Administración

Por

Objetivos

 

 

 

 

 

Este manual es un de los cursos de varios módulos del plan de estudios que lleva a los creyentes de la visualización a través de la delegación, multiplicación, organización, y movilización para lograr la meta de evangelización. 

 

Para informaciones adicionales sobre los cursos escriba a: 

 

 

Harvestime International  Institute

Instituto Internacional Tiempo de Cosecha

3092 Sultana Dr. 

Madera, California 93637, 

USA 

 

 

 

© Harvestime International  Institute

 

 

 

 

 


CONTENIDO

 

 

Cómo Usar Este Manual,

Sugerencias Para el Estudio en Grupo,

Introducción,

Objetivos del Curso,

 

1. Una Introducción a la Administración por Objetivos

 

2. Un Dios de Propósitos

 

3. Propósito

 

4. Planificación

 

5. Personas y Procedimientos: Implementando el Plan

 

6. Perfeccionando: Evaluando el Plan

 

Apéndices:

 

          Introducción

          Apéndice Uno: Declaración Doctrinal

          Apéndice Dos: Declaración de Propósito

          Apéndice Tres: Organización General

          Apéndice Cuatro: Organizando las Personas para el Ministerio

          Apéndice cinco: Planeando

 

Respuestas de la Sección “Prueba Personal”,

 


CÓMO USAR ESTE MANUAL

 

EL FORMATO DEL MANUAL

 

Cada lección consiste de: 

 

Objetivos:  Éstas son las metas que usted debe lograr estudiando el capítulo. Léalos antes de empezar la lección. 

 

Versículo Llave: Este versículo da énfasis al concepto principal del capítulo.  Memorícelo. 

 

Contenido del Capítulo:  Estudie cada sección. Use su Biblia para buscar cualquier referencia que no fue imprimada en el manual.   

 

Prueba Personal:  Haga esta prueba después de que usted terminar de  estudiar el capítulo.  Intente contestar las preguntas sin usar su Biblia o este manual.  Cuando usted ha concluido esta prueba, verifique sus respuestas en la sección de las respuestas proporcionada al final del manual.  

 

Para Estudio Adicional:  Esta sección le ayudará a continuar su estudio de la Palabra de Dios, mejorará sus habilidades de estudio, y aplicará lo que usted ha aprendido a su vida y ministerio. 

 

Examen Final:  Si usted esta matriculado en este curso para recibir los créditos e diploma, usted recibió un examen final juntamente con este curso.  En la conclusión de este curso, usted debe completar este examen y debe devolverlo para obtener el grado. 

 

 

MATERIALES ADICIONALES NECESARIOS

 

Usted necesitará solamente de una versión de la Biblia Reina Valera Actualizada. 

 

 

SUGERENCIAS PARA EL ESTUDIO EN GRUPO

 

PRIMERA REUNIÓN

 

Abriendo:  Abra con oración e introducciones.  Conozca y matricule a los estudiantes. 

 

Establezca los Procedimientos Del Grupo: Determine quién conducirá las reuniones, el horario, lugar, y fechas para las sesiones. 

 

Alabanza Y Adoración: Invite la presencia del Espíritu Santo en su sesión de entrenamiento. 

 

Distribuya los Manuales A los Estudiantes: Introduzca el título del manual, formato, y objetivos del curso proporcionados en las primeras páginas del manual. 

 

Haga La Primera Tarea: Los estudiantes leerán los capítulos determinados y harán la prueba personal para la próxima reunión. El número de capítulos que usted enseñará por sesión dependerá del tamaño del capítulo, contenido, y de las habilidades de su grupo. 

 

SEGUNDA Y LAS REUNIONES SIGUIENTES

 

Abriendo: Ore. Dé las bienvenidas y matricule a cualquier nuevo estudiante. También dales un manual.  Vea quien está presente o ausente. Tenga un tiempo de alabanza y adoración. 

 

Revisión: Presente un breve resumen de lo que usted enseñó en la última reunión. 

 

Lección: Discuta cada sección del capítulo usando los TÍTULOS EN LETRAS MAYÚSCULAS Y EN NEGRITO como un esbozo de la enseñanza.  Pida a los estudiantes que hagan preguntas o comentarios sobre lo que ellos han estudiado. Aplique la lección a las vidas y ministerios de sus estudiantes. 

 

Prueba Personal: Repase con los estudiantes la prueba que ellos han completado.  (Nota: Si usted no quiere que los estudiantes tengan el acceso a las respuestas, usted puede quitar las páginas con las respuestas en la parte final de cada manual). 

 

Para Estudio Adicional: Usted puede hacer estos proyectos en una base individual o en grupo. 

 

Examen Final: Si su grupo está matriculado en este curso para los créditos y Diploma usted recibió un examen final con este curso. Reproduzca una copia para cada estudiante y administre el examen en la conclusión de este curso. 

 

 


Módulo: Organización

Curso: Administración Por Objetivos

    

 

INTRODUCCIÓN

 

"Administración Por Objetivos" es un método para dirigir el ministerio cristiano en una manera ordenada y eficaz. No es bastante conocer simplemente la voluntad de Dios para su vida y ministerio. Usted debe hacer planes definidos para cumplir su llamado espiritual. Usted debe aprender a trabajar con Dios para cumplir Su propósito y planes.

 

Un problema serio con muchos líderes cristianos es dice respecto a organización y administración de los recursos espirituales que Dios les ha dado. Si los obreros para la cosecha espiritual son pocos, como la Biblia indica, entonces ellos deben ser eficazmente organizados y administrados.

 

La disciplina de la planificación organizada para el ministerio de ninguna manera restringe la libertad del Espíritu Santo. Muy por lo contrario, lo hace sensible más aun porque usted toma una decisión consciente para buscar el propósito y planes de Dios. Su fe ayuda a ejecuta el plan de Dios, pues Dios siempre responde a la fe en acción.

 

Este curso le ayudará a cumplir el ministerio a que Dios lo ha llamado. Usted formulará un propósito para el ministerio en armonía con el propósito y planes de Dios. Usted aprenderá a establecer objetivos, implementar planes, y evaluar los resultados.

 

El Apéndice de este estudio contiene ejemplos para ayudarlo en la organización práctica del ministerio dentro del compañerismo de la iglesia local.

 

Este curso es el tercero en una serie de tres en el “Módulo Organización” del entrenamiento ofrecido por la Red Internacional Tiempo de Cosecha. "Principios Bíblicos de Administración” y “Análisis Ambiental” son los dos otros que preceden este curso.

 

Se recomienda que estos tres cursos se estudien en su orden sugerido para el entendimiento apropiado del liderazgo, de la planificación, y organización necesaria para el ministerio eficaz.

 

Antes de que usted haga planes es necesario conocer los principios bíblicos de la administración. Usted también debe tener analizado el ambiente en que usted está ministrando. Este curso asume que usted tiene conocimiento de los "Principios Bíblicos de Administración” y del “Análisis Ambiental”.

 

 

 

 


OBJETIVOS DEL CURSO

 

Al concluir este curso usted será capaz de:

 

¾                  Definir “Administración Por Objetivos."

¾                  Resumir las fundaciones bíblicas de planear.

¾                  Identificar el propósito de Dios.

¾                  Formular una Declaración de Propósitos para el ministerio.

¾                  Establecer los objetivos del ministerio.

¾                  Organizar los recursos espirituales para lograr los objetivos.

¾                  Evaluar sus actividades para perfeccionar su ministerio.

¾                  Aplicar la “administración por objetivos" en la iglesia local.

¾                  Aplicar la “administración por objetivos" en su vida personal y ministerio.

 


Capítulo Uno

 

UNA INTRODUCCIÓN A LA

ADMINISTRACIÓN POR OBJETIVOS

 

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

¾                  Definir "Administración Por Objetivos."

¾                  Explicar la importancia de la "Administración Por Objetivos."

¾                  Tratar con la oposición a "Administración Por Objetivos."

 

 

VERSÍCULO LLAVE:

 

“Pero hágase todo decentemente y con orden” (1 Corintios 14:40).

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

"Administración" es el proceso de lograr los planes a través de los recursos humanos, materiales, y espirituales.

 

“Administración por Objetivos" es un procedimiento para planear y llevar a cabo el ministerio en una manera ordenada y eficaz. La Biblia declara:

 

“Pero hágase todo decentemente y con orden” (1 Corintios 14:40).

 

Desde el inicio del registro bíblico, Dios hizo planes y comunicó estos al hombre e a la mujer que cuidadosamente los registraron y observaron.

 

Dios hizo Moisés preparar un plan escrito para la construcción del tabernáculo. Él dio los planes a David para el templo. Él hizo Ezequías escribir su visión de una manera clara y ordenada.

 

Esta lección introduce "Administración Por Objetivos." Usted aprenderá lo que involucra, su importancia, y cómo tratar con cualquier oposición que usted pueda encontrar.

 

ADMINISTRACIÓN POR OBJETIVOS

 

“Administración Por Objetivos" es exactamente lo que el título refleja. Es la administración del ministerio por medio de objetivos. “Administración" es otra palabra para "mayordomía." "Mayordomos" o "administradores" son responsables por algo confiado a ellos por alguien más. Como un creyente, usted es mayordomo de los recursos espirituales que Dios le ha dado y qué incluyen:

 

El Evangelio: Cada creyente es mayordomo del Evangelio. Nosotros debemos compartir su mensaje con otros.

 

Las Finanzas: Cada creyente es mayordomo del dinero que Dios da personalmente a él. Aquellos que se ocupan de los fondos del ministerio de una iglesia o organización cristiana también son mayordomos de estos fondos.

 

Los Recursos Materiales del Ministerio: como los edificios de la iglesia, propiedades, y equipos.

 

Los Dones Espirituales: Cada creyente tiene por lo menos un don espiritual. Usted es mayordomo de su don espiritual y de su lugar de ministerio en el Cuerpo de Cristo.

 

Otros Creyentes: Dios usa las personas, no los programas, para construir Su Reino. Administración o mayordomía involucra personas. Si usted es un líder, usted es responsable por las personas que trabajan con usted en el ministerio. Usted debe ayudarlas a crecer espiritualmente y desarrollar sus propios dones espirituales para la obra del ministerio.

 

Usted debe ser un buen mayordomo o administrador de estos recursos. El requisito principal a los mayordomos es que ellos deben ser fieles:

 

“Ahora bien, lo que se requiere de los mayordomos es que cada uno sea hallado fiel” (1 Corintios 4:2).

 

Para ser un buen administrador o mayordomo, usted debe hacer planes. La palabra “objetivos" es otra palabra para "planes" o "metas." Así, "Administración Por Objetivos" significa "hacer planes para ser un buen administrador de los recursos espirituales que Dios le da."

 

Jesús dijo una parábola en Mateo 25:14-30 sobre siervos cuyo amo les dio recursos llamados de “talentos." Les dijeron para ser buenos mayordomos y usar los fondos sabiamente. Cada hombre menos uno tenía un plan y con éxito lo realizó. Se juzgó al hombre que no hizo un plan para sus recursos y no usó su talento como un siervo infiel.

 

Jesús animó la planificación:

 

“Porque ¿cuál de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?” (Lucas 14:28).

 

Cuando nosotros hablamos de planificación y dirección en este curso nosotros no estamos hablando sobre planear como él se hace en el mundo secular de los negocio. Nosotros estamos hablando sobre planear bajo la guía del Espíritu Santo con el propósito del ministerio eficaz. Porque Dios conoce el futuro, Él puede darle sabiduría para hacer planes.

 

“Administración Por Objetivos" le hará un buen mayordomo del Evangelio y del ministerio que Dios le ha dado. Le ayudará a trabajar con Dios para lograr Sus propósitos. La Biblia confirma que cuando las personas empiezan a salir y actuar en la fe usando un plan, Dios trabaja con ellas.

 


La Administración por objetivos involucra:

 

¾                  Formular un propósito para el ministerio en armonía con el propósito de Dios.

¾                  Hacer planes para lograr el propósito.

¾                  Organizar las personas y los procedimientos para implementar el plan (“implementar” significa llevar a cabo o poner en acción).

¾                  Perfeccionar el plan a través de la evaluación.

 

La buena mayordomía y la planificación son trabajo duro. Toma tiempo y esfuerzo. Las obras espirituales de madera, heno u hojarasca son más fáciles de producir, pero son pasajeras. Oro y plata toman más esfuerzo, pero son duraderas.

 

“Si alguien edifica sobre este fundamento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno u hojarasca, la obra de cada uno será evidente, pues el día la dejará manifiesta. Porque por el fuego será revelada; y a la obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará” (1 Corintios 3:12-13).

 

UN EJEMPLO BÍBLICO

 

El ministerio de Jesús era administrado por objetivos:

 

PROPÓSITO:

 

Jesús conocía Su propósito en el plan de Dios. Él hizo muchas declaraciones de propósito durante Su ministerio temprano. Para un ejemplo, vea a Lucas 4:18-19.

 

PLAN:

 

Jesús tenía un plan de ministerio. Él planeó predicar y enseñar el Evangelio, sanar el enfermo, expulsar los demonios, y hacer milagros que confirmaban la Palabra de Dios. Él cumpliría el propósito de Dios muriendo por los pecados de toda la humanidad, destruyendo las obras del enemigo, y resucitando de los muertos en poder y gloria.

 

PERSONAS:

 

Jesús usó las personas en Su ministerio. Él llamó a doce hombres específicamente para ministrar con Él. Después Él mandó setenta para ministrar el Evangelio. Él también comisionó a todos los creyentes para llevar el Evangelio a todas las naciones.

 

PROCEDIMIENTO:

 

Jesús tenía un procedimiento para cumplir los planes de Dios. Un procedimiento es un método o manera de hacer las cosas. Él perfiló un procedimiento para extender el Evangelio en Mateo 10 y Lucas 10.

 

PERFECCIÓN:

 

Jesús evaluó el ministerio de Sus discípulos para perfeccionar el plan (Lucas 10:17-24). Después de que el plan fue perfeccionado, Él comisionó a todos los creyentes para participar en él (Mateo 28:19-20 y Hechos 1:8).


LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA ADMINISTRACIÓN

 

La buena administración del ministerio que Dios le ha dado es muy importante porque ella...

 

PROPORCIONA PROPÓSITO Y DIRECCIÓN:

 

Si usted desea tener éxito en el ministerio, entonces su propósito y planes deben estar en armonía con aquellos de Dios.

 

Cuando usted conoce su propósito específico para el ministerio y planea cumplir ese propósito, entonces usted puede liderar otros. Los líderes buenos deben saber donde ellos van para guiar a los seguidores. Dirección y unidad de ministerio involucra propósito común y dirección.

 

Cuando hay dirección apropiada, la confusión se elimina:

 

“Porque Dios no es Dios de desorden, sino de paz” (1 Corintios 14:33).

 

“Por tanto, sed imitadores de Dios como hijos amados” (Efesios 5:1).

 

Usted aprenderá en este curso cómo Dios tenía un propósito y plan desde el principio del tiempo. Si las actividades de Dios no se caracterizan por la confusión, entonces los ministerios de Sus siervos también no deben ser caracterizados así.

 

PERMITE QUE USTED TOME DECISIONES APROPIADAS:

 

Decisiones determinan su destino. Esto es verdad incluso sobre la salvación. Usted debe hacer una decisión de aceptar o rechazar el Evangelio. Su destino eterno es determinado por su propia decisión.

 

Su vida y ministerio presente fueron determinados por decisiones anteriores que usted ha tomado. Usted o toma decisiones por medio de la planificación pensativa o en el estímulo del momento. Planificación y administración con la guía del Señor permite que usted tome decisiones buenas.

 

ESTABLECE LAS PRIORIDADES PARA EL MINISTERIO:

 

Conocer el propósito y el plan de Dios le ayuda a establecer las prioridades apropiadas para su vida y ministerio. Las prioridades son las actividades que son más importantes que otras cosas que usted podría escoger hacer.

 

Usted tiene prioridades en la vida si usted los determina conscientemente o no. Usted o establecerá las prioridades nadando en hábitos que se vuelven un estilo de vida, a través de la presión de circunstancias u otros alrededor de usted, o por una decisión definida basada en los propósitos de Dios.

 

Lucas 12:16-20 cuenta la historia de un hombre con las prioridades equivocadas. Usted estudiará esta parábola después en más detalle en este curso. Esta historia ilustra que las prioridades equivocadas siempre son seguidas por una penalidad.

 


PERMITE QUE USTED ACTÚE EN LUGAR DE REACCIONAR:

 

Muchas personas están más ocupadas con reaccionar a las cuestiones urgentes del presente en lugar de planear para el futuro. Esto los causa reaccionar en lugar de actuar con sabiduría y propósito.

 

Sin un plan, usted no sabe lo que usted está haciendo, por qué usted está haciéndolo, o cómo será hecho. Porque usted no tiene ningún propósito y plan, usted no tiene nada con que comprometerse, ninguna manera de evaluar su efectividad para Dios, y usted es fácilmente persuadido a reaccionar abandonando algo en tiempos de crisis. Planear transforma el deseo en demostración y visiones en realidad. Le ayuda a determinar lo que necesita ser hecho y cómo hacerlo para cumplir los propósitos de Dios.

 

HACE USTED RESPONSABLE:

 

Cuando usted tiene un plan, las personas conocen sus responsabilidades. Esto los hace responsable a Dios, a los otros, y a ellos mismo. Ser "responsable" a alguien significa que usted tiene que responder a ellos por algo que ellos lo han dado a hacer.

 

En la parábola de los talentos en Mateo 25:14-30 los siervos eran responsables por los talentos que su amo les dio. Su amo tenía un plan, lo comunicó a sus siervos, y ellos deberían cumplirlo invirtiendo los fondos según ellos habían sido dirigidos.

 

Usted no sólo es responsable por conocer la voluntad de Dios para su vida y ministerio, pero también por hacerla:

 

“Porque aquel siervo que entendió la voluntad de su señor y no se preparó ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes” (Lucas 12:47).

 

PERMITE EVALUACIÓN:

 

Planear permite la evaluación para ver si usted está cumpliendo el propósito y planes de Dios. ¿Si usted no tiene ningún plan, cómo usted sabe si usted está teniendo éxito o está fallando? ¿Si usted no tiene ningún propósito, cómo usted sabrá si usted alguna vez lo logrará?

 

PERMITE EL USO SABIO DE LOS RECURSOS ESPIRITUALES:

 

Planear le ayuda a manejar los recursos espirituales propiamente y hacer uso sabio de los fondos, posesiones materiales, personas, dones espirituales y llamados para la obra del Reino de Dios.

 

LE PREPARA PARA ENTRAR EN PUERTAS ABIERTAS:

 

Dios abre puertas a Su pueblo:

 

“… He puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar…” (Apocalipsis 3:8).

 

Cuando Dios abre las puertas, usted necesita estar listo para cruzarlas sin embargo. Esto no es posible sin la preparación de antemano. Lea la parábola de las vírgenes prudentes y las insensatas en Mateo 25:1-13. Dios abre las puertas, pero ellas no se quedan abiertas para siempre. Ellas abren y esperan por su entrada. Entonces ellas cierran, a veces para nunca más abrir de nuevo.

 

TRAE SU VOLUNTAD EN ARMONÍA CON LA VOLUNTAD DE DIOS:

 

¿La primera pregunta del Apóstol Pablo después de su conversión fue, "¿Qué quieres que yo haga?" Él estaba preguntando a Dios, "¿Cuál es su plan para mi vida y ministerio?" Cuando usted trae su voluntad en armonía con los planes de Dios, usted tiene el éxito. (Vea a Marcos 14:36 y Lucas 5:11).

