiales. Pero la nación entera aún debería servir como ministros del mensaje de Dios a las naciones irreligiosas.

 

En el Nuevo Testamento, se dan a los creyentes una profesión similar. Ellos deben ser sacerdotes o ministros del Evangelio:

 

“Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9).

 

El llamado de los creyentes es llevar el testimonio del Dios que los ha sacado de oscuridad espiritual en la "luz" de Jesucristo (Juan 9:5).

 

La Biblia dice de los creyentes: “... que andéis como es digno del llamamiento con que fuisteis llamados” (Efesios 4:1). Hay un llamado y ése es llevar el testimonio del mensaje del Evangelio. Es la vocación de todos los creyentes. Cada persona es responsable por su contestación a este llamado.

 

El llamado no es basado en educación o habilidad natural. Dios usa a los hombres ordinarios para que solamente Él pueda recibir la gloria:

 

“Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento: No sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles. Más bien, Dios ha elegido lo necio del mundo para avergonzar a los sabios, y lo débil del mundo Dios ha elegido para avergonzar a lo fuerte. Dios ha elegido lo vil del mundo y lo menospreciado; lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte delante de Dios” (1 Corintios 1:26-29).

 

EL PROCESO DE MULTIPLICACIÓN

 

En la Biblia, Dios revela un plan especial para permitir a los creyentes el cumplimiento de su llamado. La multiplicación es un principio básico de todo el crecimiento en el mundo natural. El crecimiento no tiene lugar simplemente por agregar una unidad a otra. Las células vivas se multiplican. Cada nueva célula producida tiene la habilidad de reproducirse.

 

El plan de Dios de multiplicación es similar en el mundo espiritual. Pablo resumió este plan cuando él escribió estas palabras a Timoteo:

 

“Lo que oíste de parte mía mediante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:2).

 

Pablo dijo a Timoteo para seleccionar a los hombres fieles y comprometer a ellos las cosas en que él había sido enseñado por Pablo. Estos hombres fieles deberían tener la habilidad de enseñar otros. A través de este plan organizado de reproducción, el Evangelio se extendería a lo largo del mundo.

 

Mire el gráfico en la página siguiente.  Este gráfico utiliza el período de un año como el tiempo medio necesario para adiestrar un nuevo convertido y hacerlo un Cristiano reproductivo.  En realidad, el proceso puede tomar más o menos tiempo y depende de las personas involucradas. 

 

Pero usando un año como un tiempo medio, si un creyente simplemente alcanzar y adiestrar a una persona cada año, y el nuevo convertido alcanzar una otra persona cada año, el mundo podría fácilmente ser alcanzado con el mensaje del Evangelio. 

 

Observe en el gráfico que durante el primer año el creyente está adiestrando una persona. Al final de ese año, hay dos hombres fieles ahora [el creyente y la persona que él adiestró]. 

 

Durante el próximo año, cada uno de ellos alcanza y adiestra una persona. Al final del segundo año, hay un total de cuatro personas, cada una de las cuales adiestrará a una persona más en el año siguiente.   

 

 

 

MAESTRO           DISCÍPULO                  TOTAL               

 

  AÑO 17             65,536                  65,536                =    131,072   

  AÑO 16             32,768                  32,768                =    65,536      

  AÑO 15             16,384                  16,384                =    32,768      

  AÑO 14             8,192                    8,192                  =    16,384      

  AÑO 13             4,096                    4,096                  =    8,192        

  AÑO 12             2,048                    2,048                  =    4,096        

  AÑO 11             1,024                    1,024                  =    2,048        

  AÑO 10             512                        512                      =    1,024        

  AÑO 9               256                        256                      =    512 

  AÑO 8               128                        128                      =    256 

  AÑO 7               64                          64                        =    128 

  AÑO 6               32                          32                        =    64    

  AÑO 5               16                          16                        =    32    

  AÑO 4                8                            8                          =     16    

  AÑO 3               4                            4                          =    8      

  AÑO 2               2                            2                          =    4      

  AÑO 1               1                            1                          =    2      

 

 

LA ESTRATEGIA DE DIOS DE MULTIPLICACIÓN Y MOVILIZACIÓN

 

Ahora, tome un número medio de miembros de una iglesia de aproximadamente 100 personas. Aumente este gráfico a 100 personas cada una alcanzando a otra persona con el Evangelio y entrenándolas para ser reproductivas y usted podrá ver cómo nosotros podríamos alcanzar el mundo entero fácilmente con el Evangelio. La multiplicación es más rápida que la adición. Aquí está un diagrama que ilustra la adición:

 

Adición: 1+1+1+1+1... continúe creciendo uno por uno

 

Aquí está un diagrama que ilustra la multiplicación. En este proceso, cada persona continúa a multiplicarse y "uno más uno" resulta en más que sólo dos:

 

 

Multiplicación:  1x1x1x1x1... usted continúa multiplicando

                     xxxxx

                      11111 ... cada uno que usted alcanzó continúa multiplicando

                     xxxxx

                     11111

                     xxxxx

                     . . . . .

                     . . . . .

                     . . . . .            

                     ccccc ... cada que ellos alcanzan continúa multiplicando

                     ooooo

                     nnnnn

                     ttttt

                     iiiii

                     nnnnn

                     uuuuu

                     eeeee

                     sssss

 

 

EL PROCESO EN LA IGLESIA PRIMITIVA

 

El diagrama siguiente muestra las primeras fases de multiplicación que es el resultado de Andrés, uno de los primeros discípulos de Jesús:

 

Andrés -> Pedro -> Otros -> Otros

                                                     |                                                      

Pentecostés -> Otros -> Otros

 

1.   Andrés compartió el Evangelio con su hermano, Pedro.

2.   Pedro compartió el Evangelio en el día de Pentecostés en Jerusalén.

3.   Pedro continúa compartiendo el Evangelio con otros que también se tornan reproductivos.

4.   Los miles de creyentes esparcidos de Jerusalén continúan extendiendo el Evangelio.

5.   Cada persona que ellos alcanzaban se reproducía y el proceso continuaba...

 

Aquí está un diagrama mostrando las primeras fases de multiplicación espiritual que es el resultado del Apóstol Pablo:

 

Ananías -> Pablo -> Otros -> Otros

                                                     |

                                                    Timoteo -> Otros -> Otros 

                                                         |

                                                        Hombres Fieles -> Otros -> Otros

 

1.   Ananías es usado por Dios para alcanzar a Pablo.

2.   Pablo discipula a Timoteo.

3.   Pablo continúa con el discipulado de otros.

4.   Timoteo discipula "hombres fieles" que pueden enseñar otros.

5.   Los hombres fieles alcanzan otros.

6.   Éstos "otros" continúan el proceso de la multiplicación.

7.   Cada persona en la red continúa multiplicándose.

PERSONAS ORDINARIAS

 

La Biblia dice poco sobre el hombre nombrado Ananías aludido en el diagrama anterior. Él no era conocido de los hombres, pero él fue usado por Dios para levantar el Apóstol Pablo. Andrés era un pescador común, inculto. ¡Pero mira la cadena de multiplicación espiritual por la cual él tornó responsable!