 

OPOSICIÓN A LA PLANIFICACIÓN

 

Mientras usted aplica los principios de "administración por objetivos" que usted aprenderá en este curso, usted puede enfrentar la oposición de otros. Aquí están algunas razones comunes por qué las personas resisten a la planificación y administración en el ministerio:

 

FALTA DE CONOCIMIENTO:

 

Algunas personas no planean y administran sabiamente porque ellos no saben como hacerlo. Usted aprenderá sobre la administración en este curso. No sólo beneficiará su ministerio pero también lo equipará a ayudar otros en esta área.

 

FALTA DE PROPÓSITO:

 

Cuando las personas no comprenden el propósito de Dios y su propósito específico dentro del plan de Dios, es difícil planear. Usted debe conocer su propósito primero si usted desea hacer planes para cumplirlo. En este curso usted aprenderá del gran propósito de Dios y su propósito específico en Su plan. Cuando usted entiende éstos, usted podrá comunicarlos a otros y ayudarlos a reconocer su parte en el plan de Dios.

 

CREENCIA QUE NO ES BÍBLICA:

 

Algunas personas creen que la planificación no es bíblica. Pero el registro bíblico está lleno con hombres y mujeres que hicieron planes bajo la dirección de Dios. Usted puede estudiar más sobre esto en la sección “Para Estudio Adicional” de esta lección.

 

Usted también aprenderá en Capítulo Dos que Dios es un Dios de propósito y planificación. Él ha usado a individuos, naciones, Israel, Jesús, el Espíritu Santo, y la Iglesia en Su plan. Su propósito se estableció desde el principio del tiempo, y Él todavía está operando Su plan en el mundo hoy.

 

LA CREENCIA QUE IMPIDE EL ESPÍRITU SANTO:

 

Algunas personas creen que la planificación y organización impiden la libertad del Espíritu Santo. Esto no es verdad. Después del gran derramamiento del Espíritu Santo registrado en Hechos 2, es sólo después de un tiempo corto que la planificación y organización bajo la dirección del Espíritu empieza (Hechos 6).

 

La disciplina de la planificación organizada del ministerio de ninguna manera restringe la libertad del Espíritu Santo. Lo hace más aun sensible a la dirección del Señor porque usted toma una decisión consciente para buscar Su propósito y planes.

Planear puede ser una forma de adoración, un tiempo durante lo cual usted refleja sobre el propósito y planes de Dios y abre su espíritu a la guía del Espíritu Santo. El Espíritu Santo investiga su corazón y espíritu, y porque Él tiene la mente de Dios, Él revela los planes y propósitos de Dios a usted. Cuando usted ora, estudia la Palabra de Dios, y planea bajo la inspiración del Espíritu Santo, planear es una actividad espiritual. No impide el funcionamiento del Espíritu Santo.

 

Un ejemplo bueno de esto es el plan de Josué en Hai en el libro de Josué capítulo 8. Josué tenía un plan (versículo 4) pero él no impidió el funcionamiento milagroso de Dios (versículo 18). Planificación natural y eventos sobrenaturales trabajaron juntos en armonía.

 

TRADICIÓN:

 

Siempre que usted intentar hacer algo diferente, usted encontrará la oposición de aquellos que están atados a la tradición. Ellos no quieren cambiar. Ellos han hecho las cosas de una cierta manera durante muchos años y esto se ha vuelto una tradición. Jesús tenía este mismo problema con los Escribas y Fariseos.

 

A veces usted puede llevar a estas "personas tradicionales" a un cambio positivo. Otras veces usted no puede “poner el nuevo vino en los odres viejos”, así como Jesús lo describió. Entonces es necesario levantar a nuevos creyentes que están deseosos a entrar en el plan de Dios.

 

Esto no significa que las personas atadas por la tradición no son salvas o una parte del Cuerpo de Cristo. Ellas son nuestros hermanos y hermanas en el Señor, y nosotros debemos amarlos y ayudarlos tanto cuanto ellas permiten. Pero ellas han escogido aferrarse a las tradiciones de los hombres en lugar de moverse para alcanzar las nuevas cosas que están adelante bajo la dirección del Espíritu Santo.

 

Jesús y Pablo ministraron en el templo y en las sinagogas hasta donde les permitieron. Éstas eran las "casas tradicionales" de culto en aquel momento. Pero debido al rechazo por causa de la tradición, ellos les obligaron a que llevasen su mensaje a nuevos creyentes que estaban más abiertos a recibir el mensaje.

 

MIEDO DEL FUTURO:

 

Planear trata con el futuro. Algunas personas temen el futuro y no gustan de pensar sobre él o planear para él. Pero usted no tiene que temer porque Dios controla el futuro. Él ya sabe los planes que Él tiene para usted. Todo que usted está haciendo al planear es pedir a Dios que revele Sus planes a usted.

 

“Porque yo sé los planes que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, planes de bienestar y no de mal, para daros porvenir y esperanza” (Jeremías 29:11).

 

COMODIDAD:

 

Algunas personas no planean y organizan porque esto toma tiempo y es trabajo duro. Ellos son perezosos. Comodidad es despreocupación y pereza. El campo [el trabajo] del perezoso se describe en Proverbios 24:30-34. No trae la cosecha espiritual.

 

MIEDO DE FRACASO:

 

El mayordomo infiel en Mateo 25:14-30 temía el fracaso, así que él ni siquiera intentó usar lo que él había recibido de su amo. (Vea versículo 25).

El único tiempo en la vida en que usted realmente falla es cuando usted deja de intentar. Thomas Edison, gran inventor en los Estados Unidos, intentó cientos de métodos que fallaron antes de que él inventara la electricidad. Pero el Sr. Edison siguió para volverse un gran éxito porque Él no dejó de intentar. En el futuro, él descubrió la electricidad.

 

El registro bíblico está lleno con las historias de grandes hombres y mujeres de Dios que fallaron, pero se tornaron exitosos para Dios porque ellos no dejaron de intentar.

 

¡Realmente, cuando usted falla en planear, usted está planeando fallar!

 

 

 

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

2. Explique "administración por objetivos."

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

3. Liste algunas razones por qué la dirección por objetivos es importante.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

4. Resuma los tipos de oposición a la planificación qué usted puede enfrentar y explique cómo usted tratará con ellos.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

 

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo en este manual.)

 

 


PARA ESTUDIO ADICIONAL

 

1. Aquí están algunos ejemplos de planificación en la Biblia:

 

¾                  En Génesis 1-3, Dios planeó toda la creación, hizo planes para el hombre, y reveló Su plan para la salvación.

¾                  Noé hizo planes para construir el arca: Génesis 6.

¾                  Abraham estableció objetivos para su siervo, Eleazar: Génesis 24.

¾                  José planeó durante los años de hambre: Génesis 41.

¾                  Moisés recibió un plan para librar Israel de la esclavitud: Éxodo 3-6.

¾                  El plan para el tabernáculo fue realmente detallado: Éxodo 24:12-40:38.

¾                  En el libro de Números, nosotros vemos los planes para contar las personas (1:1-54) y el arreglo del campamento (2:1-34).

¾                  Josué hizo planes detallados para llevar Israel a conquistar y dividir su tierra prometida: el Libro de Josué.

¾                  En el libro de Jueces, nosotros vemos numerosos planes de liberación que Dios ejecutó.

¾                  Rut siguió el plan de Noemí con respecto a Boaz: el Libro de Rut.

¾                  David preparó para matar el gigante: 1 Samuel 17.

¾                  El Rey Ezequías preparó un plan para unificar Israel. Él también hizo planes para reparar el templo y construir un sistema de agua para Jerusalén: 2 Crónicas 28-31; 2 Reyes 16-20.

¾                  Nehemías hizo planes para reconstruir el muro: el Libro de Nehemías.

¾                  Los profetas del Antiguo Testamento revelaron los planes de Dios para las naciones.

¾                  Jesús: Los Evangelios están llenos con declaraciones hechas por Jesús sobre Su propósito y planes para cumplir la voluntad de Dios para Su vida y ministerio. Jesús también comunicó este propósito y planes a Sus seguidores y a todos los creyentes en general.

¾                  El Apóstol Pablo hizo planes: Si él no tuviera ningún plan entonces el Espíritu Santo no podría cambiarlos como indicado en Hechos 16:6-10.

¾                  El libro de Apocalipsis revela los planes de Dios para el futuro.

 

2. Lea sobre planificación en el libro de Proverbios. Vea 13:16; 14:8; 15:22; 16:3,9; 24:3-4; 29:18.

 

3. Como este capítulo enfatizó, la planificación sobre que nosotros estamos estudiando es la planificación hecha bajo la inspiración del Espíritu Santo. No es la planificación como el mundo planea. Usted no busca las organizaciones mundanas para la guía. Note la advertencia sobre tal planificación mundana en este pasaje de la Biblia:

 

"Ay de los hijos rebeldes, dice Jehová, por llevar a cabo planes pero no los míos, por hacer libaciones para sellar alianzas pero no según mi Espíritu, añadiendo pecado sobre pecado. Ellos parten para descender a Egipto a fin de protegerse bajo la protección del faraón y de refugiarse en la sombra de Egipto; pero a mí no me han consultado” (Isaías 30:1-2).

 

4. Lea la historia de Elías y el milagro de la multiplicación del aceite registrada 2 Reyes 4:1-7. Dios multiplicó el aceite para llenar todos los vasos que la mujer había preparado. ¿Qué decir si ella no hubiera preparado los vasos? El recurso precioso del aceite habría sido perdido o quizás Dios no lo habría incluso multiplicado porque ella no estaba preparada a recibirlo.

¿Es posible que Dios vierta más de Sus bendiciones en nuestras vidas y ministerios si nosotros estamos preparados y tenemos un plan para recibirlo?


Capítulo Dos

 

UN DIOS DE PROPÓSITO

 

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

¾                  Explicar el propósito divino de Dios.

¾                  Explicar por qué es importante entender el propósito y planes de Dios.

¾                  Identificar los instrumentos a través de que Dios logra Su propósito y planes.

¾                  Explicar cómo el ministerio de Jesús se relacionó al propósito de Dios y planes.

¾                  Explicar el ministerio del Espíritu Santo como él se relaciona al propósito y planes de Dios.

¾                  Explicar el ministerio de la Iglesia como él se relaciona al propósito y planes de Dios.

 

VERSÍCULOS LLAVES:

 

“Él nos ha dado a conocer el misterio de su voluntad, según el beneplácito que se propuso en Cristo, a manera de plan para el cumplimiento de los tiempos: que en Cristo sean reunidas bajo una cabeza todas las cosas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra” (Efesios 1:9-10).

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Dios es un Dios de propósito y planificación. Él es un Dios de preparación. Desde el principio del tiempo según nosotros lo conocemos ahora, Dios ha preparado y ha trabajado para lograr Su propósito en el mundo.

 

Los instrumentos que Dios usa para lograr Su propósito son las personas. Él trabaja a través de los individuos, naciones, y Su cuerpo espiritual, la Iglesia del Señor Jesucristo. Dios unge especialmente y usa aquellos que traen sus propios planes de propósito de vida y ministerio en armonía con Su propósito y planes.

 

Cuando usted no entiende el propósito de Dios, usted no está en armonía con Su plan. Por esto muchos fallan en el ministerio. En esta lección usted aprenderá sobre el gran propósito de Dios mientras usted explora los fundamentos bíblicos de la planificación. Usted podrá entonces identificar su propio propósito y hacer los planes en armonía con aquellos de Dios.

 

UN DIOS DE PREPARACIÓN

 

Dios es un Dios de preparación. Estudie sobre esto en las siguientes referencias:

 

¾      Dios preparó los cielos, Su propia morada; Su trono y Su Reino: Salmos 103:19; Proverbios 8:27.

¾      Él preparó este mundo para la humanidad: Génesis 1 a 3.

¾      Dios puede preparar y puede usar algo para Sus propósitos. Solamente en el libro de Jonás, Dios preparó y usó un pez, una planta de ricino, y un gusano: Jonás 1-4.

¾      Dios preparó a Jesús para ser sacrificado por los pecados de toda la humanidad: Hebreos 5:10; Zacarías 1:7.

¾      Antes de que Jesús viniera a ministrar, un hombre nombrado Juan fue enviado a preparar el camino ante Él: Lucas 1:76; 3:4.

¾      Dios ha preparado una bonita ciudad eterna para Su pueblo vivir a lo largo de la eternidad: Hebreos 11:16.

¾      Él ha preparado un Reino de lo cuál nosotros seremos parte: Mateo 25:34.

¾      Jesús dijo que Él fue a preparar un lugar para nosotros: Juan 14:2-3.

¾      Nos dicen que el ojo no ha visto y el oído no oyó lo que Dios ha preparado para aquellos que lo conocen y aman: 1 Corintios 2:9.

¾      Dios ha preparado el juicio para los incrédulos: Proverbios 19:29.

¾      El infierno se ha preparado para el diablo y sus ángeles: Mateo 25:41.

¾      Dios está buscando a un pueblo preparado como una novia se ha preparado para su marido: Apocalipsis 21:2.

 

De las siguientes referencias usted verá que, a lo largo del registro bíblico, Dios usó a las personas preparadas para hacer Su trabajo:

 

¾      Por la fe, Noé preparó una arca: Hebreos 11:7.

¾      José, preparado por las pruebas y aflicciones, salvó las naciones del hambre: Génesis 41.

¾      Moisés, preparado por Dios en el desierto, llevó una nación entera a través del desierto: Libro de Éxodo.

¾      Ester preparó un banquete y salvó una raza entera de personas: Ester 7.

¾      Gedeón preparó un ejército. David preparó para el edificio del templo, incluso en el tiempo de su problema y aflicción. Salomón preparó un templo, y Nehemías preparó un muro.

¾      Juan, el Bautista se dispuso preparó un pueblo dispuesto al Señor: Lucas 1:17.

¾      En Jueces y Crónicas hay un registro extenso de muchos líderes que fallaron e hicieron el mal porque ellos no prepararon sus corazones propiamente ante el Señor. (2 Crónicas 12:14 es un ejemplo).

 

Dios usa personas preparadas. Debido a esto, nosotros somos ordenados que seamos preparados:

 

¾      Prepárate para venir al encuentro de tu Dios: Amós 4:12.

¾      Preparad vuestro corazón para Jehová: 1 Samuel 7:3.

¾      Has dispuesto [preparado] tu corazón para buscar a Dios: 2 Crónicas 19:3.

¾      Dispuso [preparado] sus caminos delante de Jehová su Dios: 2 Crónicas 27:6.

¾      Alístate y prepárate: Ezequiel 38:7.

¾      Preparado para toda buena obra: 2 Timoteo 2:21.

¾      Vasos de misericordia que había preparado de antemano para gloria: Romanos 9:23.

 

Dios es un Dios de preparación. Él trabaja a través de personas preparadas. Él no está buscando creyentes desorganizados, inmotivados, inmovilizados, derrotados. Él está buscando a hombres y mujeres que son preparados. Jesús dijo una parábola sobre un siervo que conocía la voluntad del Señor pero no se preparó a cumplirla:

 

“Porque aquel siervo que entendió la voluntad de su señor y no se preparó ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes” (Lucas 12:47).

 

¿Por qué Dios está tan involucrado con la preparación? ¿Por qué Él usa y unge las personas preparadas? ¿Para qué nosotros nos preparamos?

 

UN DIOS DE PROPÓSITO

 

Todas las preparaciones de Dios se han enfocado en Su propósito. No es un propósito vago o un “espere por" el propósito. Él está trabajando para un propósito específico, fijo. El propósito de Dios es comunicado claramente en Su Palabra. Incluso se da uno de los resúmenes mejores de Su propósito en el libro de Efesios. Aquí está la “declaración de propósitos de Dios":

 

“… Conforme al propósito eterno que realizó en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Él nos ha dado a conocer el misterio de su voluntad, según el beneplácito que se propuso en Cristo, a manera de plan para el cumplimiento de los tiempos: que en Cristo sean reunidas bajo una cabeza todas las cosas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra” (Efesios 3:11; 1.9-10).

 

Dios quiere traer a todos los hombres en la relación espiritual correcta con Él:

 

“El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; más bien, es paciente para con vosotros, porque no quiere que nadie se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

 

El propósito de Dios es que todas las personas experimenten el perdón de pecados a través de Jesucristo, sean traídas a una relación correcta con Él, y se vuelvan parte del Reino de Dios (Juan 3).

    

Dios prepara a hombres y mujeres y los usa para lograr este propósito. Dios unge especialmente y usa aquellos que traen sus propios planes de propósito de vida y ministerio en armonía con Su propósito y planes. Si usted no entiende cuál es el propósito de Dios, su vida y ministerio no estará en armonía con Su plan.

 

Por ejemplo, cuando Jesús reveló a Sus discípulos que Él sufriría y moriría, Pedro lo reprendió. Pedro aún no entendía el propósito de Dios. Debido a esto, Él no estaba en armonía con el plan de Dios. Jesús lo reprendió y dijo:

 

“Pero él se dio vuelta, y mirando a sus discípulos reprendió a Pedro diciéndole: --Quítate de delante de mí, Satanás! Porque no piensas en las cosas de Dios, sino en las de los hombres” (Marcos 8:33).

 

Rey David era un hombre que estaba en armonía con el propósito de Dios:

 

“Porque, después de haber servido en su propia generación a la voluntad de Dios, David murió, fue reunido con sus padres y vio corrupción” (Hechos 13:36).

 

La Biblia asegura que los propósitos de Dios se lograrán:

“Jehová de los Ejércitos ha jurado diciendo: Ciertamente será como lo he pensado, y se realizará como lo he decidido” (Isaías 14:24).

 

“Este es el plan que está decidido contra toda la tierra; ésta es la mano extendida contra todas las naciones. Porque Jehová de los Ejércitos lo ha decidido; ¿quién lo invalidará? Su mano está extendida; ¿quién la hará volver atrás?” (Isaías 14:26-27).

 

UN DIOS DE PLANIFICACIÓN

 

Dios no sólo tiene un propósito establecido, Él hace y implementa planes para lograr ese propósito. Dios usa a individuos, naciones, Jesús, El Espíritu Santo, y la Iglesia como parte de Su plan.

 

INDIVIDUOS:

 

Desde el principio del tiempo como nosotros lo conocemos ahora, Dios ha trabajado a través de individuos a lograr Su propósito. La Biblia está llena con historias de cómo Dios usó a diferentes hombres y mujeres.

 

En los tiempos del Antiguo Testamento Dios levantó a grandes líderes como Noé, Abraham, José, y Moisés. Él también ungió a profetas, reyes, y jueces para lograr Sus propósitos. En los tiempos del Nuevo Testamento, Dios usó a los individuos como Juan Bautista, los discípulos de Jesús, Pablo, Timoteo, Bernabé y muchos otros.

 

Dios incluso tomó a hombres pecadores que no se conformarían a Su plan e invertirían sus planes malos para lograr los propósitos de Dios. Dios no causó sus acciones pecadoras, pero Él trabajó a través de ellas y a pesar de ellas para lograr Su plan.

 

Por ejemplo, Dios dijo del impío Faraón en Egipto:

 

“Pero por esto mismo te he dejado con vida, para mostrarte mi poder y para dar a conocer mi nombre en toda la tierra” (Éxodo 9:16).

    

La vida así como el ministerio se ata al propósito de Dios. Cuando el propósito se completa, la vida en esta tierra acaba:

 

“Porque, después de haber servido en su propia generación a la voluntad de Dios, David murió, fue reunido con sus padres y vio corrupción” (Hechos 13:36).

 

NACIONES:

 

En los tiempos del Antiguo Testamento Dios levantó a la nación de Israel para lograr Su propósito y planes en el mundo. Como una nación, el propósito de Israel era revelar el plan de Dios a las naciones irreligiosas del mundo. Repetidamente, ellos fallaron en esta responsabilidad.

 

Debido a esto, el juicio vino sobre Israel a través de las naciones irreligiosas que vivieron alrededor de Israel. Dios estaba tan determinado a lograr Su plan que Él incluso trabajó a través de los actos malos de estas naciones pecadoras. Dios no aprobó sus acciones, pero Él trabajó a través de y a pesar de ellos.

 

JESUCRISTO:

 

Durante muchos años, parte del plan de Dios seguía siendo un misterio. Temprano en la historia, Dios prometió un Salvador a través de quien el perdón del pecado estaría disponible a toda la humanidad.

 

La promesa se dio primero a Adán y Eva después de su pecado en el Jardín de Edén. Dios dijo:

 

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y su descendencia; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el talón” (Génesis 3:15).

 

Éste era el principio de muchas promesas de un Salvador. Durante mucho tiempo Dios no reveló los detalles de cómo Él lograría este plan. Era un gran misterio.

 

Después, en el tiempo de los profetas del Antiguo Testamento, Dios compartió más detalles de Su plan. En los tiempos del Nuevo Testamento, estos detalles se cumplieron cuando Dios envió a Su único Hijo, el Señor Jesucristo, a morir por los pecados de toda la humanidad.

 

El plan de Dios ya no era un misterio. Sus planes y propósito se revelaron abiertamente en Jesucristo:

 

“El nos ha dado a conocer el misterio de su voluntad, según el beneplácito que se propuso en Cristo, a manera de plan para el cumplimiento de los tiempos: que en Cristo sean reunidas bajo una cabeza todas las cosas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra” (Efesios 1:9-10).

 

Desde la niñez, Jesús conocía el propósito de Dios para proveer la salvación a toda la humanidad y restaurar todos los hombres y naciones en el compañerismo con Él.

 

Jesús vivió Su vida en la tierra para lograr los propósitos de Dios. Mismo como un niño, Jesús no se preocupaba con Sus propios planes y propósitos, pero con aquellos de Dios el Padre:

 

“¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los asuntos de mi Padre me es necesario estar?” (Lucas 2:49).

 

La vida y ministerio de Jesús enfocaron en el propósito de Dios. Cada plan, cada decisión, cada acto de ministerio enfocó en ese propósito:

 

“El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos y para proclamar el año agradable del Señor” (Lucas 4:18-19).

     

Ésta es una de varias "declaraciones de propósito" hechas por Jesús. La sección “Para Estudio Adicional” de este capítulo lista otras "declaraciones de propósito" que Él hizo sobre Su propio ministerio. Jesús comisionó a Sus seguidores, que incluyen a todos los verdaderos creyentes, para cumplir los propósitos de Dios:

 

“Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:19-20).

 

Vuélvase a la sección “Para Estudio Adicional” de esta lección y estudie otras "declaraciones de propósito" que Jesús hizo a Sus seguidores. Éstas son importantes, porque si usted es un creyente, usted también es un seguidor de Jesús.

 

ESPÍRITU SANTO:

 

El Espíritu Santo también es parte del plan de Dios. Después de que Jesús volvió al Cielo, un poder especial se dio en el derramamiento del Espíritu Santo descrito en Hechos 4. Esta experiencia se llama el bautismo del Espíritu Santo.

 

El poder del Espíritu Santo fue dado para lograr el propósito de Dios en el mundo:

 

“Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8)

 

El ministerio del Espíritu Santo es tan importante para lograr los propósitos de Dios que un curso entero del Instituto Internacional Tiempo de Cosecha titulado “El Ministerio Del Espíritu Santo" se consagra a él.

 

Otro curso ofrecido por el Instituto, "Principios de Poder”, explica la importancia del poder espiritual para lograr el plan de Dios de multiplicación espiritual y expansión del Evangelio.

 

Además del poder, el Espíritu Santo proporciona guía y dirección a los creyentes para permitirles cumplir el propósito y planes de Dios. Porque el Espíritu Santo conoce la voluntad de Dios, y porque Él investiga y entiende el espíritu de hombre, Él sirve como una conexión entre usted y Dios para ayudarle a lograr el propósito y planes de Dios:

 

“Y el que escudriña los corazones sabe cuál es el intento del Espíritu, porque él intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios” (Romanos 8:27).

 

El Espíritu Santo trabaja en colaboración con usted para lograr el propósito y planes de Dios. Mientras usted habla las Palabras de Dios, Él lo unge y declara culpable a los incrédulos de pecado, llevándolos aceptar el Evangelio. (Vea a Juan 16:7-11).

 

IGLESIA:

 

El poder del Espíritu Santo fue dado a todos los creyentes renacidos. Todos los verdaderos creyentes son parte de la Iglesia que es ahora el instrumento a través de quien Dios trabaja para lograr Su propósito y planes:

 

“y para aclarar a todos cuál es la administración del misterio que desde la eternidad había estado escondido en Dios, quien creó todas las cosas. Todo esto es para que ahora sea dada a conocer, por medio de la iglesia, la multiforme sabiduría de Dios a los principados y las autoridades en los lugares celestiales” (Efesios 3:9-10).

 

Dios trabaja en la vida de los creyentes para lograr Sus propósitos:

 

“Porque Dios es el que produce en vosotros tanto el querer como el hacer, para cumplir su buena voluntad” (Filipenses 2:13).

 

“Cumplir su buena voluntada” significa que Él está trabajando en usted para lograr Su propósito y plan en su vida. Esto incluye la salvación, la llenura del Espíritu Santo, usarlo en el ministerio a otros, y conformarlo continuamente a la imagen de Su Hijo, Jesucristo.

 

Él también trabaja a través de su vida para lograr Sus propósitos:

 

“Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado, como instrumentos de injusticia; sino más bien presentaos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia” (Romanos 6:13).

 

Cuando usted se rinde para volverse un "instrumentos de justicia" hacia Dios, esto significa que usted trae su vida y ministerio en armonía con Su propósito y planes. Al hacer esto, usted se vuelve un instrumento a través de quien Él puede trabajar:

 

“Así que, somos embajadores en nombre de Cristo…” (2 Corintios 5:20).

 

“Y así nosotros, como colaboradores [de Dios]…” (2 Corintios 6:1).

 

Si Dios no trabajar en y a través de usted, todo su trabajo es en vano:

 

“Si Jehová no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican…” (Salmos 127:1).

 

Su ministerio no tendrá éxito a menos que sea construido sobre los propósitos eternos de Dios, en lugar de los del hombre:

 

“… Porque si este consejo o esta obra es de los hombres, será destruida. Pero si es de Dios, no podréis destruirles. ­ No sea que os encontréis luchando contra Dios!” (Hechos 5:38-3).

 

EL PROPÓSITO Y PLAN

 

Desde el principio, el propósito de Dios no ha cambiado. Él ha tenido muchos y varios planes relacionados a este propósito, pero Su propósito permanece el mismo.

 

Como usted aprendió en esta lección, Dios ha revelado Su propósito específico en Su Palabra escrita. Él también ha revelado Su plan general que la Iglesia es el instrumento a través de quien Él trabaja para lograr Su propósito.

 

Pero como un creyente, usted debe hacer planes específicos, detallados, si usted desea lograr Su voluntad. Es aquí donde la planificación y la administración por objetivos entran en la cuestión. Usted debe descubrir su propósito específico dentro del gran propósito de Dios. Entonces usted debe hacer los planes del ministerio en armonía con este propósito.

 

En la próxima lección usted empezará haciendo esto mientras usted aprende a formular una Declaración de Propósito.

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba los Versículos Llaves de memoria.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

2. ¿Cuál es el propósito divino de Dios?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

3. ¿Por qué es importante entender el propósito y plan de Dios?

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

4. ¿A través de qué instrumentos Dios trabaja para lograr Su propósito y planes?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

5. Resuma el ministerio de Jesús con respecto al propósito y planes de Dios.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

6. Resuma el ministerio del Espíritu Santo con respecto al propósito y planes de Dios.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

7. Explique el ministerio de la Iglesia con respecto al propósito y planes de Dios.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

 

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo en este manual.)

 

 

 

PARA ESTUDIO ADICIONAL

 

1. Jesús tenía una comprensión clara de Su parte en el propósito y planes de Dios. Estudie más allá sobre esto en las siguientes referencias:

 

Mateo: 5:17; 8:3,7; 9:13; 10:34-35; 13:41-42; 15:24; 18:11,20; 19:28-29; 20:18-19,28; 21:13; 24:35; 25:31; 26:24,29,32,39,64.

 

Marcos: 1:38; 2:17; 10:33-34,45; 14:21.

 

Lucas: 2:49; 4:18-19,43; 5:32; 9:22,56; 11:49; 12:51; 13:32-33; 19:5,10; 22:37,69; 24:44,46-47.

 

Juan: 3:16-17; 4:34; 5:30,43; 6:37-40,51; 7:16,33; 8:26,29,49-50; 9:4, 38-39; 10:10,16-18; 12:24-27,32,46,49-50; 13:5; 14:2,16-18; 18:36; 16:12,22,25; 18:37; 12:24-27; estudie todo el capítulo 17 pues él comunica mucho sobre Su propósito.

 

2. Estudie más sobre el propósito para los seguidores de Jesús.

 

Mateo: 7:33; 9:37-38; 10:7-8,38-39; 16:24-25; 28:18-20.

 

Marcos: 1:17; 16:15-18; 8:34-35.

 

Lucas: 5:10; 9:2; 10:2-9; 12:29; 14:26-27,33; 22:29; 24:46-49.

 

Juan: 4:35; 6:27; 15:16; 20:21.

 

Hechos: 1:4-5,8

 

3. Estudie más en general sobre "el propósito" en las siguientes referencias:

 

Esdras 4:5; Salmos 17:3; Proverbios 15:22; Eclesiastés 3:1,17; 8:6; Isaías 14:24-27; 23:9; 46:11; Jeremías 4:28; Daniel 1:8; Hechos 11:23; 19:21; 20:3; 26:13; Romanos 8:28; 9:11,17; 2 Corintios 9:7; Efesios 1:4-11; 3:11; Colosenses 4:8; 2 Timoteo 1:9; 3:10; 1 Juan 3:8.

 

4. David sirvió a los propósitos de Dios en Su generación (Hechos 13:36). ¿Cuál es el propósito de Dios para usted en su generación?

 


Capítulo Tres

 

PROPÓSITO

 

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

¾                  Definir el término "declaración de propósito."

¾                  Explicar la importancia de propósito.

¾                  Explicar la diferencia entre propósito y objetivos.

¾                  Explicar la diferencia entre una Declaración de Propósito y una Declaración Doctrinal.

¾                  Escribir una Declaración de Propósito.

¾                  Listar maneras en que el propósito puede ser comunicados a otros.

 

VERSÍCULOS LLAVES:

 

“Mirad, pues, con cuidado, cómo os comportáis; no como imprudentes sino como prudentes, redimiendo el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:15-16).

 

 

INTRODUCCIÓN

 

En la última lección usted aprendió que Dios es un Dios de propósito que está continuamente haciendo y está llevando a cabo planes para lograr Su propósito.

 

Dios unge y usa aquellos que entienden Su propósito y están deseosos de ser parte de Su plan. Para volverse parte del plan de Dios, su vida y ministerio deben estar en armonía con Su propósito. Usted debe vivir y debe ministrar con el mismo sentido de propósito que dirigió la vida y ministerio de Jesús.

 

Esta lección le ayudará a formular una Declaración de Propósito que está en armonía con el propósito y planes de Dios.

 

UNA DECLARACIÓN DE PROPÓSITO

 

Una Declaración de Propósito es una declaración de razón de ser. Expresa su comprensión de la tarea específica de Dios para usted. Es una declaración de visión y fe.

 

Para un ministerio, organización, o iglesia, una Declaración de Propósito identifica por qué usted existe como una corporación. Explica la razón específica para su ministerio como un grupo. Para un individuo, una "declaración de propósito" identifica su propia parte personal en el plan de Dios.

 

Una Declaración de Propósito no es una Declaración Doctrinal. Una Declaración Doctrinal dice lo que su ministerio cree doctrinalmente. Es importante tener una Declaración Doctrinal, pero no es igual que una Declaración de Propósito. (Para un ejemplo de una Declaración Doctrinal vea el Apéndice de este manual).

Propósito también es diferente de los objetivos. Propósito es una declaración de por qué un ministerio existe. Los objetivos son las declaraciones de planes que el ministerio llevará a cabo para cumplir el propósito.

 

Objetivos son lo que usted hace. Propósito es por qué usted es. Usted aprenderá más sobre los objetivos en la próxima lección sobre planificación.

 

Propósito no es el mismo que los programas de la iglesia. Los programas son iniciativas de expansión organizados para llevar a cabo planes que se relacionan al propósito. Una Declaración de Propósito identifica la razón específica por qué su ministerio existe. Resume específicamente qué posición de ministerio usted está llenando en el Cuerpo de Cristo.

 

La Biblia está llena con ejemplos de hombres y mujeres de Dios que conocieron su propósito específico en el plan de Dios. Nosotros consideraremos solamente uno de estos individuos, el Apóstol Pablo.

 

Pablo tenía un sentido definido de propósito que él conocía y comunicaba a otros. Él escribió a Timoteo:

 

“Que éstos sean probados primero y que después sirvan como diáconos, si es que son hallados irreprensibles” (2 Timoteo 3:10).

 

Su meta de vida era cumplir ese propósito:

 

“No quiero decir que ya lo haya alcanzado, ni que haya llegado a la perfección; sino que prosigo a ver si alcanzo aquello para lo cual también fui alcanzado por Cristo Jesús” (Filipenses 3:12).

 

El propósito de Pablo fue comunicado a Él por Dios:

 

“Y le dijo el Señor: --Vé, porque este hombre me es un instrumento escogido para llevar mi nombre ante los gentiles, los reyes y los hijos de Israel” (Hechos 9:15).

 

Usted aprendió en el último capítulo que el propósito general de Dios es traer a todos los hombres y mujeres al conocimiento y llenura del Señor Jesucristo.

 

El propósito del ministerio de Pablo estaba en armonía con el propósito y planes de Dios. Si Pablo hubiera escrito su "declaración de propósito" ella habría sido como sigue:

 

"Mi propósito de ministerio es llevar el nombre del Señor Jesucristo a:

 

...Los Gentiles (las naciones que no son de Israel)

...Los Reyes (los líderes)

...La nación de Israel (los judíos)"

 

LA IMPORTANCIA DE PROPÓSITO

 

Una Declaración de Propósito es muy importante porque el propósito...

 

PROPORCIONA LA DIRECCIÓN:

 

Una visión es una imagen mental clara de lo que usted desea lograr. La Biblia declara:

“Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena” (Proverbios 29:18).

 

Dios ha dado la visión general en Su Palabra, pero usted también debe tener la visión específica. Usted debe tener un conocimiento claro de exactamente lo que su ministerio es llamado por Dios para alcanzar. Usted debe ministrar con una visión claramente definida.

 

Cuando Dios establece una visión, Él no cambia Su mente como los hombres hacen. Cuando los hombres y organizaciones se desvían de la visión que Dios les ha dado, ellos experimentan confusión, problemas, y fracaso.

 

PROMUEVE UNA VISIÓN MUNDIAL BÍBLICA

 

El propósito promueve una visión mundial bíblica porque usted analiza el ambiente en que usted está ministrando para determinar su propósito. Mientras usted hace esto, usted se da cuenta de las necesidades espirituales de la comunidad, nación, y mundo en que usted ministra.

 

Por ejemplo, Pablo analizó la condición espiritual de la ciudad de Atenas. Su corazón estaba revuelto, y porque él conocía y entendía su propósito de ministerio, él compartió el Evangelio con los residentes de esta ciudad Gentil. (Vea Hechos 17:16-34).

 

El propósito siempre se relaciona para necesitar. Reconociendo la necesidad cría una vista mundial Bíblica. Usted empieza a ver el mundo como Dios lo ve.

 

PERMITE LA PLANIFICACIÓN:

 

Propósito permite planificación. Cuando usted conoce su propósito, usted puede hacer planes para lograr esa visión. Los resultados de propósito incierto son planes inciertos.

 

Usted no logra un trabajo para Dios simplemente deseándolo o incluso simplemente por estar ocupado trabajando. El trabajo puede desviarse de la meta si usted no tiene una visión específica.

 

Hay muchos trabajos buenos que usted puede hacer. Usted constantemente "puede estar ocupado para Dios." ¿Pero cuál es el ministerio específico que Él lo ha dado para lograr? Esto es por lo que Él lo responsabilizará. Es más importante que usted haga la única cosa que Dios lo ha llamado a hacer, y la hacer bien, que lograr "muchas cosas."

 

Jesús dio énfasis a esta prioridad de propósito a Marta cuando Él dijo...

 

“Pero respondiendo el Señor le dijo: --Marta, Marta, te afanas y te preocupas por muchas cosas” (Lucas 10:41)

 

El propósito es la base para establecer las prioridades. Si sus prioridades están en armonía con las prioridades del Reino de Dios, todo lo que usted necesita para lograr el ministerio se proporcionará:

 

“Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

 

Las finanzas, las personas, los artículos materiales... cualquier cosa que usted necesita para el ministerio eficaz... se proporcionará si el Reino de Dios es su prioridad en el propósito.

 

Cada ministerio tiene prioridades. Si usted no establece las prioridades en armonía con la Palabra de Dios, entonces ellas o desarrollarán zambulléndose por el hábito o debido a las presiones de las personas, necesidades, o crisis. Usted permitirá que el mundo establezca sus prioridades en lugar de establecerlas por Dios.

 

Propósito permite la planificación para el ministerio eficaz. Es la base para seleccionar y llevar a cabo planes y las finanzas del presupuesto. Proporciona "singularidad de visión" y impide usted de estar distraído por ministerios a que Dios no lo ha llamado ni lo ha equipado a cumplir.

 

Porque el tiempo es corto antes del retorno del Señor, porque la necesidad es grande y los días son malos, usted necesita vivir determinadamente:

 

“Mirad, pues, con cuidado, cómo os comportáis; no como imprudentes sino como prudentes, redimiendo el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:15-16).

 

Los planes de Pablo, todo en sus viajes y ministerio, se relacionaban específicamente al propósito a que él había sido llamado. Él no gastó tiempo haciendo “trabajos buenos”. Él consagró su vida al trabajo a que él había sido ordenado por Dios.

 

ELIMINA LA CONFUSIÓN:

 

Donde no hay ningún propósito claramente definido, la confusión existe. No hay unidad en pensamiento o acción. Frecuentemente resulta en mal entendimiento y choques.

 

En el Antiguo Testamento, los líderes de Israel usaron una trompeta para congregar las personas para batallar. La trompeta debería sonar con una indicación fuerte y clara, o el ejército de Dios estaría en confusión (Números 10:9 y 1 Corintios 14:8).

 

El propósito claro es como el sonido de la trompeta de batalla. Llama el pueblo de Dios a la acción. Pero el líder que llama otros a las líneas delanteras de la batalla espiritual debe tener el propósito claro.

 

PERMITE EVALUACIÓN:

 

Si usted conoce el propósito de su ministerio, usted puede evaluar para ver si usted está cumpliendo el plan de Dios. Porque Pablo conocía y entendía su propósito, él podría evaluar su ministerio y podría decir:

 

“Por lo cual, oh rey Agripa, no fui desobediente a la visión celestial” (Hechos 26:19).

 

Usted aprenderá más después sobre la evaluación en este curso.

 

HABILITA EL MINISTERIO CON AUTORIDAD Y UNCIÓN:

 

Porque usted conoce su propósito específico y está en armonía con el propósito de Dios, Él ungirá su ministerio. Usted puede ministrar con poder y autoridad porque usted conoce exactamente lo que Dios lo ha llamado a hacer.

 


FORMULANDO UNA DECLARACIÓN DE PROPÓSITO

 

Ahora usted formulará una Declaración de Propósito para el ministerio que está en armonía con el propósito y planes de Dios. Usted necesita una Declaración Personal de Propósito que contesta esta pregunta: “¿Cómo mi ministerio personal se encaja en o con el propósito y planes de Dios?"