Usted puede no ser bien conocido por los hombres. Usted puede no ser bien conocido en su comunidad o denominación. Usted puede ser una persona ordinaria que trabaja en tareas ordinarias. Pero Dios puede usarlo a multiplicar discípulos.

 

Lea la historia de la cura del hombre cojo en Hechos 4. Cuando Pedro y Juan aparecieron antes del Concilio, era obvio que ellos eran hombres incultos, comunes:

 

“Y viendo la valentía de Pedro y de Juan, y teniendo en cuenta que eran hombres sin letras e indoctos, se asombraban y reconocían que habían estado con Jesús. Pero, ya que veían de pie con ellos al hombre que había sido sanado, no tenían nada que decir en contra” (Hechos 4:13-14).

 

Éstos hombres "comunes" habían recibido la nueva vida a través de Jesucristo. La vida dentro de ellos produjo la reproducción espiritual. Jesús confió a los laicos la responsabilidad de extender el Evangelio. Él tomó a pescadores de sus barcos y los hizo en pescadores de hombres. Él creyó que las personas ordinarias podrían tornarse extra-ordinarias cuando capacitadas por el Espíritu Santo.

 

Gedeón era un agricultor. Pablo era un tendero. Moisés era un pastor. Lucas era un doctor y José fue un gran estadista político. Cualquiera que sea su educación u ocupación, Dios puede usarlo en Su plan.

 

Donde usted está y quién usted es no es importante. Es lo que usted está haciendo donde Dios lo ha puesto. La llave a la multiplicación espiritual eficaz es ser el hombre o mujer de Dios, en el lugar de Dios, haciendo el trabajo de Dios, la manera de Dios.

 

CÓMO EMPEZAR

 

El Nuevo Testamento revela que el Evangelio se extiende más rápidamente a lo largo de las redes sociales existentes. Por esto nosotros queremos decir que usted puede extender el Evangelio más fácil a su propio grupo social de amigos, parientes, y co-obreros.

 

Por ejemplo, Jesús llamó un pescador nombrado Andrés. Andrés compartió el Evangelio con un pariente nombrado Pedro. Ellos compartieron con otros pescadores con quienes ellos trabajaron. Pronto un grupo entero de pescadores estaba siguiendo a Jesús.

 

En la vida diaria y en el trabajo los laicos no son sólo fragmentos de la iglesia esparcidos en la comunidad que viene juntos para culto y compañerismo. Los hombres comunes son embajadores del Reino a sus parientes, amigos, y co-obreros. El local de trabajo, la escuela, la familia, y la comunidad es su arena de ministerio.

 

Lea en Lucas 16:19-31 la historia del hombre rico que fue al Infierno. Este hombre quiso volver para compartir el Evangelio con su familia pero era demasiado tarde. No espere hasta que sea demasiado tarde para compartir el Evangelio con aquellos en su propia red social.

 

LOS DONES ESPIRITUALES Y LA MULTIPLICACIÓN

 

La verdadera evidencia de bautismo en el Espíritu Santo está en tornarse un testigo poderoso del Evangelio. El poder del Espíritu Santo permite a los creyentes que multipliquen espiritualmente (Hechos 1:8).

Una manera en que el Espíritu Santo capacita a los creyentes es a través de los dones espirituales. A cada creyente se da dones espirituales para equiparlo a atender a otros. Estos dones son habilidades sobrenaturales dadas por el Espíritu Santo.

 

Si usted no conoce los dones espirituales que Dios le ha dado, haga el curso del Instituto Internacional Tiempo de Cosecha titulado “El Ministerio del Espíritu Santo." Este curso trata del asunto de los dones espirituales.

 

UN EJEMPLO MODERNO

 

Nada puede derrotar el plan de Dios de multiplicación del Evangelio a través del testigo de creyentes individuales. Aquí está un ejemplo moderno:

 

Después de años de trabajo misionero en la nación de China, la iglesia numeró menos que un millón  cuando los misioneros fueron expelidos por el gobierno. Se encarcelaron los pastores, quemaron las Biblias, y las iglesias fueron cerradas. Pero treinta años después, cuando una medida de apertura volvió a China e informes estaban disponibles, el número de creyentes fue estimado de 10 a 50 millones.

 

Aunque las iglesias habían estado cerradas y los pastores encarcelados, los creyentes ordinarios continuaron reproduciéndose espiritualmente. Nada puede detener el plan de Dios para la extensión del Evangelio.

 

EL CRECIMIENTO DEL REINO

 

Cada creyente debe tornarse reproductivo. Pero la mera multiplicación de creyentes no es bastante. Los creyentes deben volverse una parte funcional de la Iglesia que es el cuerpo corporativo que une a todos los verdaderos creyentes. La Iglesia también debe multiplicarse. La Iglesia debe experimentar el crecimiento espiritual interior y debe progresar adelante a la expansión, extensión y ponteando formas de crecimiento. Usted ha aprendido de su responsabilidad para multiplicarse individualmente. En los capítulos siguientes usted aprenderá a multiplicar corporativamente dentro del contexto de la iglesia local.

 

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

 

 

2. Defina la palabra "testigo."

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

3. Defina el término "laico."

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

4. Defina el término "clero."

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

5. Explique lo que significa el "llamado" de la laicidad.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

6. ¿Cuál es el plan de Dios de multiplicación para la extensión del Evangelio?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

7. ¿Qué dos hombres del Nuevo Testamento se nombraron como ejemplos de multiplicación espiritual?

_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

8. ¿Cuál es la mejor manera para empezar en la multiplicación espiritual?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo de este manual.)

 

 

PARA ESTUDIO ADICIONAL

 

1. En el último capítulo usted estudió las parábolas de multiplicación. Repase las parábolas siguientes de nuevo. En estas parábolas cada individuo era responsable para multiplicarse fielmente:

 

n       Los Talentos: Mateo 25:14-30; Lucas 19:11-27

n       El hombre en una jornada larga: Marcos 13:34-37

n       Los siervos: Mateo 24:43-52; Lucas 12:39-46

n       Los siervos de vigilancia: Lucas 12:36-38

n       El administrador fiel: Mateo 25:14-20

 

2. Lea la conversación entre Jesús y Pedro en Juan 21:15-22. Lea en Hechos 10:22 las palabras que Jesús habló a Pablo en el momento de su conversión.

 

Su preocupación no debe ser si los otros cumplen o no su responsabilidad para extender el Evangelio. ¿Usted no debe cuestionar como Pedro, "Qué este hombre hará?" ¿Su preocupación debe ser como Pablo, "Qué yo haré, Señor?"

 

 


Capítulo Cinco

 

UNA INTRODUCCIÓN

AL CRECIMIENTO DE LA IGLESIA

 

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

n       Escribir el Versículo Llave de memoria.

n       Identificar la verdadera Iglesia.

n       Explicar cómo la Iglesia empezó.

n       Listar las ilustraciones usadas en la Biblia para describir la Iglesia.

n       Identificar los propósitos bíblicos de la Iglesia.

n       Identificar cuatro tipos de crecimiento de la Iglesia.

n       Resumir los ministerios del Espíritu Santo con respecto al crecimiento de la iglesia.