 

Usted también necesita de una Declaración Corporativa de Propósito que contesta esta pregunta: “¿Cómo la organización, comunidad, o iglesia de qué yo soy parte se encaja en el plan de Dios?”

 

(Si su organización o iglesia ya tiene una Declaración de Propósito escrita, repásela usando la guía proporcionada en la sección “Para Estudio Adicional” de esta lección).

 

Usted debe escribir la "declaración de propósito":

 

“Entonces Jehová me respondió diciendo: --Escribe la visión y grábala claramente en tablas, para que corra el que las lea” (Habacuc 2:2)

 

La razón porque usted debe escribirlo es...

 

1. Para hacerlo claro: Si usted apenas tiene una idea vaga del propósito en su cabeza, él no está claro. Escribir una "declaración de propósito" clarifica lo que Dios lo ha llamado exactamente a hacer.

    

2. Así esto puede ser comunicado a otros: las personas pueden ser motivadas a “correr" con la visión y lograrla cuando ellas pueden leer y pueden entenderla.

 

Aquí están los pasos para formular una Declaración de Propósito para el ministerio:

 

ORE:

 

Usted debe comunicarse con Dios para encontrar su propósito específico en el ministerio. Pídale que lo guíe mientras usted analiza su ambiente y estudia Su Palabra.

 

ANALICE EL AMBIENTE:

 

Para ser eficaz, su propósito debe relacionarse no sólo al propósito de Dios pero debe relacionarse al ambiente en que usted ministra. Su propósito debe relacionarse a las necesidades de las personas a quienes Dios lo ha llamado a ministrar.

 

“Análisis medioambiental” es un estudio de las personas y del área geográfica en que usted está ministrando. Esto es de tal importancia que un curso entero se ofrece por el Instituto Internacional Tiempo de Cosecha sobre este asunto.

 

Si usted está estudiando los cursos del Instituto en su orden sugerido, usted ya ha completado el curso "Análisis Ambiental”. Repase las informaciones que usted recogió durante su análisis y las use mientras usted escribe su Declaración de Propósito.

 

Si usted no ha estudiado el curso, "Análisis Ambiental”, sugerimos que usted lo haga antes de escribir una Declaración de Propósito para el ministerio.

 

Brevemente resumido, "Análisis Ambiental” le ayuda a entender las personas a quienes usted está ministrando, su condición espiritual, sus necesidades, y el ambiente social, cultural, y geográfico en que ellas viven. Con este conocimiento, usted es más eficaz al comunicarles el Evangelio.

 

Propósito y planes nunca deben ser establecidos basándose en una buena idea o programa. Ellos deben relacionarse con las necesidades espirituales, así como el propósito declarado de Dios relacionase a las necesidades de un mundo pecador. Muchos ministerios fallan porque aunque ellos ofrecen un singular modelo de expansión, él no se relaciona al ambiente en que ellos están sirviendo.

 

También es importante analizar el ambiente porque usted vive en un mundo constantemente en cambio. Si usted desea retar el desafío espiritual de tal cambio, entonces usted debe entender el ambiente.

 

Más importante, el análisis ambiental revela las fuerzas espirituales negativas que trabajan contra las personas en un área particular. Usted entonces puede orar, atar, y tratar con estas fuerzas espirituales.

 

El análisis ambiental también incluye análisis de sus propias fuerzas espirituales y debilidades. Cada individuo y cada ministerio tienen fuerzas espirituales y dones que los hacen singularmente adaptados a ministerios particulares. Cada individuo y ministerio también tienen debilidades, que en el natural pueden afectar su habilidad de cumplir sus ministerios.

 

No es pensar negativamente considerar sus debilidades. Auto-evaluación previene el fracaso. Si Israel tuviese orado y evaluado su situación en Hai, ellos no tendrían sido derrotado. Dios habría revelado el problema y ellos podrían tratar de él antes de entrar en la batalla con el enemigo. (Vea a Josué 7).

 

Pero usted no tiene éxito permaneciendo en sus debilidades. Usted tiene éxito dando énfasis a sus fuerzas y usándolas para la gloria de Dios. Al mismo tiempo, usted debe reconocer que sus debilidades proveen una oportunidad para el poder de Dios ser demostrado.

 

Al evaluar sus debilidades, considere esto:

 

“y me ha dicho: "Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad." Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo” (2 Corintios 12:9).

 

Al evaluar sus fuerzas, considere esto:

 

“Digo, pues, a cada uno de vosotros, por la gracia que me ha sido dada, que nadie tenga más alto concepto de sí que el que deba tener; más bien, que piense con sensatez, conforme a la medida de la fe que Dios repartió a cada uno” (Romanos 12:3).

 

ESTUDIE LAS DECLARACIONES DE PROPÓSITO BÍBLICAS:

 

Su Declaración de Propósito debe ser bíblica. Esto significa que debe estar en armonía con el propósito general de Dios que se discutió en Capítulo Dos.

 

Aquí están algunos otros versículos para repasar y ayudarle a obtener un entendimiento adicional sobre el propósito bíblico. Mientras usted estudia estos pasajes, escriba algunos pensamientos y palabras llaves que lo ayudarán a escribir su propia Declaración de Propósito:

 

¾      Isaías 1:1-20

¾      Mateo 7:33; 9:37-38; 10:7-8,38-39; 16:24-25; 28:18-20

¾      Marcos 1:17; 8:34-35; 11:25-26; 16:15-18

¾      Lucas 4:16-19; 5:10; 9:2; 10:2-9; 12:29; 14:26-27; 22:29; 24:46-49

¾      Juan 2:21; 4:35; 6:27; 15:16; 20:21-22

¾      Hechos 1:1-14; 2:42-47; 12:5,12; 14:27

¾      Romanos 10:13-15

¾      1 Corintios 13

¾      2 Corintios 4:3-4

¾      Efesios 1:21; 2:1-9,19-22; 4:14-16; 5:25


¾      Colosenses 1:2,18; 4:5-6; 3:12-16

¾      1 Tesalonicenses 2:12

¾      1 Timoteo 6:17-19

¾      Tito 2:14; 3:1,8,14

¾      Hebreos 9:12; 10:25

¾      Santiago 1:17-27

¾      1 Pedro 2:1-12

 

ESCRIBA LA DECLARACIÓN DE PROPÓSITO:

 

Si usted ha seguido estos pasos de oración, análisis ambiental, y estudio de los propósitos de Dios como revelado en Su Palabra, usted está listo a escribir su propia Declaración de Propósito.

 

Complete esta frase:

 

"El propósito de mi ministerio personal es...

_________________________________________________________________________

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

¿Qué Escrituras específicas usted estudió que apoyaron su Declaración de Propósito? Liste las referencias abajo:

_________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________

 

Ahora escriba una Declaración de Propósito para el ministerio corporativo en que usted está envuelto (es decir, su iglesia, la organización religiosa, la denominación, la misión, etc.).

 

"El propósito de este ministerio es...

_________________________________________________________________________

 

¿Qué Escrituras específicas usted estudió que apoyaron la Declaración de Propósito para esta organización? Liste las referencias abajo:

_________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________

 

EVALÚE LA DECLARACIÓN DE PROPÓSITO:

 

Evalúe la declaración que usted ha escrito:

 

1. ¿Está en armonía con el propósito general de Dios como revelado en la Biblia? ¿Es bíblico? ¿Usted identificó las Escrituras específicas para apoyar su propósito?

 

2. ¿La Declaración de Propósito se escribe claramente para que se entienda fácilmente?

 

3. ¿La Declaración de Propósito se relaciona al ambiente en qué usted está ministrando? ¿Satisface las necesidades espirituales existentes?

 

4. ¿Declara por qué el ministerio existe en lugar de discutir los programas específicos, servicios, o impactos de evangelización?

 

5. ¿Proporciona posibilidades ilimitadas en el ministerio futuro? Si no, está demasiadamente limitada. Aquí está una declaración que es demasiadamente limitada:

 

"El propósito de la Red Internacional Tiempo de Cosecha es entrenar a 100 hombres comunes como líderes cristianos”.

 

Cuando nosotros hemos entrenado a los 100 líderes, nuestro propósito se cumple. Nosotros no tenemos la visión para ministerio futuro. Nosotros hemos limitado nuestro propósito y él s demasiado estrecho.

 

6. ¿Es específico? Si la declaración es demasiadamente general, usted no sabrá si usted está cumpliéndolo adecuadamente.

     

Aquí está una Declaración de Propósito que es demasiadamente general:

 

"El propósito de la Red Internacional Tiempo de Cosecha es entrenar a los hombres comunes cristianos”.

 

Esta declaración no es específica bastante para permitir la evaluación para ver si el ministerio está logrando su propósito. ¿Entrénalos en que? ¿Para qué propósito? ¿Por qué? ¿Qué lo entrenamiento enfatiza?

 

Ahora vuélvase a la sección “Para Estudio Adicional” de esta lección y lea la Declaración de Propósito para la Red Internacional Tiempo de Cosecha que nosotros hemos adoptado. Esta declaración es más específica y es ilimitada. Porque se detalla más, nosotros podemos evaluar para ver si nosotros estamos logrando nuestro propósito. Si sus "declaraciones de propósito" no son bíblicas, inciertas, no enfocan en la necesidad, es demasiadamente limitada o demasiadamente general, entonces vuelva a escribirlas.

 

UNIDO EN PROPÓSITO

 

Con la guía de Dios, los líderes deben establecer un propósito corporativo para el ministerio, iglesia, u organización entera. Este propósito debe comunicarse a cada departamento u iniciativa de evangelización de la iglesia u organización. Cada individual dentro de cada departamento o iniciativa de evangelización debe entender el propósito.

 

El propósito debe comunicarse a lo largo del entero cuerpo local de creyentes. Cada persona debe conocer el propósito para unirse en el ministerio para lograrlo. Cuando todos sabemos el propósito, todos podemos llevar a cabo los planes para alcanzar el propósito. Todos trabajan juntos en unidad para lograr su parte en el propósito y planes de Dios.

 

Una visión que puede comunicarse claramente es una cosa crítica en movilizar hombres y dinero por lograr la obra del Señor. Aquí están algunas maneras para comunicar el propósito a lo largo de la comunidad entera de creyentes:

 

1. Escriba la Declaración de Propósito y dé una copia de él a cada persona.

 

2. Enseñe o predique por lo menos una vez por año sobre el propósito.

 

3. Discuta el propósito frecuentemente en sesiones de planificación formales y en las reuniones informales.

 

4. Esté seguro de que todos los líderes en el ministerio repasen juntos, frecuentemente, el propósito. Esto mantendrá la visión fresca en sus mentes.

 

 

 

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba los Versículos Llaves de memoria.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

2. ¿Qué es una "declaración de propósito?"

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

3. ¿Por qué una Declaración de Propósito es importante?

_________________________________________________________________________

 

4. ¿Cuál es la diferencia entre propósito y objetivos?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

5. ¿Cuál es la diferencia entre una Declaración de Propósito y una Declaración Doctrinal?

_________________________________________________________________________

 

6. Liste cuatro maneras en que el propósito puede ser comunicado a lo largo de una comunidad entera de creyentes.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

7. ¿Cómo la parte de su estudio de esta lección usted escribió una Declaración de Propósito para su propio ministerio personal? ¿Usted escribió una Declaración de Propósito para la iglesia o organización cristiana de qué usted es una parte?

 

 

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo en este manual.)

 

PARA ESTUDIO ADICIONAL

 

1. Si su ministerio ya tiene una Declaración de Propósito, repásela contestando estas preguntas:

 

¾      ¿La Declaración de Propósito está escrita claramente para que se entienda fácilmente?

¾      ¿Cuándo fue escrita?

¾      ¿La Declaración de Propósito realmente refleja lo que el ministerio está haciendo presentemente?

¾      ¿Es Bíblica?

¾      ¿Cómo el ministerio ha tenido éxito cumpliendo su propósito?

¾      ¿Cómo el ministerio ha fallado cumpliendo su propósito?

¾      ¿Por qué ha fallado? ¿Qué puede hacerse para corregir los fracasos?

¾      ¿Tiene el propósito se comunicado adecuadamente a lo largo de la comunidad local? Para determinar esto, considere estas preguntas:

o        ¿Tiene sus líderes estudiado el propósito dentro de los últimos dos años?

o        ¿Tiene un sermón sido predicado sobre él durante el último año?

o        ¿Tiene la Declaración de Propósito sido impresa y distribuida a los miembros de la comunidad?

o        Pida a varios miembros que le digan cuál es el propósito del ministerio. ¿Ellos pueden esto?

¾      ¿Si su ministerio tiene planes, programas, presupuestos, y objetivos, están ellos relacionados a su declaración del propósito? ¿La Declaración de Propósito relacionase al ambiente en qué usted está ministrando? ¿Satisface las necesidades espirituales existentes?

¾      ¿Declara por qué el ministerio existe en lugar de discutir programas específicos, servicios, o iniciativas de evangelización?

¾      ¿Proporciona posibilidades ilimitadas en el ministerio futuro, o es demasiadamente limitada?

¾      ¿Es específica? Si la declaración es demasiadamente general, usted no sabrá si usted está cumpliéndola adecuadamente.

¾      ¿El propósito necesita ser vuelto a escribir? En ese caso, siga las pautas cedidas en esta lección en la sección titulada "Formulando Una Declaración De Propósito."

 

2. Hechos 13:36 indica que Rey David sirvió a los propósitos de Dios en su vida y ministerio. Estudie la vida de David en 1 e 2 Samuel y conteste estas preguntas:

 

¾      ¿Cómo David descubrió su propósito?

¾      ¿Qué él hizo para cumplir el propósito de Dios?

¾      ¿Si David hubiera escrito una "declaración de propósito", lo que habría sido?

¾      ¿Si David hubiera escrito una lista de objetivos para cumplir su propósito, cuáles habrían sido?

 

3. Aquí está una Declaración de Propósito de la Red Internacional Tiempo de Cosecha:

 


REDE INTERNACIONAL TIEMPO DE COSECHA

 

Declaración De Propósito

 

Jesucristo enfocó constantemente la atención de Sus discípulos en los campos de la cosecha espiritual del mundo:

 

¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega. (Juan 4:35)

 

El desafío dado por nuestro Señor es para obreros, varones y mujeres que saben como cosechar los campos de siega espiritual del mundo para el Reino de Dios.

 

Es con este fin que la Red Internacional Tiempo de Cosecha se dedica - reclutar, adiestrar, motivar y movilizar una red de segadores por todo el mundo capaces de realizar:

 

1. La intercesión de la cosecha espiritual alrededor del mundo:

 

Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. (Mateo 9:37-38)

Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra. (Salmos 2:8)

 

2. La articulación de los principios de la cosecha espiritual:

 

Lo que has oído de mi ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. (II Timoteo 2:2)

 

3. La demostración de los principios de la cosecha espiritual:

 

y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en sabiduría de los hombres mas en poder de Dios. (1 Corintios 2:4-5)

 

4. La comunicación de la urgencia del mandato para la cosecha espiritual alrededor del mundo:

 

Pasó la siega, terminó el verano,  y nosotros, no hemos sido salvos.(Jeremías 8:20)

 

5.  La movilización de los miembros del Cuerpo de Cristo para sus campos designados del mundo en la cosecha final:

 

... y nos guarda los tiempos establecidos de la siega. (Jeremías  5:24)

 


Capítulo Cuatro

 

PLANIFICACIÓN

 

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

¾      Definir la palabra “objetivo”.

¾      Explicar la diferencia entre propósito y objetivos.

¾      Identificar dos tipos básicos de objetivos.

¾      Discutir la importancia de objetivos.

¾      Explicar la diferencia entre los objetivos de largo plazo y de corto plazo.

¾      Explicar cómo seleccionar los objetivos.

¾      Escribir los objetivos personales del ministerio.

¾      Escribir los objetivos para el ministerio corporativo.

¾      Evaluar los objetivos que usted ha escrito.

 

VERSÍCULO LLAVE:

 

“Porque aquel siervo que entendió la voluntad de su señor y no se preparó ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes” (Lucas 12:47).

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Las últimas dos lecciones involucraron la importancia de propósito en el ministerio. Pero usted puede hablar para siempre sobre propósito y visión y nunca cumplir la visión. No es bastante conocer el propósito de Dios para su ministerio, usted debe prepararse para cumplirlo:

 

“Porque aquel siervo que entendió la voluntad de su señor y no se preparó ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes” (Lucas 12:47).

 

Usted se prepara para lograr el propósito de Dios para su ministerio por la planificación sabia. Planear es el asunto de esto y de las dos lecciones siguientes.

 

En este capítulo usted aprenderá a planear. El Capítulo Cinco explica cómo llevar a cabo los planes y el Capítulo Seis explica cómo evaluarlos.

 

OBJETIVOS

 

Un "objetivo" es una dirección o fin de acción. Es una meta o intento a ser alcanzado. Es un plan. Cuando usted establece "objetivos" para el ministerio usted hace planes organizados para lograr los propósitos de Dios. Usted planea si usted decide hacer esto conscientemente o no. Cada día usted hace ciertas tareas. Éste es su plan durante el día, si o no usted lo ha pensado conscientemente en él.

 

Planificar por establecer objetivos es simplemente una manera organizada de hacer lo que usted ya hace. Esto le ayuda a mantener el enfoque y la dirección a cada día. Trae sus actividades en armonía con su propósito de ministerio. Planear es una manera de obedecer al Señor y lograr Sus propósitos para su vida y ministerio.

 

Los objetivos no son órdenes sagrados. Ellos son compromisos que usted hace para el futuro. Ellos no determinan su futuro, pero es son solamente medios para organizar el pueblo de Dios para hacer la obra de Dios.

 

PROPÓSITO Y OBJETIVOS

 

Hay una diferencia entre propósito y objetivos. Usted ha aprendido que propósito es básicamente la visión espiritual. Es conocer su razón específica para el ministerio... su parte en el plan de Dios.

 

Los objetivos son los pasos que usted toma para cumplir el propósito que Dios lo ha dado. Ellos son los planes para lograr el propósito. No se cumplen propósitos y visiones simplemente porque ellos existen. Usted debe tomar la acción para hacerles suceder. El propósito lo inspira, pero los objetivos empujan usted adelante para lograr la visión. El propósito es como la fe. Los objetivos son como las obras. Propósito sin planes son improductivos, así como la fe sin las obras está muerta. Su propósito en el plan de Dios es grande lo bastante para tomar toda su vida para cumplir. Los planes simplemente son pequeños pasos a lo largo del camino hacia cumplir la visión que Dios lo ha dado. Aquí está un diagrama que le ayudará a entender esto:

 

 

 

 

 


Mire el diagrama cuidadosamente. Él muestra cómo los objetivos le ayudan a lograr su propósito que es parte del propósito de Dios. Si cada parte del Cuerpo de Cristo logra su propósito específico, entonces el gran propósito de Dios de alcanzar el mundo con el Evangelio se cumplirá.

 

LOS OBJETIVOS DE PABLO

 

Repasemos la declaración de propósito de Pablo que usted estudió en Capítulo Tres:

 

"Mi propósito de ministerio es llevar el nombre del Señor Jesucristo a:

     

... Los gentiles (las naciones que no son Israel)

... Los Reyes (los líderes)

... La nación de Israel." (Hechos 9:15)

 

Aquí está una lista de sus objetivos, el plan para lograr su propósito:

 

"Yo ministraré y daré testimonio para:

 

... abrir sus ojos.

... volverlos de la oscuridad a la luz.

... volverlos del poder de Satanás a Dios.

... llevarlos al perdón de pecados.

... llevarlos a su herencia espiritual (Vea Hechos 26:15-18)

TIPOS DE OBJETIVOS

 

Hay dos tipos básicos de objetivos:

 

Objetivos personales: Éstos son los planes que usted hace para lograr su propio propósito del ministerio.

 

Objetivos del grupo: Éstos son los planes que usted hace con otros para lograr el propósito de su comunidad corporativa, la iglesia, denominación, organización, etc.

 

DECLARACIONES DE FE

 

Porque los objetivos son declaraciones de lo que usted quiere hacer en el futuro, ellas son las declaraciones de fe hechas en armonía con la voluntad de Dios:

 

“Los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea oyeron que también los gentiles habían recibido la palabra de Dios” (Hebreos 11:1).

 

Usted no hace sus propios planes egoístas. Usted hace planes para cumplir los propósitos de Dios. Usted siempre está abierto a Su dirección.

 

“Vosotros, los que no sabéis lo que será mañana, ¿qué es vuestra vida? Porque sois un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. Más bien, deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello" (Santiago 4:14-15).

 

Porque los objetivos son declaraciones de fe, ellos involucran el riesgo. Usted debe salir en fe y debe empezar a actuar. Porque Dios conoce el futuro, Él puede darle sabiduría para hacer los planes.

 

LA IMPORTANCIA DE OBJETIVOS

 

Los objetivos le permiten lograr el propósito específico de Dios para su ministerio. Una razón mayor para tener objetivos es ayudar a conseguir hacer las cosas que necesitan ser hechas para cumplir su propósito. Tener un plan le ayuda a hacer las cosas sucedieren en lugar de simplemente dejar las cosas sucedieren. Los Planes le permiten actuar con propósito en lugar de reaccionar en frenesí urgente.

 

Los objetivos proporcionan dirección. Porque los objetivos identifican lo que será hecho, cada uno conoce el plan. Hay un sentido de dirección y compromiso hacia una meta común. La confusión se elimina. La dirección es difícil si usted no sabe donde usted va. Los objetivos proporcionan el conocimiento de dónde usted va. Porque usted está planeando adelante, usted puede anticiparse a los problemas y trabajar las soluciones antes que los problemas ocurran. Usted puede comprometerse en "la guerra espiritual ofensiva" en lugar de la "defensiva."

 

Planear ayuda las personas a encontrar su lugar de ministerio en el Cuerpo de Cristo. Porque los objetivos identifican quién hará lo que, cada persona en el ministerio conoce su tarea específica. Usted puede movilizar y unir la comunidad entera de creyentes en el propósito y planes.

 

Los objetivos permiten la evaluación del ministerio. Usted puede examinar sus planes y ve si ellos están cumpliendo el propósito de Dios para su ministerio. Usted aprenderá más sobre esto en Capítulo Seis. Los objetivos le impiden de “ir a deriva” en el ministerio. Si usted no tiene objetivos, usted puede gastar una vida entera y entonces de repente puede comprender, "yo no logré el propósito de Dios”. Usted ha divagado a lo largo de todo sin planes u organización, sin ninguna evaluación de ministerio, y usted falla.

 

Planear le ayuda a identificar sus motivos. Los motivos son sus razones para hacer algo. Usted se encontrará examinando sus objetivos y motivos en cada área de ministerio. Usted empezará preguntando "¿Cuál son mis objetivos en predicar este sermón?" “¿Cuáles son mis objetivos en esta reunión comercial?” “¿Cuáles son mis objetivos en enseñar esta lección"? "¿Cuáles son mis objetivos en aconsejar a esta persona, escribir esta carta, etc.?” Usted empieza a evaluar cada actividad por lo que se refiere a cómo ella se relaciona a su propósito de ministerio.

 

SELECCIONANDO LOS OBJETIVOS

 

Los objetivos deben pasar por la oración, guía del Espíritu Santo, el estudio de la Palabra de Dios, y de entender su propósito específico dentro del plan de Dios. Planear no es un suplente para la oración y estudio de la Biblia. Planear debe ser el resultado de la oración y del estudio de la Biblia. Planear también debe relacionarse al propósito.

 

Usted aprendió en la última lección cómo un análisis ambiental revela necesidades espirituales de las personas y área en que usted está ministrando. Usted aprendió cómo el propósito del ministerio debe relacionarse a estas necesidades así como al propósito de Dios.

 

La oración, estudio de la Biblia, y conocimiento del propósito son muy importantes al planear. Sin éstos, usted planeará con el razonamiento humano. Sus caminos no son el camino de Dios:

 

“Como son más altos los cielos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más altos que vuestros pensamientos. Porque como la lluvia y la nieve descienden del cielo y no vuelven allá sino después de haber saciado la tierra y de haberla hecho germinar, producir y dar semilla al que siembra y pan al que come” (Isaías 55:9-10).

 

El error de los planes del joven rico en Lucas 12:16-20 fue que él "razonaba dentro de sí." Él hizo planes sin la guía de Dios.

 

Dios ya conoce los planes que Él tiene para usted. Su responsabilidad es entender y actuar según Sus planes:

 

“Porque yo sé los planes que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, planes de bienestar y no de mal, para daros porvenir y esperanza” (Jeremías 29:11).

 

Porque usted selecciona los objetivos, planificación involucra hacer decisiones. Usted decidirá hacer algunas cosas y decidirá no hacer otras. Usted establecerá prioridades. Prioridades son cosas que son más importantes que otras. El estudio de Lucas 12:16-20 de la sección “Para Estudio Adicional” ilustra la importancia de establecer las prioridades apropiadas.

Usted puede necesitar repasar los principios bíblicos de hacer decisiones que se dan en los cursos del Instituto Internacional Tiempo de Cosecha titulados "Principios Bíblicos de Administración” y “Conociendo la Voz de Dios". Éstos lo ayudarán en hacer decisiones en el proceso de la planificación.

 

ESTABLECIENDO OBJETIVOS

 

Aquí están algunas directrices para ayudarle a establecer objetivos para el ministerio:

 

LOS OBJETIVOS DEBEN SER ESCRIBIDOS:

 

“Escribe la visión y grábala claramente en tablas, para que corra el que las lea” (Habacuc  2:2).

 

Si usted escribe los objetivos, es más fácil recordar, implementar y evaluar sus planes. Esto es lo que David hizo cuando él planeó el templo bajo la inspiración de Dios. David dijo:

 

“Todo esto, dijo David, está por escrito, porque la mano de Jehová está sobre mí, y él me ha hecho entender todos los detalles del diseño" (1 Crónicas 28:19).

 

LOS OBJETIVOS DEBEN RELACIONARSE AL PROPÓSITO:

 

Ésta es una parte muy importante de la planificación. Si usted hace planes que no se relacionan a su propósito de ministerio, usted estará haciendo trabajos buenos pero no el trabajo que Dios tiene para usted. Si todos sus objetivos se relacionan a su propósito, entonces todos ellos se relacionarán unos a los otros y trabajarán juntos en un plan general de ministerio. Cada plan que usted ha hecho estará en armonía con su propósito.

 

Si su propósito está en armonía con el propósito de Dios y los planes que usted hace está en armonía con su propósito, entonces sus objetivos serán bíblicos.

 

LOS OBJETIVOS DEBEN SER CLARAMENTE DECLARADOS:

 

Si los objetivos no son claramente escritos, nadie los entenderá. Escriba cada objetivo claramente. Tenga una meta para cada objetivo. Haga el plan fácil de entender. Recuerde que Habacuc 2:2 indica que sólo visiones claras entendidas por las personas es que las motivarán.

 

LOS OBJETIVOS DEBEN SER EQUILIBRADOS:

 

Los Planes deben ser equilibrados entre la fe y la realidad. Si ellos son demasiadamente poco realistas, ellos no pueden lograrse. Pero al mismo tiempo, no se limite por sus recursos, pensamiento natural, personal o financias. Establezca planes ilimitados de fe. Recuerde...

 

“Entonces Jesús, mirándolos, les dijo: --Para los hombres es imposible; pero no para Dios. Porque para Dios todas las cosas son posibles” (Marcos 10:27).

 


LOS OBJETIVOS DEBEN SER DEFINIDOS:

 

Los Planes deben ser definidos. Esto significa que ellos deben contestar las preguntas siguientes:

 

¾      ¿Qué nosotros vamos hacer? Declare lo que usted hará específicamente.

¾      ¿Cómo nosotros vamos a hacerlo? Declare exactamente qué pasos de acción y métodos usted tomará para lograr el plan.

¾      ¿Cuándo nosotros vamos a hacerlo? Fije una fecha de arranque, una fecha de realización, y tiempos para repasar el progreso del plan.

¾      ¿Quién va a hacerlo: Quién hará qué tareas específicas hagan este plan funcionar? ¿Cuántas personas serán necesarias? ¿Quién tiene los dones espirituales para hacer esto eficazmente? ¿Cómo las personas involucradas trabajarán juntas?

¾      ¿Qué costará? Estime lo que costará para lograr el objetivo. Cuando usted hace esto usted está creando un "presupuesto." Usted está estimando el costo para cumplir el plan.

 

Si usted presupuesta los fondos del ministerio basándose en los objetivos, y sus objetivos están en armonía con su propósito, entonces usted siempre estará usando los fondos del ministerio para cumplir su propósito. Por otra parte, usted no podrá usar los fondos sabiamente.

 

El curso del Instituto Internacional Tiempo de Cosecha titulado "Principios Bíblicos de Administración” identifica los principios bíblicos para uso de las finanzas que le ayudará a usar los fondos del ministerio propiamente. (Un ejemplo de un presupuesto se da en el Apéndice de este manual).

 

LOS OBJETIVOS DEBEN SER MENSURABLES:

 

Esto significa que ellos deben ser escribidos para que usted pueda evaluar si o no usted logró el plan. Usted aprenderá más sobre la evaluación en Capítulo Seis.

    

Un objetivo debe declarar exactamente lo que usted intenta que suceda como resultado de lo que usted está haciendo. Esto hace fácil de evaluar y determinar si usted ha cumplido sus objetivos. Usted no puede medir los resultados del ministerio sin algunas normas anteriores contra las cuales juzgarlos.

 

LOS OBJETIVOS DEBEN SER ORGANIZADOS POR LA PRIORIDAD:

 

Usted establecerá varios objetivos para el ministerio, para que usted pueda organizarlos por la prioridad. ¿Qué planes usted completará primero? ¿Qué objetivos son necesarios completar antes de que usted pueda cumplir otros planes relacionados? Por ejemplo usted debe cumplir un plan de evangelizar un cierto pueblo antes de que usted pueda establecer una iglesia para aquellos convertidos.

 

INCLUYA OBJETIVOS A LARGO Y A CORTO PLAZO:

 

Planear es un proceso que toma tiempo. Debido a esto, usted debe planear tan adelantado como posible. Planear se relaciona al futuro. Hay dos tipos de futuro:

 

El futuro inmediato: Los próximos días, semanas, y meses son el futuro inmediato. Usted debe hacer "planes de corto plazo" para este período de tiempo. Éstos son planes en que usted trabajará ahora mismo.

 

El futuro distante: El futuro distante es el próximo año y los años siguientes. Usted debe establecer "planes de largo plazo" para el futuro distante. Éstos son planes futuros para que usted pueda empezar a prepararse y orar ahora por ellos. Usted realmente trabajará después en ellos.

 

Para el ministerio eficaz, usted debe hacer ambos planes de corto e longo plazo. Cuando usted hace esto, usted sabrá exactamente lo que usted debe hacer ahora y lo que usted hará en el futuro. La Biblia enseña que nosotros debemos ocuparnos “hasta que Él venga." Esto significa que nosotros debemos planear e implementar planes para el Reino de Dios, ambos ahora y en el futuro, hasta que Jesús vuelva y nos tome al Cielo.

 

PLANEAR ES UN PROCESO

 

Los Planes deben ser flexibles y deben estar abiertos al cambio. Planear es un proceso dirigido por el Espíritu Santo. Siempre esté abierto a la nueva guía al planear. El Apóstol Pablo hizo planes de ir a Asia en un cierto momento, pero el Espíritu Santo reveló que no era el tiempo apropiado. Pablo ajustó su plan y fue en una fecha más tarde (Hechos 16:6).

 

Después de que usted hace un plan, los cambios pueden ocurrir en el ambiente o en su ministerio. Un plan mejor puede revelarse. Los problemas pueden hacer una revisión del plan original si necesario. Por esto la planificación debe ser flexible. Usted debe estar abierto a los cambiar los planes cuando necesario y cuando Dios liderar usted a hacerlo. Usted necesitará revisar los objetivos y crear nuevos objetivos porque:

 

¾      El ambiente en que usted ministra cambiará y usted tendrá que ajustar sus planes. Por ejemplo, si un grupo grande de refugiados moviese para su área usted puede necesitar ajustar sus planes ministeriales para incluir el ministerio a ellos.

¾      Usted completará sus planes y necesitará de nuevos. Por ejemplo, usted puede alcanzar la meta de establecer una nueva iglesia en un cierto pueblo. ¿Ahora qué usted hará?

¾      El Espíritu Santo puede dirigirlo a cambiar los planes.

¾      Usted comprende que los planes que usted hizo no están cumpliendo los propósitos de Dios en su vida y ministerio. Usted necesitará revisarlos.

 

MUESTRAS DE OBJETIVOS

 

En las sección “Para Estudio Adicional” de esta lección hay algunas muestras de objetivos para usted estudiar. Ejemplos correctos y incorrectos son incluidos. Vuélvase ahora a estos ejemplos y estudiaos antes de proceder con el resto de esta lección. Los ejemplos le ayudarán a entender lo que usted ha estudiado hasta este punto.

 

ESCRIBIENDO SUS OBJETIVOS PERSONALES

 

1. Retroceda al Capítulo Tres y repase la Declaración de Propósito que usted escribió para su ministerio personal.

 

2. Escriba tres objetivos de corto plazo por lo menos para su propio ministerio personal.

 

3. Escriba tres objetivos de largo plazo por lo menos para su propio ministerio personal.

 

ESCRIBIENDO LOS OBJETIVOS DEL MINISTERIO

 

1. Retroceda al Capítulo Tres y repase la Declaración de Propósito que usted escribió para su iglesia, comunidad, u organización.

2. Escriba tres objetivos de corto plazo del ministerio por lo menos para el ministerio corporativo en que usted está envuelto. Usted puede querer encontrarse con otros líderes en su comunidad para formular estos objetivos de grupo.

 

3. Escriba tres objetivos de largo plazo del ministerio por lo menos para el ministerio corporativo en que usted está envuelto. Usted puede querer encontrarse con otros líderes en su comunidad para formular estos objetivos de grupo. Use la hoja de trabajo para establecer los objetivos proporcionados en la sección “Para Estudio Adicional” de esta lección para escribir sus planes.

 

EVALUANDO LOS OBJETIVOS

 

Evalúe los objetivos que usted ha escrito usando la siguiente lista de comprobación:

 

1.  ¿Sus objetivos son claros, cortos, y fácilmente comprendidos?

2.  ¿Cada objetivo declara solamente una meta?

3.  Cada objetivo establece planes definidos:

 

¾      ¿Lo que será hecho?

¾      ¿Cómo? (los pasos de la acción y métodos)

¾      ¿Cuándo? (empiezo, conclusión, y fechas de comprobación del progreso)

¾      ¿Por Quien?

¾      ¿El costo?

 

4. ¿Es cada objetivo mensurable? ¿Usted puede evaluar la COSA para ver si usted realmente logró el plan?

5. ¿Usted ha establecido planes de corto plazo así como planes de largo plazo?

6. ¿Sus objetivos se relacionan a su propósito del ministerio?

7. ¿Sus objetivos personales están en armonía con los objetivos del ministerio corporativo en que usted está envuelto (es decir, su comunidad de la iglesia, denominación, organización, etc.)?

8. ¿Usted está listo a pagar el precio por lo que se refiere a las finanzas, tiempo, y sacrificio para hacer este plan funcionar?

9. ¿Usted puede pedir la ayuda de Dios para alcanzar este objetivo? Usted puede hacer esto desde que esté en armonía con Su propósito general y su propósito específico en Su plan.

 

 

 

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 


2. Defina la palabra "objetivo."

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

3. ¿Cuál es la diferencia entre propósito y objetivos?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

4. Identifique dos tipos básicos de objetivos.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

5. ¿Por qué los objetivos son importantes?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

6. Explique la diferencia entre los objetivos de largo y corto plazo.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

7. ¿Cómo usted selecciona los objetivos?

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo en este manual.)

 

 

 

PARA ESTUDIO ADICIONAL

 

1. Muestras de objetivos para estudiar:

 

Para un ejemplo, nosotros consideraremos un plan de una iglesia en la grande ciudad de Los Angeles, California, en los Estados Unidos de América. Esta iglesia cree que su propósito es alcanzar Los Angeles con el Evangelio.

 

Aquí está un ejemplo de un objetivo que ellos escribieron que NO ES CORRECTO:

 

"Nosotros evangelizaremos la ciudad de Los Angeles."

 

Éste no es un objetivo mensurable. ¿Cómo ellos sabrán si ellos han logrado el plan? ¿Quién va a hacerlo? ¿Cómo? ¿Por cuándo? ¿Cuál es el costo? ¿Cómo ellos empezarán? El objetivo es demasiado general. No se escribe claramente y no define lo que será hecho exactamente.

 

Aquí está un ejemplo de un objetivo CORRECTO:

 

"Nosotros evangelizaremos la comunidad de habla española dentro de rayo de cinco millas de nuestra iglesia.

 

Nosotros empezaremos trabajando este objetivo en 31 de diciembre de 1990. Nosotros completaremos este proyecto en 1º de enero de 2000. Nosotros tendremos una reunión en el primer miércoles de cada mes para evaluar nuestro progreso.

 

Nosotros sabremos que nosotros hemos logrado este objetivo cuando nosotros:

 

¾      Alcanzar a cada casa hispanohablante en el rayo de cinco millas con un testigo del Evangelio.

¾      Establecer una iglesia hispanohablante compuesta de por lo menos 100 nuevos convertidos de este testigo.

¾      Entrenar estos convertido para continuar el proceso de evangelización en este área.

 

Éstas son las personas responsables por este objetivo:

 

Joe Smith dirigirá y coordinará el proyecto bajo la dirección de nuestro pastor. Nosotros dividiremos el área de cinco millas en bloques y fijaremos presidentes de bloques que serán responsables por cada bloque. Los bloques se determinarán basándose en la geografía del área.

 

Cada presidente de bloque visitará cada casa en su bloque y presentará el Evangelio. Ellos registrarán los nombres y direcciones de los nuevos convertidos. Ellos dejarán atrás una porción del Evangelio en cada casa que ellos visitaren. Ellos darán un Evangelio de Juan a cada nuevo convertido. Ellos acompañarán a cada nuevo convertido y les harán parte de la nueva iglesia. Joe Smith entrenará a estos convertidos y seleccionará a los líderes para la nueva iglesia. Cuando los líderes estuvieren especializados y establecidos, nosotros pondremos un objetivo similar para otra área de Los Angeles. En el futuro, nosotros evangelizaremos la ciudad entera.

 

Esto es lo que costará para llevar a cabo este plan:

 

El presupuesto:

 

$ _________ Porciones del Evangelio.

 

$ _________ Libretos del Evangelio de Juan.

 

$ _________ Mapas para marcar las áreas de bloque.

 

$ _________ Fichas con nombre y dirección para registrar los nuevos convertidos.

 

$ _________ Informe sobre la apertura de la nueva iglesia en el periódico local.

 

$ _________ Enviar una invitación personal por el correo a los convertidos para asistir a la primer reunión de adoración. (Los servicios se dirigirán en una casa para eliminar los costos para una sede).

 

$ _________ Materiales de entrenamiento para discipular los nuevos convertido.

 

Esto nos ayudará a cumplir nuestro propósito singular en el plan de Dios para alcanzar Los Angeles con el Evangelio. Al alcanzar las personas de habla españolas dentro de un rayo de cinco millas de nuestra iglesia, nosotros estamos cumpliendo una parte de Su propósito para nuestra iglesia.

 

Éste es un plan que nosotros podemos repetir una y otra vez en otras áreas de Los Angeles hasta que nosotros hayamos evangelizado la ciudad entera.”