 

VERSÍCULO LLAVE:

 

“Mas yo también te digo que tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18).

 

 

INTRODUCCIÓN

 

En el último capítulo usted aprendió de la responsabilidad de cada creyente para multiplicarse espiritualmente compartiendo el mensaje del Evangelio. Dios tiene un plan especial para los nuevos creyentes levantados por este proceso. Ellos deben volverse parte de un compañerismo de creyentes conocidos como la Iglesia. Los creyentes deben reproducirse individualmente dentro del contexto de la Iglesia. Cuando los nuevos creyentes nacen de nuevo en el Reino de Dios, la Iglesia se multiplica.

 

Este capítulo introduce el plan de Dios para la Iglesia como un centro de multiplicación espiritual. Los cuatro capítulos siguientes tratan de los tipos específicos de crecimiento de la iglesia.

 

LA IGLESIA

 

Cuando nosotros hablamos de la "Iglesia", nosotros no estamos hablando sobre una organización humana o una denominación. No es un producto de la historia o el resultado de un pensamiento planeado por el hombre.

 

La palabra "Iglesia" realmente significa "los llamamos para fuera." Cuando nosotros hablamos de la Iglesia, nosotros estamos hablando sobre el compañerismo mundial de todos los verdaderos creyentes que han sido convocados del mundo al Reino de Dios.

 

Para los propósitos de ministerio, este compañerismo mundial de creyentes es dividido en grupos locales de creyentes. Estos grupos locales también se llaman la Iglesia. Algunos de estos grupos locales han permanecido independientes. Otros han se unido en organizaciones como las Asambleas De Dios, Bautistas, Metodistas, etc.

 

Usted no se vuelve parte de la verdadera Iglesia uniéndose a una organización. Usted se vuelve parte de la verdadera Iglesia naciendo de nuevo en el Reino de Dios. Esto se hace confesando y arrepintiéndose del pecado y aceptando a Jesús como su Salvador personal. Después de que usted se vuelve un creyente, el plan de Dios es para usted volverse parte de un compañerismo local de creyentes que son parte de la verdadera Iglesia.

 

CÓMO LA IGLESIA EMPEZÓ

 

En el Antiguo Testamento la nación de Israel fue escogida como el grupo de personas a través de quién Dios se revelaría a las naciones del mundo. Una y otra vez, Israel falló en esta responsabilidad.

 

En los tiempos del Antiguo Testamento cuando Jesús vino a la tierra, Israel lo rechazó como su Mesías. Debido a esto, Dios levantó a otro de grupo de personas a través de quién Él sería revelado al mundo. Ese grupo se llama la Iglesia.

 

La primera mención de la palabra "Iglesia" ocurre cuando Jesús explicó cómo la Iglesia se construiría:

 

“Mas yo también te digo que tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18).

 

En este pasaje Jesús reveló a Pedro que él sería una de las piedras de la fundación espiritual de la primera iglesia. Esto significó que él sería importante en su crecimiento y desarrollo. El nombre de Pedro significa realmente "una piedrita”.

 

Jesús dijo entonces de Sí mismo, "... y sobre ESTA roca edificaré mi iglesia." Él indicó que la Iglesia se establecería sobre Él. Él sería LA roca en que la Iglesia fue construida. Habría muchas otras piedras menores (personas como Pedro). De hecho, se llaman los creyentes de "piedras vivientes" qué es parte de la estructura de la Iglesia:

 

“También vosotros sed edificados como piedras vivas en casa espiritual para ser un sacerdocio santo, a fin de ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por medio de Jesucristo” (1 Pedro 2:5).

 

La fundación de éstas "piedras vivientes" es una "Roca." Esa Roca es Jesús y Él define los límites de la Iglesia. Una Iglesia no es una verdadera Iglesia a menos que sea construida sobre el Señor Jesucristo.

 

Durante los años muchas denominaciones cristianas diferentes han se desarrollado para cumplir los propósitos de organización y ministerio. Pero si ellas son una verdadera Iglesia fundada en Cristo, ellas son toda la parte del un compañerismo mundial de creyentes:

 

“Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como habéis sido llamados a una sola esperanza de vuestro llamamiento. Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en todos” (Efesios 4:4-6).

 

Jesús dijo que "las puertas del Hades" no prevalecerían contra la verdadera Iglesia. Esto implica que la Iglesia experimentaría gran oposición de Satanás, pero no sería derrotada.

 

El libro de Hechos registra la primera oposición a la Iglesia (Hechos 8). A lo largo de la historia hasta el tiempo presente, la Iglesia ha recibido mucha oposición. Pero la Iglesia aún existe y continuará existiendo. Ella cumplirá los propósitos de Dios.

 

CÓMO LA IGLESIA SE DESCRIBE

 

La Biblia usa varias ilustraciones para describir la Iglesia. Estos ejemplos revelan mucho sobre la estructura y propósito de la Iglesia. Busque cada una de las referencias siguientes en su Biblia. La Iglesia se describe como:

 

Un Nuevo Hombre: Efesios 2:14-15

 

El Cuerpo de Cristo: Efesios 1:22-23; 5:30; 1 Corintios 12:27

 

El Templo o Construcción de Dios: Efesios 2:21-22; 1 Corintios 3:9,16: 1 Timoteo 3:15; 1 Pedro 2:5

 

Un Sacerdocio Real: 1 Pedro 2:5,9; Apocalipsis 1:6; 5:10

 

La Novia de Cristo: 2 Corintios 11:2; Mateo 25:6; Efesios 5:22-32

 

La Casa de Dios: Efesios 2:19

 

La Rebaño: Juan 10:1-29; 1 Pedro 5:3-4; Hebreos 13:20; Hechos 20:28

 

Hay sólo una Iglesia pero ella es referida en la Biblia de maneras diferentes: 

 

La Iglesia de Dios: Hechos 20:28; 1 Corintios 1:2; 10:32; 11:22; 15:9; 1 Timoteo 3:5; 1 Tesalonicenses 2:14

 

La Iglesia del Dios viviente: 1 Timoteo 3:15

 

La Iglesia de Cristo: Romanos 16:16

 

La Iglesia de los Primogénitos: Hebreos 12:23

 

La Iglesia de los Santos: 1 Corintios 14:33

 

El Pueblo de Dios: Hebreos 4:9; 1 Pedro 2:9-10

 

LOS PROPÓSITOS BÍBLICOS PARA LA IGLESIA

 

Hay muchos propósitos de la Iglesia revelados en la Biblia. Sus miembros deberán comprometidos en:

LA ADORACIÓN A DIOS:

El mayor propósito para lo que el hombre fue creado fue rendir culto a Dios. La adoración es un propósito central de la Iglesia. Estudie los versículos siguientes: 1 Pedro 2:5,9; 1 Corintios 14:26-27; Juan 4:23-24; Efesios 2:19-22.

 

SERVICIO DENTRO DEL CUERPO:

 

Los miembros de la Iglesia deben servir por ministrar a las necesidades unos de los otros:

 

n       Estas necesidades pueden ser necesidades materiales: Hechos 11:27-30; Hechos 6:1-6.

n       Los miembros deben compartir su sustancia libremente con otros: Hechos 2:44;4:32, 34,37.

n       Los miembros también deben mostrar cuidado por las necesidades espirituales dentro del Cuerpo de Cristo: Juan 15:1-7; Romanos 15:1-15; 1 Corintios 3:9; Gálatas 6:1; Colosenses 2:16-23; 1 Tesalonicenses 2:7-16.

 

COMPAÑERISMO:

 

n       El compañerismo de la Iglesia es basado en la unidad en Cristo: Efesios 4:4-6.

n       La Iglesia es hecho una en Cristo: Efesios 2:11-18. Cada miembro es igual ante el Señor: Efesios 2:19-20.

n       La Iglesia debe ser una comunidad de compañerismo en palabra, oración, y acciones: Hechos 2:41-47; 4:24,32-33; Efesios 2:20-22; 1 Juan.

n       Su compañerismo será unido con un propósito, mente, alma, y corazón: Hechos 1:14; 2:46; 4:24,32; 5:12; 15:25.

 

El compañerismo no sólo debe estar dentro de las iglesias individuales pero también entre las iglesias. Estudie los versículos siguientes que ilustran el compañerismo íntimo entre las Iglesias Primitivas:

 

n       Ellas reconocieron que eran una en Cristo con un vínculo común: Hechos 15:1; Romanos 15:26-27.

n       Ellas se comunicaban regularmente entre sí: Romanos 16:16; 1 Corintios 16:19-20; Filipenses 4:23.

n       Ellas ayudaban entre sí: Romanos 15:26; 1 Corintios 16:1-3.

n       Ellas apoyaron la labor de los apóstoles en otros campos: Filipenses 4:15-16.

n       Ellas compartieron las cartas de los apóstoles: Colossenses 4:16.

n       Ellas enviaron representantes entre sí: Hechos 11:22,23,27; 15:1,2; 1 Corintios 16:3,4.

n       Ellas se animaron entre sí como modelos de la fe: 2 Corintios 1:24; 9:2; 1 Tesalonicenses 1:7-10; 2:14.

n       Ellas cooperaron en la causa común de evangelización: 1 Tesalonicenses 1:8.

 

 

 

 

 

MISIÓN:

 

La Iglesia existe para misión, no sólo para reuniones de adoración y compañerismo. El propósito de ambos - Israel en el Antiguo Testamento y la Iglesia en el Nuevo Testamento – era revelar Dios al mundo.

En el Antiguo Testamento, Israel debería ser un testigo a las naciones irreligiosas alrededor de ellos. La estrategia de Dios era para las naciones venir y ver Su poder revelado en Israel. En el Nuevo Testamento, la estrategia de Dios fue diferente. Su plan era para la Iglesia ir a las naciones como Su testigo.

 

La verdadera misión de la Iglesia se resume en Efesios:

 

Todo esto es para que ahora sea dada a conocer, por medio de la iglesia, la multiforme sabiduría de Dios a los principados y las autoridades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que realizó en Cristo Jesús, nuestro Señor” (Efesios 3:10-11).

 

“El nos ha dado a conocer el misterio de su voluntad, según el beneplácito que se propuso en Cristo, a manera de plan para el cumplimiento de los tiempos: que en Cristo sean reunidas bajo una cabeza todas las cosas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra” (Efesios  1:9-10).

 

La misión de la Iglesia se resume como sigue:

 

1. La Iglesia debe presentar a Jesús al mundo como Señor y Salvador. La Iglesia debe llevar a las personas a una relación correcta con Jesús para que ellos puedan experimentar el perdón de pecados y la nueva vida.

 

2. A través del bautismo en agua, enseñanza, y predicación, la Iglesia debe establecer a los creyentes en la doctrina, principios, y prácticas del vivir cristiano. Ella debe enseñar a los convertidos a "observar todas las cosas" ordenadas en la Palabra de Dios.

 

3. La Iglesia debe organizar a los nuevos creyentes para funcionar en comunidades locales.

 

4. Éstos que son establecidos en la iglesia deben entonces repetir este proceso para ganar nuevos creyentes y establecer nuevas comunidades.

 

Estudie más sobre la misión de la Iglesia en los versículos siguientes:

 

n       Extender el Evangelio al mundo: Mateo 5:13-14; 28:18-20; Marcos 16:15-16; Lucas 24:45-49; Juan 20:19-23; Hechos 1:8.

n       Servir como sal de la tierra y luz del mundo: Mateo 5:13-16; Filipenses 2:14-16: 1 Juan 4:1.

n       Discipular los nuevos convertidos: Mateo 28:19-20; Hechos 20:27-28; Efesios 4:11-16; 1 Pedro 5:1-3.

 

LOS TIPOS DE CRECIMIENTO DE LA IGLESIA

 

Si la Iglesia cumple sus propósitos bíblicos, cuatro tipos de crecimiento resultarán:

 

EL CRECIMIENTO INTERIOR:

 

El crecimiento interior se refiere al crecimiento espiritual de las personas dentro de la iglesia.

 

EL CRECIMIENTO DE EXPANSIÓN:

 

El crecimiento de expansión es el crecimiento en números que ocurre cuando la misión de evangelización es cumplida por la Iglesia. Se ganan nuevos creyentes e les incorporan al Cuerpo de Cristo.

 

EL CRECIMIENTO DE EXTENSIÓN:

 

Una iglesia se extiende cuando empieza nuevas iglesias en culturas similares.

 

EL CRECIMIENTO DE LIGACIÓN:

 

El crecimiento de ligación ocurre cuando el Evangelio es compartido fuera de los límites culturales de la iglesia con personas de otra raza, grupo étnico, o nación.

 

Aquí está un diagrama que ilustra los tipos diferentes de crecimiento de la Iglesia:

 

 

Interior:

                      

 

 

Expansión:

                           

 

 

Extensión:

                           

 

 


Ligación:

         

 

 

 

Usted estudiará cada uno de estos tipos de crecimiento en los próximos cuatro capítulos que involucran la multiplicación dentro de la Iglesia local.

 

EL ESPÍRITU SANTO Y EL CRECIMIENTO DE LA IGLESIA

 

El Espíritu Santo es el poder espiritual detrás de todos los tipos de crecimiento de la iglesia:

 

“Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).

 

Este versículo muestra cómo el Espíritu Santo habilita:

 

          El Crecimiento Interior: Los discípulos recibirían una nueva experiencia espiritual en este derramamiento especial del Espíritu Santo. Esto les permitió que llevasen un poderoso testimonio del Evangelio.

 

          El Crecimiento de Expansión: La iglesia multiplicaría en Jerusalén.