 

2. Lea Proverbios 1:2-6. Este pasaje declara el propósito para el libro de Proverbios. Explica por qué él fue escrito. El resto del libro está lleno con objetivos para lograr el propósito.

 

3. Aquí sostén algunos objetivos que Dios declaró para Israel cuando ellos estaban en esclavitud egipcia. En Éxodo 6:2-8 Él dijo:

 

¾      Yo le tiraré de bajo el yugo de los egipcios.

¾      Yo lo libraré de ser esclavos de ellos.

¾      Yo lo redimiré con un brazo extendido y con actos poderosos de juicio.

¾      Yo lo tomaré como mi pueblo propio.

¾      Yo seré su Dios.

¾      Yo lo traeré a la tierra que yo juré con mano alzada [señal de un juramento].

¾      Yo la daré a usted como una posesión.

 

¡Qué plan maravilloso! Moisés comunicó el plan de Dios claramente a las personas, pero las personas se negaron a aceptarlo (Éxodo 6:9). A veces usted puede tener un plan maravilloso, dado por Dios y usted todavía enfrentará la oposición de las personas. Simplemente recuerde: los propósitos y planes de Dios no fallarán. ¡Dios logró Sus objetivos, aunque Él tuvo que levantar una nueva generación para hacerlo!

 

4. Seleccione una organización cristiana con que usted está familiarizado. ¿De sus acciones, lo qué usted piensa que es su propósito? ¿Cuáles son algunos de sus objetivos?

 

5. ¿Si usted conociera que usted no podría fallar, qué tres objetivos de ministerio usted establecería? Después de que usted ha listado éstos, ore sobre ellos. No tema el fracaso. ¿Dios podría querer que usted intentara lograr estos planes?

 

6. Se ilustra la importancia de las prioridades en la parábola del hombre rico en Lucas 12:16-20. El hombre rico...

 

¾      Proveyó para sí mismo y no para otros. Su prioridad era una vida egoísta en lugar de una vida centrada en el Reino.

 

¾      Hizo provisión para su cuerpo pero nada para su alma. Su prioridad era la carne en lugar del espíritu.

 

¾      Proveyó para esta vida en lugar de la eternidad. ¿Cómo sus prioridades se relacionan a la eternidad? ¿Qué causó su error en las prioridades? Él razonó "dentro de sí" (Lucas 12:17). Él no planeó con el propósito y prioridades de Dios en la mente. Las prioridades extraviadas siempre son seguidas por las penalidades. (Vea versículo 20).

 

7. Use la siguiente hoja de trabajo para ayudarle a establecer objetivos para su ministerio.

 

 

HOJA DE TRABAJO PARA ESTABLECER OBJETIVOS

 

Declare lo que usted hará: yo… (nosotros)

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

Yo (nosotros) empezaré trabajando en este objetivo... Fecha: _____________

Yo (nosotros) completaré este objetivo por... Fecha: _________________

Yo (nosotros) inspeccionaré nuestro progreso en las siguientes fechas:

 

Fecha: __________________________

Fecha: __________________________

Fecha: __________________________

 

Yo (nosotros) sabré que yo he logrado este objetivo porque:

______________________________________________________________________________________________________________________________________

 

Éstas son las personas responsables por este objetivo:

_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

Esto es lo que cada persona hará:

_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

Este objetivo nos ayudará a cumplir nuestro propósito singular en el plan de Dios porque:

______________________________________________________________________________________________________________________________________

Esto es lo que costará para lograr este plan: Prepare su presupuesto en una hoja de papel separada. Una muestra de presupuesto se proporciona en el Apéndice de este manual.

 


Capítulo Cinco

 

PERSONAS Y PROCEDIMIENTOS:

IMPLEMENTANDO EL PLAN

 

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

¾      Definir “procedimientos."

¾      Discutir los siguientes pasos para implementar un plan:

o        Seleccionar

o        Comunicar

o        Delegar

o        Entrenar

o        Organizar

o        Programar

o        Presupuestar

o        Tomar decisiones

o        Repasar

o        Evaluar

 

¾      Explicar las parábolas de los odres y vestidos.

 

VERSÍCULO LLAVE:

 

“Ahora pues, llevad el hecho a su culminación para que, como fuisteis prontos a querer, así lo seáis para cumplir conforme a lo que tenéis” (2 Corintios 8:11).

 

 

INTRODUCCIÓN

 

En las lecciones anteriores usted identificó el propósito para su ministerio y aprendió cómo hacer planes. Pero planear no es bastante. Así como la fe sin las obras es muerta, la planificación sin la acción no logra nada.

 

En esta lección usted aprenderá a implementar sus planes. Implementar un plan significa ponerlo en acción. Usted hace esto a través de los procedimientos apropiados y de personas fieles.

 

PERSONAS Y PROCEDIMIENTOS

 

Los procedimientos son los pasos que usted toma para implementar un plan. Los procedimientos son los métodos, proyectos, o trabajo que un líder hace para lograr los planes. Las personas son los instrumentos que Dios usa en la obra del ministerio a lo largo del mundo. Los procedimientos apropiados y las personas fieles son ambos necesarios si un plan debe tener éxito.

 

IMPLEMENTANDO UN PLAN

 

Si usted debe implementar un plan con éxito, usted debe tener una comprensión clara de él primero. Es por esto qué usted debe escribir sus planes como discutido en Capítulo Cuatro. Recuerde que el plan debe incluir:

 

¾      Una declaración exacta de lo que será hecho.

¾      Una descripción de cómo usted va a hacerlo [los procedimientos, los pasos de la acción camina].

¾      Quién va a hacerlo [las personas involucradas].

¾      Cuando usted va a hacerlo [fecha de empiezo y conclusión, fechas para repasar el progreso].

¾      Un presupuesto [lo que costará].

 

Para llevar a cabo el plan, hay un poco de responsabilidades básicas del líder. Éstas incluyen:

 

SELECCIONAR:

 

Durante Su ministerio terrenal, Jesús seleccionó a los discípulos para ayudarlo en el ministerio. Aquí están algunas directrices para seleccionar las personas para la obra del ministerio:

 

1. Hombres Y Mujeres "fieles":

 

Seleccione hombres y mujeres “fieles”. Los "fieles" son aquellos que han aceptado el Evangelio y cuyas vidas han mostrado verdadero arrepentimiento y cambio. Escoja aquellos que son llamados al propósito singular de su ministerio específico. Si una persona no tiene una carga para el ministerio específico en que usted está comprometido, ellos perderán su entusiasmo y compromiso para ayudar.

 

Dios tiene un plan específico para cada persona, y si ellos no están ministrando donde Dios los quiere ellos no serán eficaces. El propósito del ministerio debe volverse su propósito individual.

 

Seleccione aquellos que están "llenos del Espirito Santo” y tienen una reputación buena (Hechos 6:8). aquellos que sirven en posiciones de liderazgo deben tener las calificaciones Bíblicas para líderes espirituales cedidas Tito 1:5-9 y 1 Timoteo 3:1-13.

 

2. Dones Espirituales:

 

Seleccione personas cuyos dones espirituales equípenles a cumplir la tarea específica que usted está pidiéndoles que hagan. Así era cómo las personas eran seleccionadas para las tareas en los tiempos del Nuevo Testamento. Por ejemplo, aquellos con el don de enseñar no pueden ser eficaces como evangelistas. aquellos con el don de un evangelista podrían fallar como pastor.

 

3. Habilidades Y Capacidades:

 

Además de los dones espirituales, las personas tienen habilidades especiales y capacidades que Dios las ha dado o ellas han desarrollado a través de la educación y entrenamiento. Piense sobre las tareas que necesitan ser hechas y seleccione las personas cuyas habilidades y capacidades están preparadas para ese trabajo particular del ministerio.

Por ejemplo, cuando Moisés recibió los planes para el tabernáculo de Dios, él seleccionó a hombres que tenían las habilidades para hacer la tarea. (Vea Éxodo 35:30-34).

 

Siempre recuerde, sin embargo, que es más fácil tomar a un hombre espiritual y entrenarlo en las habilidades que él necesita que tomar a un hombre mundano y desarrollar fidelidad.

 

4. Experiencia de Ministerio:

 

Evalúe la experiencia de ministerio pasada. Si una persona ha servido con éxito en una posición similar, su ministerio y unción en esa posición ha sido probada.

 

5. Evalúe las Fuerzas Y Debilidades:

 

Evalúe las fuerzas espirituales y las debilidades de la persona. ¿Qué fuerzas le hacen un candidato probable para llenar esta posición? ¿Qué debilidades pueden crear problemas y cómo usted los resolverá si ellos se levantan?

 

COMUNICAR:

 

Los Planes deben ser comunicados claramente. Cuanto más informaciones las personas tienen sobre un plan, más fácil será para ellas cumplir sus responsabilidades. La importancia de la comunicación se ilustra claramente en el registro bíblico de la torre de Babel. Lea esta historia en Génesis 11:1-9.

 

Las personas deben saber:

 

¾      El Plan General:

 

Ellos deben entender el plan general y cómo él se encaja en el propósito de Dios y en el propósito singular de la organización.

 

¾      Los Detalles Del Plan:

 

Éstos incluyen los detalles tales como personas involucradas, presupuesto, horarios de la agenda, los pasos de acción, y cómo el plan se evaluará para determinar si ha sido cumplido.

 

¾      Su Responsabilidad Específica En El Plan:

 

Las personas deben saber exactamente por lo que ellas son personalmente responsables para hacer, cuando, y qué fondos, equipo, y personal está disponible para ayudarles a hacerlo.

 

La comunicación también debe motivar a las personas para la obra del ministerio. Cuando usted motiva a las personas, usted comunica desafío e inspiración por conseguir que el trabajo sea hecho. Usted desarrolla motivos apropiados o razones por hacer la obra del ministerio. Recuerde:

 

“… el enviado fiel es como medicina” (Proverbios 13:17).

                                               


DELEGAR:

 

Después de comunicar el plan, usted debe delegar la responsabilidad para el trabajo que necesita ser hecho. “Delegar" es dar responsabilidad y autoridad a otros para la obra del ministerio. Cuando usted delega usted da a otra persona la responsabilidad por un trabajo específico, la autoridad para lograrlo, y la responsabilidad [una obligación] para conseguir que el trabajo sea hecho correctamente.

 

Se encuentra uno de los mayores ejemplos bíblicos de delegación en un plan hecho por Jetro y implementado por Moisés. Lea sobre él en Éxodo 18:13-27. Moisés estaba muy cansado de hacer todo el trabajo por él mismo. Jetro le enseñó cómo delegar responsabilidad y autoridad a otros para lograr la obra del ministerio. Los hombres a quienes Moisés delegó la responsabilidad eran responsables a él por su trabajo.

 

Un líder sólo debe tener relación con las decisiones mayores, las partes más importantes del plan, y la supervisión de aquellos trabajando bajo su liderazgo. Delegue a otros los detalles y el trabajo rutinario necesario para lograr el plan.

 

Cuando usted delega responsabilidad a alguien, usted también debe darle la autoridad para hacer el trabajo. Esto significa que usted suelta el control o poder que él necesita y proporciona los recursos necesarios.

 

Para establecer autoridad y responsabilidad, es útil escribir las tareas específicas que usted está delegando a una persona. Esto a veces se llama una "definición de funciones" o “descripción del ministerio”. (Vea el Apéndice de este manual para muestras de las descripciones del ministerio).

 

Cuando usted define las responsabilidades de una persona específicamente, esto lo hace responsable. Esto significa que él sabe lo que se requiere de él. Él sabe que usted verificará para ver si él ha completado su tarea y lo ha hecho correctamente.

 

Para resumir, la delegación involucra dar otros...

 

¾      La Responsabilidad: Para realizar la obra del ministerio.

¾      La Autoridad: Para conseguir que el trabajo sea hecho.

¾      La Prestación de cuentas: Una obligación para lograr la tarea propiamente.

 

Delegación es importante porque:

 

¾      Libra al líder para las tareas más importantes. (Vea Éxodo 18:13-27 y Hechos 6:3-4).

¾      Da a otras personas experiencia y entrenamiento en el ministerio.

¾      Sigue el modelo de Dios para el "ministerio del cuerpo” en la Iglesia con cada persona usando su don espiritual para la obra del ministerio.

¾      Levanta a nuevos líderes.

 

ENTRENAR:

 

Algunas personas a quienes usted ha delegado las tareas ya tendrán las habilidades necesarias para lograr su tarea. Otros necesitarán ser entrenados. El tipo de entrenamiento necesitado variará, dependiendo de la tarea a ser hecha y las habilidades de la persona involucrada. Algunas personas necesitarán más entrenamiento que otras debido a su educación limitada y experiencia. Algunas tareas son más difíciles que otras y requieren más instrucción.

 

Entrenar para la obra del ministerio debe ser un proceso continuo. Usted constantemente debe estar desarrollando el conocimiento, habilidades, y la madurez espiritual de aquellos que trabajan con usted en el ministerio.

 

ORGANIZAR:

 

Deben organizarse las personas que usted ha entrenado para trabajar juntas en el ministerio.

 

La Organización es la evidencia exterior de un propósito compartido. Cuando dos personas están de acuerdo en trabajar en un propósito común, una organización existe. Organizar es el proceso de construir un equipo de personas para lograr la obra del ministerio. Organizar establece la estructura para lograr un plan. Organizar contesta la pregunta de “¿quién es responsable para hacer eso?”

 

Sin la organización, la confusión existe. Esto produce infelicidad, murmullo, y las tareas importantes son ignoradas. Para un ejemplo de esto, lea sobre el problema en la Iglesia de Jerusalén en Hechos 6:1-7 y cómo los discípulos se organizaron para resolverlo.

 

No modele su organización según otras organizaciones. Permita la organización desarrollar desde su necesidad y su plan individual y propósito. La Organización en la Iglesia Primitiva se desarrolló de esta manera. No fue la organización que trajo el ministerio a la existencia. Fue el ministerio que trajo la organización a la existencia cuando ella fue necesaria. La historia en Hechos 6:1-7 ilustra esto.

 

Dios el Padre, Jesucristo, y el Espíritu Santo tienen una organización. Cada uno tiene responsabilidades específicas y ministerios que se describen en la Biblia.

 

Uno de los mayores ejemplos naturales de organización es el cuerpo humano. Dios usó este ejemplo natural para ilustrar la organización espiritual de la Iglesia.

 

La Iglesia se llama el "Cuerpo de Cristo" de lo cual Jesús es la Cabeza. Ser "cabeza de la Iglesia" es una de las responsabilidades del ministerio de Jesús.

 

Cuando usted organiza con Jesús como su cabeza, usted trabaja junto como un Cuerpo de creyentes para lograr propósitos y planes espirituales.

 

A veces ayuda esbozar un cuadro que explica la estructura orgánica que usted establece. Tal cuadro se llama un "organigrama” o “gráfico organizacional”. La sección “Para Estudio Adicional” de esta lección contiene algunos gráficos de muestra.

 

Organizar incluye el desarrollo un espíritu cooperativo entre aquellos involucrados en el plan. Incluye movilizarlos para lograr la obra del ministerio y establecer buenas relaciones entre ellos.

 

Recuerde que en cualquier organización bíblica, nadie es "mayor" que otra persona. Nosotros somos todos miembros del mismo Cuerpo de Cristo que trabajan para lograr los propósitos de Dios juntos. (Vea Efesios 1:22-23; 4:15-16; Colosenses 1:18; 1 Corintios 12).

 


PROGRAMAR:

 

Cuando usted originalmente hizo su plan, usted estableció las fechas en que usted empezaría, repasaría, y lo completaría. Ahora usted debe fijar otros detalles que son parte del plan.

 

Por ejemplo, en el último capítulo un ejemplo se dio con respecto a alcanzar la comunidad de habla española en un rayo de cinco millas alrededor de una iglesia por una cierta fecha. Se pusieron las fechas para empezar, repasar, y completar el proyecto.

 

Si usted realmente estuviera trabajando en este plan, usted necesitaría fijar fechas específicas y tiempos para ir ahora de casa en casa compartir el Evangelio. También deben establecerse las fechas para anunciar y dirigir la primera reunión de adoración de la iglesia.

 

Establecer tales horarios le ayuda a usar su tiempo sabiamente. Usted debe usar su tiempo sabiamente porque usted tiene una cantidad limitada de tiempo para lograr el trabajo del Reino:

 

“Me es preciso hacer las obras del que me envió, mientras dure el día. La noche viene cuando nadie puede trabajar” (Juan 9:4).

 

“Mirad, pues, con cuidado, cómo os comportáis; no como imprudentes sino como prudentes, redimiendo el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:15-16).

 

Cuando usted usa su tiempo sabiamente, usted establece las prioridades. Esto significa que usted escoge hacer algunas cosas y eliminar otras. Los líderes exitosos aprenden a decir "no" a cosas que no están en armonía con su propósito y objetivos.

 

Evalúe todo lo que usted hace basándose en el propósito específico para que Dios lo tiene llamado. Haga de este llamado una prioridad. No se desvíe para otras cosas, no importa cuán bueno o necesario ellos puedan ser.

 

Como en la parábola de los siervos con sus talentos, Dios lo responsabilizará por el ministerio específico que Él lo ha dado a hacer. Usted puede conseguir se ocupar haciendo muchas cosas buenas y necesarias “para Dios” y perder el propósito específico para que Él lo ha levantado en el ministerio.

 

Usted necesita de un calendario para programar adecuadamente. Programar debe incluir tanto la planificación semanal cuanto la diaria:

 

1. Planificación semanal:

 

Al principio de cada semana, haga un plan semanal. Ore por la semana venidera y pida a Dios que guiarlo al programar proyectos específicos para cada día. Conteste estas preguntas:

 

¾      ¿Lo que DEBE hacerse esta semana? Ésta es una lista de las cosas más urgentes que necesitan ser hechas. Éstas son cosas que producirán problemas mayores o demoras en el plan del ministerio si ellos no son cumplidos en esa semana.

 

¾      ¿Lo que SERÁ hecho? Ésta es una lista de las cosas que vienen luego después en importancia. Usted puede trabajar en ellas una vez que usted ha completado los deberes urgentes en la lista de lo que DEBE hacerse.

 

¾      ¿Lo que PODRÍA hacerse si usted tiene tiempo? Éstas son cosas que podrían ser continuadas en otra semana sin crear problemas.

 

¾      Ahora revea estas listas para determinar cuales cosas usted puede delegar a otros. Delegue éstas, y esto lo librará para lograr las tareas que sólo usted puede hacer.

 

2. Planificación Diaria:

 

Al principio de cada día, pida a Dios que revele a usted lo que Él quiere que usted haga en ese día. Repase la lista de tareas que usted constituyó para la semana. Pida a Dios que lo muestre cuáles deben hacerse en ese día. Escríbales y priorízales.

 

Conteste las mismas preguntas como en la planificación semanal: ¿lo que DEBE hacerse en ese día? ¿Qué SERÁ hecho si usted termina estas tareas urgentes? ¿Qué PODRÍA hacerse si usted tiene tiempo? ¿Qué usted puede DELEGAR a otros?

 

Esté seguro de programar un tiempo personal con el Señor para oración y estudio de la Biblia cada día. Esto es importante porque...

 

“El temor de Jehová aumentará los días” (Proverbios 10:27).

 

“Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus sendas” (Proverbios 3:6).

 

Como el Apóstol Pablo, al planear, siempre esté abierto a un cambio por el Espíritu Santo. También, siempre recuerde que las personas son la razón para que el ministerio exista. No descuide de las personas por causa de un plan o para lograr una lista de tareas que usted necesita hacer.

 

Al mismo tiempo, tenga el cuidado que otros no lo desvíen de su tarea con muchas cosas que consumirán su tiempo y energía. Diversión, incluso las buenas obras, es una herramienta del enemigo para impedirlo de lograr el plan de Dios.