 

          El Crecimiento de Extensión: La Iglesia se extendería para plantar las nuevas iglesias en otras culturas similares (Judea).

 

          El Crecimiento de Ligación: La Iglesia cruzaría los brechas culturales para alcanzar otras regiones como Samaria y hasta "el último de la tierra."

 

La Biblia enseña que el Espíritu Santo tiene muchos ministerios. Él estaba activo en la creación del mundo, fue la fuerza inspiradora de la Palabra escrita de Dios, estaba activo en la vida terrenal y ministerio de Jesús, y sirve muchas funciones al creyente.

 

El Espíritu Santo revela la verdad del Evangelio y atrae a los hombres y mujeres a la salvación. El Espíritu Santo incluso tiene un ministerio acerca de Satanás. Él es la fuerza espiritual refrenando y limitando el poder de Satanás (Isaías 49:19). Cada uno de Sus ministerios se discute en detalle en Curso del Instituto Internacional Tiempo de Cosecha titulado "El Ministerio Del Espíritu Santo."

 

El Espíritu Santo también tiene ministerios específicos que afectan el crecimiento y desarrollo de la Iglesia:

 

EL ESPÍRITU SANTO FORMÓ LA IGLESIA:

 

En el Día de Pentecostés registrado en Hechos 2:1-41 el Espíritu Santo formó la Iglesia. La Biblia enseña que la Iglesia es la habitación de Dios construida por el Espíritu Santo:

 

“Por lo tanto, ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Habéis sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y de los profetas, siendo Jesucristo mismo la piedra angular.  En él todo el edificio, bien ensamblado, va creciendo hasta ser un templo santo en el Señor. En él también vosotros sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu” (Efesios 2:19-22).

 

EL ESPÍRITU INSPIRA EL CULTO:

 

El culto de la Iglesia debe inspirarse por el Espíritu Santo:

 

“Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre busca a tales que le adoren. Dios es espíritu; y es necesario que los que le adoran, le adoren en espíritu y en verdad” (Juan 4:23-24).

 

“Porque nosotros somos la circuncisión: los que servimos a Dios en espíritu, que nos gloriamos en Cristo Jesús y que no confiamos en la carne” (Filipenses 3:3).

 

EL ESPÍRITU DIRIGE LAS ACTIVIDADES MISIONERAS:

 

Esto es evidente en el registro de las actividades misioneras de la primera Iglesia:

 

“El Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro." (Hechos 8:29).

 

“Atravesaron la región de Frigia y de Galacia, porque les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia. Cuando llegaron a la frontera de Misia, procuraban entrar en Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió.

En cuanto vio la visión, de inmediato procuramos salir para Macedonia, teniendo por seguro que Dios nos había llamado para anunciarles el evangelio” (Hechos 16:6,7, 10).

 

“Mientras ellos ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: "Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado. Por lo tanto, siendo enviados por el Espíritu Santo, ellos descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre” (Hechos 13:2,4).

 

EL ESPÍRITU SELECCIONA A LOS MINISTROS:

 

Algunas denominaciones fijan o eligen a ministros para servir en la Iglesia. Muchas personas van a universidad o seminario ser entrenados como ministros. Pero el requisito establecido por las Escrituras es que el ministro sea llamado y seleccionado por el Espíritu Santo:

 

“Tened cuidado por vosotros mismos y por todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo os ha puesto como obispos, para pastorear la iglesia del Señor, la cual adquirió para Sí mediante su propia sangre” (Hechos 20:28).

 

EL ESPÍRITU UNGE A LOS PREDICADORES:

 

Pablo escribió:

 

“Ni mi mensaje ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder” (1 Corintios 2:4).

 

EL ESPÍRITU GUÍA LAS DECISIONES:

 

El capítulo de Hechos 15 archivos una reunión especial de líderes para discutir los varios problemas en la Iglesia. Su decisión final fue guiada por el Espíritu Santo:

 

“Porque ha parecido bien al Espíritu Santo y a nosotros no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias” (Hechos 15:28).

EL ESPÍRITU BAUTIZA LA IGLESIA CON EL PODER:

 

El libro de Actos abre con el registro de este gran evento:

 

“Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. Y de repente vino un estruendo del cielo, como si soplara un viento violento, y llenó toda la casa donde estaban sentados. Entonces aparecieron, repartidas entre ellos, lenguas como de fuego, y se asentaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en distintas lenguas, como el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:1-4).

 

Este bautismo era la fuerza poderosa detrás del interior, expansión, la extensión, y ponteando los crecimientos de la Iglesia grabados en el resto del libro de Actos.

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

_____________________________________________________________________

 

2. ¿De quien la verdadera Iglesia se compone?

_____________________________________________________________________

 

3. ¿Cómo hizo la salida de la Iglesia?

_____________________________________________________________________

 

4. Había varias ilustraciones usadas en la Biblia para describir la Iglesia. ¿Usted puede recordar tres de ellos por lo menos?

_____________________________________________________________________

 

5. ¿Qué se discuten los cuatro propósitos de la Iglesia en esta lección?

_____________________________  _______________________________

_____________________________  _______________________________

 

6. El nombre y brevemente define cuatro tipos de crecimiento de la iglesia.

_________________________________  _______________________________

 

7. Este capítulo discutió siete propósitos del espíritu santo respecto al crecimiento de la iglesia y desarrollo. ¿Cuántos usted puede listar?

_____________________________________________________________________

_____________________________________________________________________

 

 

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo de este manual.)

 

 

PARA ESTUDIO ADICIONAL

 

1. Aquí son algunas pautas por reconocer la verdadera Iglesia. Es una Iglesia que es:

 

Doctrinalmente Correcta: Todas las enseñanzas son basadas en la Palabra escrita de Dios.

 

Compuesta de Miembros Regenerados: Las vidas de sus miembros han sido cambiadas por el poder de Dios.

 

Adoradora: Adora al verdadero Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo.

 

Evangelística: Está activamente envuelta en la misión de alcanzar el mundo con el Evangelio de Jesucristo.

 

2. Aquí están algunas pautas para reconocer una Iglesia falsa. Es una iglesia que es:

 

Doctrinalmente Incorrecta: Ella da énfasis a porciones seleccionadas de la Palabra de Dios y elimina otras porciones. Ella no toma la Palabra de Dios literalmente. Ella acepta las enseñanzas de hombres que contradicen la Palabra de Dios.

 

Sectaria: Talvez tengan divisiones dentro de la iglesia y ella busca causar la división en general dentro del Cuerpo de Cristo. Vea a Romanos 16:17-18; Hechos 20:29,30; Efesios 4.

 

Controladota: Una iglesia falsa intentará controlar las vidas y acciones de sus miembros de una manera dominante.

 

Compuesta de miembros no regenerados: Las personas continúan viviendo en los viejos estilos de vida pecadores.

 


Capítulo Seis

 

EL CRECIMIENTO INTERIOR

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

n       Escribir el Versículo Llave de memoria.

n       Explicar lo que significa el crecimiento "interior" de la iglesia.

n       Definir "crecimiento espiritual."

n       Identificar las evidencias del crecimiento espiritual.

n       Explicar el ministerio del Espíritu Santo con respecto al crecimiento interior de la Iglesia.

n       Identificar las condiciones de crecimiento en el mundo natural que se parangona aquellos en el mundo espiritual.

 

VERSÍCULO LLAVE:

 

“Y no aferrándose a la cabeza, de la cual todo el cuerpo, nutrido y unido por coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios” (Colossenses 2:19).

 

INTRODUCCIÓN

 

En el último capítulo usted aprendió que hay cuatro tipos de crecimiento en el plan de Dios para la multiplicación de la iglesia. La Iglesia debe multiplicarse a través del crecimiento interior, de expansión, de extensión, y de ligación. Esta lección enfoca en el crecimiento interior de la Iglesia.

 

EL CRECIMIENTO INTERIOR

 

Cuando nosotros hablamos de "crecimiento interior" de la Iglesia, nosotros estamos refiriéndonos al crecimiento espiritual y desarrollo de sus miembros. La Iglesia crece en la medida que sus miembros individuales crecen espiritualmente.

 

La Iglesia no sólo debe crecer en la cantidad a través de la extensión, la expansión, y ligación, también debe crecer en calidad. El crecimiento en la calidad es el crecimiento interior o espiritual.

 

Pablo se refirió a este proceso, mientras comparándolo al crecimiento interior en el cuerpo natural:

 

“Y no aferrándose a la cabeza, de la cual todo el cuerpo, nutrido y unido por coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios” (Colossenses 2:19).

 

El "crecimiento que da Dios" se refiere al crecimiento espiritual. Cuando los miembros crecen espiritualmente, la Iglesia experimenta el crecimiento interior. El Cuerpo entero se nutre y aumenta con el crecimiento que da Dios.

El crecimiento espiritual es un aumento en madurez espiritual que produce el desarrollo de la vida de Cristo en el creyente. Es el crecimiento en el conocimiento de Jesús:

 

“Más bien, creced en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén” (2 Pedro 3:18).

 

Es el crecimiento en Jesús:

 

“Sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo” (Efesios 4:15).

 

El crecimiento espiritual significa disminución del ego y aumento de la vida de Cristo en usted:

 

“A él le es preciso crecer, pero a mí menguar” (Juan 3:30).

 

El crecimiento espiritual no viene automáticamente como resultado de la duración de tiempo que uno ha sido un creyente. Es resultado del desarrollo de la vida de Cristo en el creyente.

 

Las evidencias del crecimiento espiritual incluyen:

 

1.  Un aumento en el conocimiento espiritual.

2.  La aplicación apropiada de ese conocimiento a la vida y ministerio.

3.  Un deleite más profundo en las cosas espirituales.

4.  Un amor mayor para Dios y otros.

5.  El desarrollo de calidades espirituales similares a Cristo. (El fruto espiritual).

6.  Un aumento en el deseo y habilidad de compartir el Evangelio con otros.

7.  El desarrollo y el uso eficaz de dones espirituales.

 

El crecimiento es el resultado natural de la vida. Si hay vida espiritual en una iglesia, resultará en crecimiento interior así como en los crecimientos de expansión, extensión, y ligación.

 

EL ESPÍRITU SANTO Y EL CRECIMIENTO INTERIOR

 

En el último capítulo usted aprendió del ministerio del Espíritu Santo a la iglesia. El Espíritu Santo:

 

n       Forma la Iglesia.

n       Inspira su adoración.

n       Dirige sus actividades misioneras.

n       Selecciona a sus ministros.

n       Unge a sus predicadores.

n       Guía sus decisiones.

n       Bautiza con poder.

 

Además de estos ministerios en la Iglesia, el Espíritu Santo tiene funciones importantes con respecto al crecimiento interior de la Iglesia. Éstos incluyen:

 

 

CONVICCIÓN DE PECADO:

 

El crecimiento espiritual es impedido por el pecado. El Espíritu Santo declara a los creyentes culpables de pecado:

 

"Cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. En cuanto a pecado, porque no creen en mí; en cuanto a justicia, porque me voy al Padre, y no me veréis más; y en cuanto a juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado” (Juan 16:8-11).

 

Cuando el Espíritu Santo declara a nosotros culpables de pecado, entonces nosotros podemos seguir el orden...

 

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

 

REGENERACIÓN:

 

"Regeneración" significa cambio. El Espíritu Santo cambia las vidas de los creyentes. Y tal cambio trae el crecimiento interior:

 

“Él nos salvó, no por las obras de justicia que nosotros hubiésemos hecho, sino según su misericordia; por medio del lavamiento de la regeneración y de la renovación del Espíritu Santo” (Tito 3:5).

 

SANTIFICACIÓN:

 

Santificación significa "separado hacia Dios." Esta separación produce el crecimiento espiritual:

 

“Pero nosotros debemos dar gracias a Dios siempre por vosotros, hermanos amados del Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, por la santificación del Espíritu y fe en la verdad” (2 Tesalonicenses 2:13).

 

HABITACIÓN:

 

El Espíritu Santo habita o vive en la vida de los creyentes. El propósito de esta habitación es fortalecer la nueva naturaleza recibida a través de la salvación:

 

“¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que mora en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” (1 Corintios 6:19).

 

“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (1 Corintios 3:16).

 

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

 

“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y así jamás satisfaréis los malos deseos de la carne. Porque la carne desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu lo que es contrario a la carne. Ambos se oponen mutuamente, para que no hagáis lo que quisierais. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley” (Gálatas 5:16-18).

 

FORTALECIENDO:

 

La fuerza y el crecimiento están relacionados. Usted se pone fuerte mientras usted crece. Usted toma la fuerza para crecer. El crecimiento interior pasa por el fortalecimiento del Espíritu Santo:

 

“A fin de que, conforme a las riquezas de su gloria, os conceda ser fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior” (Efesios 3:16).

 

UNIDAD:

 

La unidad trae el crecimiento interior a la Iglesia:

 

“Pero el que se une con el Señor, un solo espíritu es” (1 Corintios 6:17).

 

“Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un solo Espíritu” (1 Corintios 12:12-13).

 

INTERCESIÓN:

 

La intercesión del Espíritu Santo edifica espiritualmente al creyente:

 

“Y asimismo, también el Espíritu nos ayuda en nuestras debilidades; porque cómo debiéramos orar, no lo sabemos; pero el Espíritu mismo intercede con gemidos indecibles” (Romanos 8:26).

 

“Pero vosotros, oh amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe y orando en el Espíritu Santo” (Judas 20).

 

“Orando en todo tiempo en el Espíritu con toda oración y ruego, vigilando con toda perseverancia y ruego por todos los santos” (Efesios 6:18).

 

GUÍA:

 

El Espíritu Santo guía a los creyentes en la verdad de la Palabra de Dios que trae el crecimiento espiritual:

 

“Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; pues no hablará por Sí solo, sino que hablará todo lo que oiga y os hará saber las cosas que han de venir” (Juan 16:13).