 

Lea Nehemías 6:10-12. Un "profeta de Dios" intentó desviar Nehemías de su trabajo llamando una reunión en la casa de Dios. ¿Aparenta espiritual, no? El profeta incluso intentó convencer Nehemías que era más seguro para él en la casa de Dios y que él podría morir si él no viniera.

 

Pero Nehemías reconoció que Dios no había enviado a este profeta. Él no asistió a la reunión. ¡Dios le había dicho que trabajara en el muro, y esto fue lo que él hizo!

 

3. Otras Unidades de Tiempo:

 

Usted puede hallar útil hacer horarios para otros bloques de tiempo. Por ejemplo, un maestro en una escuela cristiana puede necesitar planear por los cuadrimestres del año o por semestres escolares.

 

También es sabio hacer un plan de ministerio anual. Pida a Dios que le ayude a fijar metas durante el año en armonía con Su propósito. Identificar sus metas anuales le permitirá establecer planes específicos para cada semana del año.

 

Cuando varias personas están trabajando juntas en un plan, cada uno necesita tener un calendario que muestra el horario para los detalles del plan. Esto ayudará a cada uno a recordar lo que necesita ser hecho y por cuando.

 

PRESUPUESTAR:

 

Durante la fase de la planificación usted hizo que un presupuesto que indica la cantidad de dinero que usted planeó gastar.

 

Mientras usted implementa el plan, use este presupuesto para guiarlo al gastar los fondos. Una manera fácil de mantener el registro del dinero que usted está gastando es guardar un registro financiero simple que lista el artículo, la cantidad de dinero originalmente presupuestado para él, la cantidad real que se gastó, y los fondos que restaron. Aquí está un ejemplo para seguir:

 

Plan: Obtener una Biblia para cada nuevo creyente en nuestro comunidad de la iglesia.

 

Registro Financiero

 

Artículo

Cantidad Presupuestada para el Artículo

Cantidad Gasta en la Fecha

Cantidad Restante para el Artículo

 

 

Biblias

$ 300.00

$ 200.00

$ 100.00

 

Usted puede descubrir que usted necesita reajustar el presupuesto original. Algunos artículos pueden costar más de que usted planeó, otros pueden costar menos.

 

TOMAR DECISIONES:

 

Cuando cualquier plan se pone en acción, el líder debe tomar muchas decisiones relacionadas a él. El proceso bíblico para tomar decisiones se describe en los cursos del Instituto Internacional Tiempo de Cosecha, "Principios Bíblicos de Administración” y “Conociendo la Voz de Dios”. Refiérase a éstos para ayuda para tomar decisiones buenas.

 

REPASAR:

 

Después de que usted implementa un plan, usted debe repasarlo para ver cómo está progresando. Encuéntrese con aquellos trabajando en el plan...

 

¾      Para estar seguro de que las personas están cumpliendo sus responsabilidades asignadas.

¾      Para asegurarse de que las personas tienen los fondos necesarios, equipo, y provisiones para conseguir que sus trabajos sean hechos.

¾      Para ver que el plan está procediendo en el horario.

¾      Para permanecer dentro del presupuesto.

¾      Para revisar el plan cuando necesario.

¾      Coordinar partes del plan y del trabajo entre las personas involucradas.

¾      Resolver los problemas en el plan o problemas entre las personas involucradas en el plan.

 

EVALUAR:

 

Evaluar es un proceso de cuidadosamente examinar un plan para determinar su valor al lograr el propósito del ministerio. En la próxima lección usted aprenderá a evaluar los planes.

 

VINO NUEVO Y ODRES VIEJOS

 

Cuando Jesús empezó Su ministerio, Él encontró mucha oposición. Algunas personas no aceptaron las nuevas enseñanzas aunque ellas eran basadas en las verdades del Antiguo Testamento. Otros no aceptaron los milagros que Él realizó. Cuando algunos hombres fueron llamados al discipulado, ellos se negaron a seguir. Muchos de los líderes religiosos estaban limitados por la tradición y se negaron a cambiar.

 

Satanás siempre se opone el propósito y planes de Dios. Siempre que usted implementa un nuevo plan de ministerio en armonía con los propósitos de Dios, usted enfrentará oposición. Jesús dio dos ejemplos de esto. Él dijo:

 

“Nadie pone parche de tela nueva en vestido viejo, porque el parche tira del vestido y la rotura se hace peor. Tampoco echan vino nuevo en odres viejos, porque los odres se rompen, el vino se derrama, y los odres se echan a perder. Más bien, echan vino nuevo en odres nuevos, y ambos se conservan” (Mateo 9:16,17).

 

Por estos ejemplos, Jesús indicó que a veces es imposible para las existentes estructuras tradicionales religiosas de los hombres aceptar nuevos planes y revelaciones. Jesús descubrió que esto era verdadero en Su propio ministerio, como hizo el Apóstol Pablo. Usted también descubrirá que esto es verdadero. Usted experimentará la oposición de dentro y de fuera de las organizaciones religiosas existentes.

 

Cuando usted encuentra tal oposición, siga el patrón establecido por Jesús y Pablo. Ellos dos trabajaron dentro de la estructura religiosa existente hasta donde posible. Ellos asistieron en la sinagoga regularmente y ministraron según ellos le permitían. Ellos no destruyeron las estructuras religiosas viejas. Ellos les permitieron continuar existiendo. Pero ellos no permitieron que la tradición u oposición, incluso de los líderes religiosos, impidiesen las nuevas cosas que Dios estaba haciendo.

 

Cuando rechazado por la estructura tradicional, Jesús y Pablo llevaron sus ministerios para fuera de la sinagoga. Ellos levantaron "nuevos odres." Estos nuevos creyentes estaban ávidos por recibir nueva revelación y nuevas estructuras orgánicas [la primera Iglesia]. Ellos pudieron contener el "vino nuevo." Colocando de otra manera, hablando espiritualmente, es posible “levantar el muerto"... y Dios hace esto en ciertas ocasiones. ¡Pero es mucho más fácil traer un nuevo niño al mundo!

 

 

 


PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

2. ¿Qué es un procedimiento?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

3. ¿Qué las parábolas sobre los nuevos odres y los nuevos vestidos revelan sobre cómo tratar con la oposición a los planes y propósitos de Dios?

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

4. En un pedazo separado de papel, escriba una descripción breve de cada uno de las siguientes responsabilidades al implementar un plan:

 

¾      Seleccionar

¾      Comunicar

¾      Delegar

¾      Entrenar

¾      Organizar

¾      Programar

¾      Presupuestar

¾      Tomar decisiones

¾      Repasar

¾      Evaluar

 

(Las respuestas se encuentran el final del último capítulo en este manual.)

 

 

 


PARA ESTUDIO ADICIONAL

 

1. Aquí está una muestra de un “organigrama” o “gráfico organizacional”. Este fue preparado para el plan descrito en Capítulo Cuatro y en esta lección para alcanzar la comunidad de habla española cerca de una iglesia específica. Otra muestra de gráficos organizacionales se proporciona en el Apéndice de este manual.

 

 

El Señor Jesucristo

                                                             

Pastor

                                                             

Joe Smith

Director Titular

                                                             

                       

Director         Director         Director         Director         Director
de Bloque      de Bloque      de Bloque      de Bloque      de Bloque

 

 

Joe Smith, director titular del plan, sirve en esta posición bajo la dirección del Pastor de la iglesia.

 

Cinco directores (o presidentes) han sido designados, cada uno con la responsabilidad de un bloque de una milla de calles alrededor de la Iglesia.

 

Joe Smith dirige a estos directores cumpliendo el plan que incluye visitar de casa en casa compartiendo el Evangelio, dejar una porción del Evangelio en cada casa, y dar un Evangelio de Juan cada nuevo convertido.

 

2. Recuerde que en cualquier organización, nadie es "mayor" que otro. Nosotros somos todos miembros del mismo Cuerpo de Cristo que trabaja para lograr los propósitos de Dios en unidad. (Vea Efesios 1:22-23; 4:15-16; Colosenses 1:18; y 1 Corintios 12).

 

3. ¿Usted sabe que la Biblia establece una estructura orgánica para la dirección del hogar cristiano? Aquí está cómo la organización parece en un gráfico:

 

Dios

 

 


El Marido

 

 


La Esposa

 

 


Los Niños

 

 

El marido es la cabeza del hogar. La esposa es su auxiliadora. Los niños deben estar en sumisión al padre y la madre.

 


4. Aquí está un gráfico organizacional para el plan de Moisés en Éxodo 18:13-27:

 

 

Dios

 


Moisés

 


Jefes De Mil

 


Jefes De Cien

 


Jefes de Cincuenta

 


Jefes de Diez

 

Los "jefes de mil" estaban sobre 100 hombres. Estos 100 hombres cada uno dirigían a 50 hombres que lideraban cada uno un grupo pequeño de diez. Los 50 líderes que eran "jefes de diez" iban a los "jefes de cincuenta" con sus problemas. Los "jefes de cincuenta" informaban a los "jefes de cien", y los "jefes de cien" llevaban las decisiones importantes a los "jefes de mil". Sólo las cuestiones más importantes iban del "jefe de mil" a Moisés para decisión.

 

5. Cuando Moisés asumió el liderazgo de Israel, Dios le dio cuatro responsabilidades principales (Éxodo 18:19-21):

 

Primero, traer los problemas de las personas a Dios.

 

Segundo, enseñarles el camino que ellos deberían caminar [proporcionar dirección espiritual].

 

Tercero, entrenarlos en el trabajo que ellos deberían hacer.

 

Cuarto, seleccionar a líderes capaces para ayudarle a llevar la carga de la dirección [para delegar responsabilidades a otros].

 

6. Ahora que usted ha visto que algunas muestras de gráficos organizacionales, prepare un gráfico para un plan que usted ha implementado en su ministerio.

 

7. Aquí están algunas barreras comunes a la comunicación. Usted puede tener que superar algunos de éstos para comunicar un plan a otros adecuadamente:

 

¾      Idioma diferente

¾      Vocabulario difícil

¾      Omitir la información necesaria

¾      Miedo

¾      Prejuicio

¾      Falta de atención

¾      Mensaje incierta

¾      Ignorancia

¾      Tradición

¾      Educación pobre

¾      Obstinación

 

8. Aquí está un pasaje sobre la importancia de completar los planes. Pablo envió este mensaje a los creyentes en Corinto:

 

“Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros que desde el año pasado tomasteis la iniciativa, no sólo para hacerlo, sino también para quererlo hacer. Ahora pues, llevad el hecho a su culminación para que, como fuisteis prontos a querer, así lo seáis para cumplir conforme a lo que tenéis” (2 Corintios 8:10-11).

 

9. Uno del los más detallados planes dados y implementados en los tiempos de la Biblia fue el plan para el edificio del tabernáculo. Mientras usted estudia las siguientes referencias, piense sobre lo que usted ha aprendido con respecto a la administración bíblica por objetivos:

 

¾      Estableciendo el propósito: Éxodo 25:8

¾      Formulando el plan: Éxodo 25-31

¾      Implementando el plan:

o        Seleccionando: Éxodo 35:30-35; 36:2

o        Comunicando: Éxodo 35

o        Delegando: Éxodo 36:1-3

o        Entrenando: Éxodo 35:34

o        Organizando:       Éxodo 36-40

o        Programando: Éxodo 36-40

o        Presupuestando: Éxodo 35; 36:5-7

o        Tomando decisiones:      Éxodo 36:6-7

o        Repasando: Éxodo 39:43

 

¾      Evaluando el plan: Éxodo 39:43; 40:33-35

 


Capítulo Seis

 

PERFECCIONANDO: EVALUANDO EL PLAN

 

 

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

¾      Definir “evaluación”.

¾      Discutir por qué la evaluación es importante.

¾      Establecer un procedimiento de evaluación.

¾      Evaluar los planes que usted ha llevado a cabo.

¾      Identificar las razones por qué los planes fallan.

¾      Usar los resultados de su evaluación para mejorar los planes existentes y hacer nuevos planes.

 

VERSÍCULO LLAVE:

 

“Digo, pues, a cada uno de vosotros, por la gracia que me ha sido dada, que nadie tenga más alto concepto de sí que el que deba tener; más bien, que piense con sensatez, conforme a la medida de la fe que Dios repartió a cada uno” (Romanos 12:3).

 

 

INTRODUCCIÓN

 

En Capítulo Cuatro usted aprendió a establecer objetivos y planear en armonía con el propósito y planes de Dios. En Capítulo Cinco usted aprendió a llevar a cabo los planes. Esta lección explica cómo evaluar los planes para determinar si o no usted logró sus objetivos.

 

EVALUACIÓN

 

Cuando usted evalúa algo usted examina cuidadosamente y considera su valor. La evaluación es el proceso de examinar planes para determinar su valor en lograr el propósito de su ministerio.

 

Los objetivos declaran lo que usted planea hacer. La evaluación determina si usted logró esos objetivos. Hasta mismo Dios evaluó Su obra. En Génesis 1, Él examinó todo que Él había creado y declaró, "es bueno."

 

LA IMPORTANCIA DE EVALUACIÓN

 

La evaluación lo hace responsable a Dios, a aquellos con quien y a quien usted ministra, y a su propio ego.

 

Desde el principio del tiempo, Dios ha considerado el hombre responsable para cumplir Sus planes. Adán y Eva tenían ciertas responsabilidades en el Jardín por la cuales Dios los consideraba responsables.

 

La Biblia indica que usted debe “pensar con sensatez”, para evaluar su propia vida y ministerio.

 

“Digo, pues, a cada uno de vosotros, por la gracia que me ha sido dada, que nadie tenga más alto concepto de sí que el que deba tener; más bien, que piense con sensatez, conforme a la medida de la fe que Dios repartió a cada uno” (Romanos 12:3).

 

El Apóstol que Pablo dijo:

 

“Para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles en el día de Cristo” (Filipenses 1:10).

     

El hecho que usted es responsable a Dios por su ministerio se ilustra por la parábola de los talentos en Mateo 25:14-30. La Biblia también enseña que usted tiene responsabilidades por aquellos a quienes usted ministra:

 

“Apacentad el rebaño de Dios que está a vuestro cargo, cuidándolo no por la fuerza, sino de buena voluntad según Dios; no por ganancias deshonestas, sino de corazón; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cargo, sino como ejemplos para el rebaño” (1 Pedro 5:2-3).

 

La Biblia también enseña que usted es responsable a aquellos con quienes usted ministra. Ustedes trabajan juntos así como el cuerpo humano:

 

“El ojo no puede decir a la mano: No tengo necesidad de ti; ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros” (1 Corintios 12:21).

 

Cuando usted está de pie ante Dios en día del juicio, su obra se evaluará para determinar su valor:

 

“Si alguien edifica sobre este fundamento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno u hojarasca, la obra de cada uno será evidente, pues el día la dejará manifiesta. Porque por el fuego será revelada; y a la obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará” (1 Corintios 3:12-13).

 

Dios tiene planes perfectos, pero Él trabaja a través de personas imperfectas para lograr Sus planes. Porque usted es imperfecto, usted debe evaluar su ministerio continuamente. La evaluación es importante porque le ayuda a determinar si usted está cumpliendo los planes y propósito de Dios propiamente. La evaluación le permite aprender de sus éxitos y fracasos, revisa los planes existentes, y hace nuevos planes. Si usted realmente está haciendo la obra de Dios, entonces ella es digna de ser hecha con excelencia.

 

EL PROCEDIMIENTO DE EVALUACIÓN

 

Cuando usted aprendió a como establecer objetivos, usted les escribió en cierto modo que ellos pudieran ser medidos o evaluados para ver si usted los logró. Usted también incluyó las fechas para inspeccionar el progreso del plan. Un procedimiento de evaluación es un método para evaluar sus planes.

 

Aquí están los pasos para establecer un procedimiento de evaluación:

 

1. Escriba los objetivos de manera que ellos sean mensurables y usted podrá decir que usted los ha cumplido.

 

2. Establezca las fechas para inspeccionar el progreso del plan.

 

3. Ore antes de que usted empiece la evaluación. Pida a Dios que le muestre que debilidades necesitan de corrección y le dé dirección en los planes adicionales que usted puede necesitar hacer.

 

4. Evalúe para ver si el plan está procediendo en el horario y si está logrando la meta intencional.

 

SI ÉL ESTÁ, proceda como usted planeó originalmente.

 

SI ÉL NO ESTÁ, usted puede necesitar...

 

¾      Revisar el objetivo: Vuelva a escribir partes de él o elimínelo y escriba un nuevo plan. Porque usted no conoce el plan futuro total de Dios, usted debe estar abierto a cambiar. Las revisiones son parte del proceso de expandir la fe de la planificación.

 

¾      Hacer un cambio en las personas que trabajan en este objetivo: Usted puede necesitar de más o menos personas o reemplazar aquellos que han perdido el interés.

 

¾      Cambiar la fecha de conclusión: Usted puede necesitar de más tiempo para lograr el plan que fue originalmente planeado. Usted puede necesitar de establecer más fechas de evaluación para inspeccionar su progreso.

 

¾      Cambiar los métodos: El objetivo puede ser bueno, pero sus métodos para lógralos pueden no estar funcionando.

 

¾      Reajustar el presupuesto: Si los costes están diferentes de lo que fue originalmente planeado, usted necesitará reajustar el presupuesto.

 

5.  Cuando usted ha completado un plan, evalúelo para contestar estas preguntas:

 

¾      ¿Usted alcanzó la meta? ¿Usted terminó lo que usted empezó? ¿Usted fue desviado por el enemigo? No evalúe basándose de cuales actividades tuvieron lugar. Evalúe basándose en el resultado: ¿Las actividades que eran parte del plan lograron el resultado deseado?

 

¾      ¿Él realmente contribuyó al cumplimiento de su propósito como usted pensó que habría?

 

¾      ¿Dónde usted falló, por qué, y cómo? ¿Cuáles fueron las razones para el fracaso? Recuerde, no se descorazone por sus debilidades pero las use como oportunidades para el poder de Dios ser revelado.

 

¾      ¿Dónde usted tuvo éxito, por qué, y cómo? ¿Cuáles fueron las razones para el éxito?

¾      ¿Qué usted podría hacer diferentemente? ¿Métodos diferentes? ¿Personas diferentes? ¿Plan diferente?

 

¾      ¿Las personas involucradas fueron usadas eficazmente en el ministerio del Cuerpo? ¿Sus tareas estaban de acuerdo con sus dones espirituales? ¿Ellos entendieron el propósito y ellos fueron motivados para completar el plan?

 

¾      ¿Usted podría usar este mismo plan de nuevo? Pida al Señor que lo guíe en esta decisión. Algunos planes pueden usarse de nuevo, pero a veces Dios puede tener un nuevo plan.

 

¾      ¿Qué usted puede aprender de esto que le ayudará a hacer nuevos planes?

 

POR QUÉ LOS PLANES FALLAN

 

Los planes de Dios siempre son perfectos, pero porque Él trabaja a través de instrumentos imperfectos [las personas], los planes a veces fallan.

 

Por ejemplo:

 

¾      El jardín de Edén era el plan de Dios para el hombre. Pero el hombre falló.

 

¾      El plan de Dios para Israel era que él llevase Su testigo a las naciones gentiles, pero Israel falló.

 

¾      El plan de Dios para el Rey Saúl, Sansón, y otros falló porque ellos eran instrumentos humanos imperfectos.

 

El fracaso de planes siempre sucede debido a la renuencia del hombre en trabajar en armonía con Dios.

  

Aquí están algunas razones comunes por qué los planes fallan:

 

1. Falta de Visión: las personas no entendieron el propósito o visión de lo cual el plan era una parte.

 

2. Falta de Entrenamiento: las personas no fueron entrenadas para la tarea que les pidieron como parte del plan. Dios siempre prepara las personas para la tarea que ellas deben hacer. Los líderes deben seguir este ejemplo.