 

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios” (Romanos 8:14).

 

REVELACIÓN:

 

El Espíritu Santo revela las verdades de la Palabra de Dios a un creyente que produce el crecimiento espiritual:

 

“Pero a nosotros Dios nos las reveló por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las cosas profundas de Dios” (1 Corintios 2:10).

 

AMOR:

 

Las personas crecen espiritualmente en una atmósfera de amor:

 

“Y la esperanza no acarrea vergüenza, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado” (Romanos 5:5).

 

CONFORMANDO:

 

El Espíritu Santo trabaja internamente para conformar a los creyentes a la imagen de Jesús:

 

“Por tanto, todos nosotros, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18).

 

ENSEÑANDO:

 

Nosotros crecemos espiritualmente cuando nosotros crecemos en el conocimiento de Dios. El Espíritu Santo es nuestro maestro residente:

 

“Y en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Pero, como la misma unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no falsa, así como os enseñó, permaneced en él” (1 Juan 2:27).

 

CONVICCIÓN:

 

La duda impide el crecimiento espiritual. El Espíritu Santo elimina la duda dando convicción de salvación:

 

“El Espíritu mismo da testimonio juntamente con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios” (Romanos 8:16).

 

“Y el que guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él. Y por esto sabemos que él permanece en nosotros: por el Espíritu que nos ha dado” (1 Juan 3:24).

 

 

LIBERTAD:

 

Las restricciones limitan el crecimiento. El Espíritu Santo da libertad del pecado y de las tradiciones de los hombres:

 

“Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte” (Romanos 8:2).

 

“Ahora el Señor es ese Espíritu: y donde el Espíritu del Señor es, hay libertad” (2 Corintios 3:17).

 

CONFORTANDO:

 

La depresión y desaliento el crecimiento espiritual posterior. El Espíritu Santo proporciona el consuelo:

 

“Entonces por toda Judea, Galilea y Samaria la iglesia tenía paz. Iba edificándose y vivía en el temor del Señor, y con el consuelo del Espíritu Santo se multiplicaba” (Hechos 9:31).

 

“Este es el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Vosotros lo conocéis, porque permanece con vosotros y está en vosotros. Pero el Consolador, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os hará recordar todo lo que yo os he dicho” (Juan 14:17, 26).

 

VIVIFICANDO:

 

Uno de los ministerios del Espíritu Santo en la vida de Jesús era levantarlo de los muertos.

 

“Y si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos mora en vosotros, el que resucitó a Cristo de entre los muertos también dará vida a vuestros cuerpos mortales mediante su Espíritu que mora en vosotros” (Romanos 8:11).

 

Si usted no madura espiritualmente, usted se vuelve "muerto" espiritualmente. Cesa el proceso de crecimiento. Es el poder del Espíritu Santo que lo vivifica de nuevo a la vida espiritual.

 

DEMOSTRANDO EL PODER:

 

Pablo dijo:

 

“Ni mi mensaje ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios” (1 Corintios 2:4-5).

 

La demostración de poder por el Espíritu Santo aumenta su fe en Dios.

 

 

CAPACITANDO PARA DAR TESTIMONIO:

 

El poder especial para dar testimonio es LA verdadera evidencia que uno se ha bautizado en el Espíritu Santo:

 

“Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).

 

Los creyentes espiritualmente maduros serán reproductivos testigos del Evangelio.

 

BAUTIZANDO:

 

La Iglesia experimenta el crecimiento interior a través del bautismo del Espíritu Santo:

 

“Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en distintas lenguas, como el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:4).

 

El bautismo en el Espíritu Santo produce el desarrollo de los dones espirituales y fructifica en las vidas de los creyentes.

 

DANDO LOS DONES ESPIRITUALES:

 

Los dones espirituales son importantes al crecimiento interior de la Iglesia porque ellos "edifican" los creyentes. "Edificar" significa "construir y promover el crecimiento espiritual." (Usted aprenderá más sobre los dones espirituales en la próxima lección.)

 

DESARROLLANDO EL FRUTO ESPIRITUAL:

 

El fruto espiritual es la naturaleza del Espíritu revelada en la vida del creyente. Se refiere a calidades espirituales que deben ser evidente en las vidas de todos los creyentes.

 

El fruto espiritual es evidencia del crecimiento espiritual. Como la fruta en el mundo natural, es un producto que es el resultado del proceso de vida. Así como la fruta toma tiempo para desarrollar en el mundo natural, el fruto espiritual toma tiempo para desarrollar. Es el producto del crecimiento interior en la vida del creyente.

 

Aquí está una lista del fruto espiritual del Espíritu Santo:

 

“Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley” (Gálatas 5:22-23).

 

Dios quiere que usted crezca en:

 

Amor: afecto, cuidado, y preocupación profunda.

 

Alegría: alegría, deleite, y júbilo que no son dependientes de las circunstancias de  la vida.

 

Paz: Quietud, calma, armonía; la ausencia de disputa, ansiedad, y preocupación.

Paciencia: la habilidad de llevar una situación insoportable alegremente.

 

Benignidad: Una manera apacible; no severo, violento o fuerte; bondad, quietud, respeto a otros.

 

Bondad: actos de santidad y rectitud.

 

Fe: Una actitud de confianza hacia Dios.

 

Mansedumbre: Fuerza controlada.

 

Dominio Propio: Moderación en las emociones, pensamientos, y acciones; el autodominio[3]. 

 

LAS CONDICIONES PARA EL CRECIMIENTO

 

En el mundo natural hay ciertas condiciones requeridas para el crecimiento y desarrollo del fruto. Estas condiciones naturales son paralelas de factores espirituales necesarios para el crecimiento del fruto de madurez espiritual. Aquí son algunos de estos paralelos:

 

VIDA:

 

El crecimiento es imposible sin la vida. El desarrollo de la fruta empieza con una semilla. Debe haber vida en la semilla, o no crecerá. En la parábola del sembrador, la "semilla" es la Palabra de Dios. El crecimiento viene por la semilla de la Palabra:

 

“Desead como niños recién nacidos la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1 Pedro 2:2).

 

Jesús era la manifestación visible de la Palabra de Dios, la Semilla, y en Él la vida estaba:

 

“En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres” (Juan 1:4).

 

“Porque así como el Padre tiene vida en Sí mismo, así también dio al Hijo el tener vida en Sí mismo” (Juan 5:26).

 

Jesús vino a plantar esta semilla de vida en nosotros para habilitar nuestro crecimiento espiritual:

 

“El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

 

LA TIERRA APROPIADA:

 

La semilla de la Palabra de Dios debe tener la tierra buena para desarrollarse debidamente. Lea la parábola del sembrador en Marcos 4. Sólo la semilla que cayó en la tierra buena trajo el crecimiento espiritual:

“Y aquellos que fueron sembrados en buena tierra son los que oyen la palabra, la reciben y producen fruto a treinta, a sesenta y a ciento por uno." (Marcos 4:20).

 

Usted debe preparar la "tierra" de su corazón y mente importar recibir la semilla de la Palabra de Dios.

 

AGUA:

 

El agua es necesaria para el crecimiento en el mundo natural. Dios prometió:

 

“Porque yo derramaré aguas sobre el suelo sediento, y torrentes sobre la tierra seca. Derramaré mi Espíritu sobre tus descendientes, y mi bendición sobre tus vástagos” (Isaías 44:3).

 

Esto derramar es un ungiendo del Espíritu Santo de que el agua es un símbolo:

 

“Yo verteré de mi espíritu en su semilla” (Isaías 44:3, Traducción del Original). 

 

“El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior” (Juan 7:38).

 

El agua del Espíritu Santo lleva la semilla de la Palabra de Dios a tomar la raíz en los corazones de hombres y mujeres que están espiritualmente muertos:

 

“Si me habéis conocido a mí, también conoceréis a mi Padre; y desde ahora le conocéis y le habéis visto. Le dijo Felipe: --Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: --Tanto tiempo he estado con vosotros, Felipe, ¿y no me has conocido? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?” (Job 14:7-9).

 

LUZ:

 

Es la contestación a la luz que causa el crecimiento en el mundo natural. El crecimiento espiritual ocurre en contestación a la luz espiritual. Esa luz es Jesús:

 

“En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres” (Juan 1:4).

 

“Jesús les habló otra vez a los fariseos diciendo: --Yo soy la luz del mundo. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12).

 

AIRE:

 

El aire es sacado por la planta natural de la atmósfera que la rodea. El aire es necesario al crecimiento. En la Biblia el Espíritu Santo se compara al soplo o un viento:

 

“El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; pero no sabes nada dónde viene ni a dónde va. Así es cuando un hombre nace del soplo del espíritu” (Juan 3:8, Traducción del Original).

 

El Espíritu Santo sopla la vida en la Semilla de la Palabra de Dios. El crecimiento espiritual y el desarrollo del fruto es el resultado.

 

ESPACIO:

 

En la parábola del sembrador la competición por el espacio causó que algunas plantas murieron:

 

“Y el que fue sembrado en espinos, éste es el que oye la palabra, pero las preocupaciones de este mundo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y queda sin fruto” (Mateo 13:22).

 

La competición de las cosas del mundo puede estrangular la semilla de la Palabra de Dios y puede prevenir el crecimiento espiritual.

 

REPOSO:

 

Un periodo de reposo (llamado “inactividad” o “letargo”) ocupa una estación específica del ciclo de desarrollo de las plantas en el mundo natural. Es un tiempo de reposo de la planta y es la estación que precede la primavera del crecimiento rápido. Durante la inactividad, la planta parece que está muerta. Pero no está muerta. La semilla de vida todavía está viva dentro de ella.

 

A veces un individuo o una iglesia puede aparecer como si no fuese espiritualmente creciente. Pero si la semilla de la Palabra de Dios se ha plantado propiamente, el crecimiento interior ocurrirá a tiempo (Salmos 1).

 

Así como en el mundo natural, la inactividad espiritual precede el periodo de crecimiento rápido y desarrollo. Espere pacientemente por el proceso de crecimiento interior para multiplicar el fruto espiritual:

 

“Por lo tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. He aquí, el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardándolo con paciencia hasta que reciba las lluvias tempranas y tardías” (Santiago 5:7).

 

SISTEMA DE RAÍZ:

 

Las raíces son necesarias para fijar y suplir los nutrientes a la planta. Salmos 1 dice cómo desarrollar el sistema de la raíz en su vida espiritual:

 

“Bienaventurado el hombre que no anda según el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los burladores. Más bien, en la ley de Jehová está su delicia, y en ella medita de día y de noche. Será como un árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto a su tiempo y cuya hoja no cae. Todo lo que hace prosperará” (Salmos 1:1-3).

 

MUERTE:

 

“De cierto, de cierto os digo que a menos que el grano de trigo caiga en la tierra y muera, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto” (Juan 12:24).

“Necio, lo que tú siembras no llega a tener vida a menos que muera” (1 Corintios 15:36).

 

La vida espiritual depende de la muerte a las cosas del mundo. Requiere la muerte al pecar, a los deseos mundanos, y placeres. La muerte al mundo resulta en el desarrollo del fruto de la similitud de Cristo en su vida.

 

ATADO A LA VID:

 

Para llevar fruto en el mundo natural una rama debe atarse a la planta principal. Si la rama está separada de la fuente principal de vida de la vid o tronco ella no llevará fruto.

 

Jesús es la vid y nosotros somos las ramas. Para llevar fruto espiritual nosotros debemos mantener nuestra relación con Él:

 

"Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Toda rama que en mí no está llevando fruto, la quita; y toda rama que está llevando fruto, la limpia para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como la rama no puede llevar fruto por Sí sola, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros las ramas. El que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto. Pero separados de mí, nada podéis hacer” (Juan 15:1-5).

 

PODANDO:

 

Podar es necesario en el mundo natural si una planta desea permanecer reproductiva y llevar fruto. Cuando un granjero recorta una planta él corta las ramas improductivas para hacer con que la planta produzca más fruto. Él quita todo que impediría el crecimiento de la planta.

 

Podar también es necesario en el mundo espiritual. La poda espiritual es la corrección por Dios. La Biblia también lo llama de disciplina. Cuando Dios "poda" Él quita de su vida todo que impediría su crecimiento espiritual. Este proceso es necesario si usted desea llevar fruto espiritual:

 

“Toda rama que en mí no está llevando fruto, la quita; y toda rama que está llevando fruto, la limpia para que lleve más fruto” (Juan 15:2).

 

A veces usted no siega los beneficios de la poda porque usted culpa a Satanás cuando es Dios quien realmente está trayendo las circunstancias para su vida con el propósito de corregirlo (podarlo). El propósito de la corrección de Dios se da en Oseas 6:1:

 

“¡Venid y volvámonos a Jehová! Porque él arrebató, pero nos sanará; él hirió, pero nos vendará” (Oseas 6:1).

 

El podar resulta en un retorno a Dios. Sólo volviendo a Él es que usted será espiritualmente reproductivo y lleva el fruto del Espíritu Santo.

 

 

EL CLIMA:

 

El clima es importante al desarrollo del fruto. En el mundo natural se desarrollan muchos tipos de fruta en ambientes que son especialmente controlados. Ellos crecen en edificios llamados "casas calientes" con temperaturas específicas. Ellos son protegidos del ambiente real del mundo externo.

 

Si usted toma una planta de la "casa caliente" y la mueve para fuera, ella pronto morirá porque sólo ha vivido en un ambiente controlado. No puede resistir al ambiente del mundo real. Espiritualmente hablando, usted no debe ser un cristiano de una "casa caliente" que parece bueno en las escenas controladas pero se marchita en el contacto con el mundo real.

 

 

 

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

2. ¿Qué nosotros queremos decir cuándo nosotros hablamos del crecimien