 

3. El Uso impropio de los Dones Espirituales: las personas estaban mal colocadas en el plan. Por ejemplo, usted tenía alguien con el don de evangelizar intentando hacer el trabajo de un pastor.

 

4. No dispuesto a Pagar el Precio: las personas y/o el liderazgo no se dedicaron a la oración, tiempo, esfuerzo, y dinero necesarios para cumplir el plan.

 

5. Falta de Oración: El plan fue hecho sin la guía del Señor.

 

6. Planes inciertos: Los objetivos no fueron declarados propiamente.

 

7. Falta de Comunicación: El plan no se comunicó claramente a aquellos involucrados.

 

8. Falta de Evaluación: nadie verificó para ver cómo las cosas iban, para que cuando las dificultades se levantasen el plan no quedase en pedazos. La fecha de la realización vino y nadie estaba listo. Porque no hube ninguna evaluación, hube fracaso para tratar con los problemas.

 

9. Miedo: de crítica, fracaso, u hombre.

 

10. Duda: De la habilidad de Dios de trabajar a través de usted.

 

11. Dilación: Esto significa tardar las cosas, esperar por un tiempo mejor, para una oportunidad mejor, prorrogar las cosas hasta otro día, etc.

    

12. Excusas: Justificar el fracaso en lugar de corregirlo.

 

13. Ociosidad: Qué es pereza, falta de preocupación, trabajo negligente.

 

14. Egoísmo: Usted debe dar de sí mismo para lograr las metas. Usted no puede ser ambicioso o egoísta. Usted debe tener un espíritu generoso, dador.

 

15. Falta de Unidad: las personas hicieron "su propia cosa" en lugar de trabajar juntos para el plan y propósito de Dios.

 

16. Desobediencia: las personas no obedecieron aquellos en autoridad.

 

17. Fracaso en Revisar los Planes: El plan no estaba ajustado y las personas no cambiarían como necesitado. Simplemente porque algo se ha hecho así en el pasado no significa que es presentemente eficaz en el plan de Dios.

 

18. Fracaso en Aprender de la Experiencia: los errores son repetidos cuando usted no evalúa y aprende de la experiencia.

 

19. Falta de atención para Detallar: un plan involucra a menudo muchos detalles. Si éstos no se coordinan propiamente, el plan fallará.

 

20. Negarse a Proporcionar Servicio Humilde: Usted es llamado para servir otros. Cuando usted se olvida de esto y se pone orgulloso, los planes fallan.

 

21. Problemas de Actitud Hacia la Planificación: Éstos son evidentes en los siguientes comentarios:

 

¾      “Nosotros siempre lo hemos hecho de esa manera”.

¾      “No nos gusta planear”.

¾      “Planear no es Bíblico”.

¾      “Esto ha trabajado bien durante los últimos 40 años”.

¾      “Planear no es espiritual”.

¾      “Nosotros avanzamos en la fe; nosotros no necesitamos planear”.

¾      “Nosotros no tenemos tiempo para planear”.

¾      “Yo no veo por qué nosotros debemos cambiar después de todo este tiempo”.

 

22. Falta de Liderazgo Apropiado: para llevar a cabo el plan.

 

23. Falta de Fondos.

 

24. Falta de Obreros: para cumplir el plan.

 

25. Fracaso en Ser Honesto en la Evaluación.

 

26. ¡Ataque espiritual del Enemigo! Satanás intentará frustrar su propósito. (Vea Esdras 4:1-5).

 

27. Murmuración: Siempre que usted empieza un plan o una obra para Dios, usted atravesará ciertas fases predecibles.

 

Por ejemplo, en la Iglesia Primitiva:

 

¾      Hechos 1:           Dios escogió a ciertos hombres.

¾      Hechos 2:           Él dio un ministerio a esos hombres.

¾      Hechos 3:           Había multiplicación.

¾      Hechos 4:           El movimiento conocido como la Iglesia surgió.

¾      Hechos 5:           Murmuración se levantaron desde las personas.

 

El mismo modelo se encuentra en el libro de Nehemías:

 

¾      Nehemías 1:        Dios escogió a un hombre.

¾      Nehemías 1-2:     Él dio un ministerio al hombre.

¾      Nehemías 2-3:     La fuerza obrera se multiplicó.

¾      Nehemías 2-4:     El plan fue instituido.

¾      Nehemías 5:        Murmuración se levantó desde las personas.

 

Cuando los ministerios y planes alcanzan la fase de murmuración, el problema debe ser tratado o el plan puede ser seriamente afectado.

 

Nehemías trató con el murmullo por la oración y mejor organización (Nehemías 5).

 

Los apóstoles trataron con el murmullo por la oración y mejor organización (Hechos 6).

 

El murmullo del Israelitas nunca fue totalmente resuelto. Debido a esto, el plan de Dios se tardó hasta que una nueva generación se levantó.

 

USANDO LOS RESULTADOS DE LA EVALUACIÓN

 

Usted usa lo que usted aprendió por la evaluación de varias maneras:

 

1. La evaluación señala las debilidades en los objetivos. Usted revisa y mejora los planes existentes para corregir estas debilidades.

   

2. Usted hace nuevos planes mientras los viejos son concluidos.

 

3. Usted aprende de sus éxitos. Usted puede ser dirigido por Dios para repetir un plan exitoso.

 

4. Usted aprende de sus errores. Usted descubre por qué usted falló y hace planes para mejorar. Usted no repetirá los mismos errores una y otra vez.

 


UN CICLO CONTINUO

 

Planear es un ciclo continuo. Usted hace planes, llévalos a cabo, evalúalos, y entonces hace más planes.

 

Si usted desea ser eficaz en el ministerio, usted continuará este ciclo hasta que su propósito se cumpla y usted haya completado su obra de vida.

 

 

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

2. Defina "evaluación."

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

3. ¿Por qué la evaluación es importante?

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

4. Discuta los pasos para establecer un procedimiento de evaluación.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________

 

5. Liste por lo menos cinco razones comunes por qué los planes fallan.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

6. Identifique cuatro maneras en que usted puede usar los resultados de la evaluación.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

7. Evalúe algunos planes que usted ha llevado a cabo. Use los resultados de su evaluación para mejorar los planes existentes y hacer nuevos planes.

 

 

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo en este manual.)

 

 

 


PARA ESTUDIO ADICIONAL

 

 

1. Estudie Juan 17. En esta oración, Jesús evalúa Su propio ministerio terrenal.

 

2. En el Antiguo Testamento, un hombre nombrado Nehemías tenía un propósito dado por Dios para reconstruir las paredes de Jerusalén. Él dirigió un análisis ambiental, estableció objetivos, y llevó a cabo el plan. Cuando él progresó, él evaluó el progreso y trató con los problemas como la falta de unidad, la pérdida de fuerza y visión, y ataques del enemigo. La verdadera prueba de liderazgo espiritual es si o no él resulta en lograr su objetivo. En el caso de Nehemías, el registro permanece: “La muralla fue terminada…” (Nehemías 6:15).

 

3. Aquí está un estudio del Rey Ezequías que ilustra la administración por objetivos. Incluye el análisis ambiental, planificación, implantar planes y evaluación. Primero lea la historia de Ezequías en 2 Reyes 16-20 e 2 Crónicas 28-32.

 

El Ambiente:

Ezequías descendió de un rey malo nombrado Acab. Los reinos de Judah e Israel eran divididos y rivales. Judah era la más pequeña de las doce tribus pero era el liderazgo espiritual de todos las doce. Las otras once tribus habían aceptado las religiones de las naciones gentiles alrededor de ellas. Ezequías era el rey de Judah. El enemigo principal de Judah, Asiria, era el mayor poder mundial en el momento y era pagano involucrado en el culto del demonio.

 

Fuerzas de Ezequías:

 

1. Corajoso y honesto ante Dios y los hombres.

2. Un hombre bajo la autoridad y de autoridad.

3. Compasivo.

4. Creyente y que sabía como orar.

5. Mantenía su palabra.

6. Colocó un alto valor en la santidad personal.

 

Debilidades de Ezequías:

 

1. Rodeado y vencido en número por el enemigo.

2. Sujeto al orgullo.

3. Políticamente ambicioso.

 

El Propósito de Ezequías: Unir Israel como una nación bajo el único verdadero Dios.

 

Sus Objetivos:

 

1. Reparar el templo.

2. Restaurar el reinado piadoso.

3. Restaurar el servicio a la casa del Señor.

4. Reintegrar la Pascua.

5. Construir un sistema de agua para la ciudad de Jerusalén.

6. Conquistar las fortalezas de Satanás para salvar la tierra que originalmente fue dada por Dios a Israel.

 


Su Plan:

 

Aquí está el plan que él llevó a cabo para lograr los objetivos:

 

1. Él organizó los sacerdotes y levitas para reparar el Templo y limpiarlo.

2. Él estableció un ejemplo piadoso para los gobernantes por seguir todo que el Rey David había hecho previamente.

3. Él animó a los Levitas y otros obreros mientras reconstruía el templo.

4. Él convocó la primer Pascua en 260 años.

5. Él convocó a los creyentes a lo largo de Israel para participar de la Pascua.

6. Él proporcionó las provisiones de su propia mesa.

7. Él pidió el perdón por el pueblo de Dios.

8. Él exhortó el ejército por el poder del Espíritu Santo y a través de la predicación de la palabra de Dios.

9. Él usó la riqueza del almacén real para financiar la construcción del sistema de agua en Jerusalén.

 

Evaluación:

 

Ezequías logró sus objetivos. Él tenía la sabiduría para humillarse ante el Señor y arrepentirse por su orgullo y ambición política. Él se arrepintió de las alianzas confidenciales con los enemigos de Dios. Aunque sus acciones pecadoras trajeron una maldición en las generaciones futuras (2 Reyes 20:16-18). En general, Ezequías ganó la reputación de ser uno de los tres principales reyes de Israel.

   


APÉNDICES

 

 

Introducción

 

Este apéndice proporciona el material adicional para ayudarle a usar "Administración Por Objetivos" en el ministerio.

 

Como usted aprendió en este curso, el mayor ejemplo de organización es el cuerpo humano. Dios lo usó para ilustrar el ministerio de Su Cuerpo terrenal, la "Iglesia" de quien Jesús es la Cabeza. En el cuerpo natural, un esqueleto debe desarrollar para apoyar la multiplicación de las células. El mismo es verdad en el mundo espiritual. Mientras el Cuerpo de Cristo se multiplica, una estructura para apoyar tal crecimiento es importante.

 

Porque la Iglesia es el instrumento a través de que Dios está trabajando ahora en este mundo para extender el Evangelio del Reino, los materiales en este Apéndice enfocan en la organización de la Iglesia. Presenta una estructura básica para ayudarle a organizar los recursos espirituales que son el resultado de la multiplicación.

 

Usted no necesita usar todo en este Apéndice. Usted puede adaptar estos materiales que dependen del tamaño y situación de su iglesia. Las iglesias menores no necesitan tanta organización como las iglesias mayores. Una iglesia en un pueblo remoto no necesita tanta organización como una en una ciudad grande.

    

Recuerde lo que usted aprendió en este curso: Permita la organización surgir debido a la necesidad. No le permita limitar o controlar el ministerio y no modele su estructura según la estructura de otros. Buena organización necesariamente no lo hará exitoso. Es la unción y bendición de Dios en una obra que hace esto. Pero la organización le ayudará a usar los recursos que Dios lo ha dado para beneficiar el Reino de Dios.

 

Usted también puede querer obtener los siguientes cursos ofrecidos por el Instituto Internacional Tiempo de Cosecha que lo ayudará en la Iglesia local:

 

- El Módulo Visualización: Este módulo contiene un curso, "Estrategias Para la Cosecha Espiritual" que lo ayudará a desarrollar la visión espiritual en la congregación.

 

- El Módulo Delegación: Este módulo consiste en siete cursos que lo ayudarán a discipular los nuevos convertido. Los cursos incluyen "Fundamentos De Fe", "La Vida del Reino", "Estrategias Espirituales: Un Manual De Guerra Espiritual”, "El Ministerio Del Espíritu Santo", "Conociendo la Voz de Dios", “Métodos Creativos del Estudio Bíblico”, y "Estudio Básico de la Biblia".

 

- El Módulo Multiplicación: Los tres cursos en este módulo le ayudarán a multiplicar desarrollando una visión mundial Bíblica, enseñando, predicando, y usando los principios bíblicos del poder. Usted también aprenderá los principios de crecimiento de la iglesia y cómo extender para plantar nuevas iglesias. Los cuatro cursos en este módulo son "Visión Bíblica Mundial", “Tácticas de Enseñanza”, “Metodologías de Multiplicación”, y “Principios de Poder”.

 

- El Módulo Organización: Este módulo de lo cuál este curso, "Administración Por Objetivos", es una parte, le ayudará a organizar la fuerza espiritual que usted ha multiplicado. El módulo le enseña cómo liderar, seleccionar y entrenar líderes, analizar el ambiente, planear, implementar planes, y evaluar la obra del ministerio. Dos otros cursos en este módulo son, “Principios Bíblicos de Administración” y “Análisis Ambiental”.

 

- El Módulo Movilización: Este módulo consiste en un curso, “Metodologías de Movilización” que lo ayudará a movilizar la congregación entera para la obra del ministerio.

 

- El Módulo Evangelización: Este módulo que consiste en un curso titulado “Evangelismo Cómo Levadura”, proporciona las llaves bíblicas a la evangelización eficaz. También da énfasis al papel de la sanidad y liberación en la evangelización e la plantación de iglesias como un resultado natural de la evangelización.

 

 


Apéndice Uno

 

 

DECLARACIÓN DOCTRINAL

 

Usted aprendió en este curso que una Declaración Doctrinal no es igual que una Declaración de Propósito. Una Declaración de Propósito dice por qué un ministerio específico existe. Una Declaración Doctrinal es una declaración de fe que explica lo que la iglesia cree. Explica a otros su posición doctrinal y proporciona una norma de fe para evaluar el contenido de su enseñanza, predicación, y ministerio. Aquí está un ejemplo para seguir:

 

RED INTERNACIONAL TIEMPO DE COSECHA

 

Declaración Doctrinal

 

El mandato, el propósito y los objetivos de la Red Internacional Tiempo de Cosecha tienen su enfoque sobre los principios espirituales de la cosecha revelada según la Palabra de Dios.

 

LA PALABRA DE DIOS

La Semilla

 

La semilla es la Palabra de Dios... (Lucas 8:11)

 

Las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamentos son la Palabra de Dios, infalible y autorizada, el fundamento, comprensión, vida y ministerio de la fe Cristiana. Las Escrituras son inerrantes y no se les deben añadir, suplantar, o cambiar por razón de tradición o supuesta revelación. Cada formulación doctrinal tiene que ser probada por el consejo completo de la Palabra de Dios.

 

Para siempre, oh Jehová, Permanece tu palabra en los cielos. (Salmos 119:89)

 

EL TRINO DIOS

El Señor de la Cosecha

 

Rogad, pues, al Señor de la mies... (Mateo 9:38)

 

La Deidad consiste de Dios el Padre, Dios el Hijo Jesucristo, y Dios el Espíritu Santo. Ellos son co-existentes, co-eternos y co-iguales.

 

Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo: y estos tres son uno. (1 Juan 5:7)

 

DIOS EL PADRE:

 

Hay sólo un Dios, infinito, eterno y perfecto, Creador del cielo y la tierra.

 

Porque as¡ dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso, no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová y no hay otro. (Isaías 45:18)

 


DIOS EL HIJO, JESUCRISTO:

 

Jesucristo fue sobrenaturalmente concebido por el Espíritu santo y nacido de la virgen María. El fue el perfecto sacrificio sustituto por toda la humanidad por medio de Su muerte y el derramamiento de Su sangre.

 

El resucitó de los muertos en Su propio cuerpo glorificado, apareció a muchos, ascendió a los cielos y volverá a la Tierra en poder y gloria. Él es ahora la Cabeza de Su Cuerpo, la Iglesia, vencedor sobre toda las potestades de la oscuridad, y reina a la diestra de Dios Padre intercediendo por los creyentes.

 

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y de los que en la tierra, y de los que debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, a la gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:9-11)

 

DIOS EL ESPÍRITU SANTO:

 

El Espíritu Santo inspiró la Palabra de Dios, ungió a Jesucristo para su ministerio, llenó a la iglesia con poder pentecostal, y transformará los cuerpos mortales de creyentes en la gloria de la resurrección.

 

El Espíritu Santo es el que da convicción al mundo de su pecado, lo lleva hacia la rectitud y la justicia, une al hombre con Jesucristo en la fe, es el que lleva acabo el nuevo nacimiento y habita dentro del creyente.

 

El Bautismo en el Espíritu Santo está disponible para todo aquel que cree en Jesucristo, y será evidenciado en la habilidad de ser un testigo poderoso de nuestro Señor resucitado, bien cómo por la señal de testimonio según Hechos 2:4.

 

Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y mi seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. (Hechos 1:8)

 

Los dones del Espíritu están disponibles al creyente por medio del ministerio del Espíritu Santo, Quien da a cada uno como El quiere:

 

Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él como quiere. (1 Corintios 12:11)

 

El Espíritu Santo también hace posible el fruto del Espíritu, permitiendo al creyente crecer en la santificación:

 

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza... (Gálatas 5:22,23)

 

 

EL HOMBRE

El sembrador

 

He aquí, el sembrador salió a sembrar. (Marcos 4:3)

 

El hombre fue creado por Dios a la imagen y semejanza de Dios. Por causa del pecado original de Adán y Eva, la humanidad cayó fuera de la gracia de Dios y se hizo en carácter pecador. El hombre es totalmente incapaz de volver a Dios por si mismo, y está perdido sin esperanza sin la salvación de Jesucristo, el segundo Adán:

 

As¡ también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán en alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. El primer hombre, es de la tierra, terreno; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. (1 Corintios 15:45-47)

 

LA SALVACIÓN

La Cosecha

 

Pero el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto... (Mateo 13:23)

 

La salvación es el don de Dios por medio de la gracia y fe en Cristo Jesús. No hay otro nombre, sólo el de Jesucristo, en que el hombre puede ser salvo. Por el hecho de apartarse del pecado y mostrar fruto del arrepentimiento y confiando en Cristo y su muerte por sustitución, el hombre nace de nuevo a la vida eterna por medio del Espíritu Santo. Por medio de este acto redentor viene el perdón de pecado, la liberación de la esclavitud del mundo y la libertad en el Espíritu de Dios.

 

Porque pro gracia sois salvos por medio de la fe; e esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8-9)

 

LA IGLESIA

Los Obreros

 

Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies. (Mateo 9:38)

 

La Iglesia es el cuerpo y la novia de Cristo. La primera misión de la Iglesia es enseñar a todas las naciones y hacer discípulos, llevando el Evangelio del Reino a todo hombre con la meta principal de la redención de las almas. Las señales de testimonio seguirán a la Iglesia en el cumplimiento de este mandato.

 

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobe los enfermos pondrán sus manos, y sanarán. (Marcos 16:15-18)

 

LA CONSUMACIÓN

La Cosecha Final

 

Mete tu hoz, y siega: porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra esta madura. (Apocalipsis 14:15)

 

La consumación de todas las cosas incluirá la gloriosa venida de Jesucristo, visible y personal; la resurrección de los muertos y la traslación de los vivos en Cristo hacia el juicio de los justos y los injustos. Satanás y sus ejércitos y todo hombre fuera de Cristo serán separados de la presencia de Dios para sufrir el castigo eterno mientras los redimidos estarán en la presencia de Dios por la eternidad.

 

Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, as¡ también traerá Dios con Jesús a los durmieron en él. Por lo cual, os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no procederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de comando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedad, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y as¡ estaremos siempre con el Señor. (1 Tesalonicenses 4:13-17)

 

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es de el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. (Apocalipsis 20:11-12)

 


Apéndice Dos

              

 

DECLARACIÓN DE PROPÓSITO

 

En este curso usted aprendió a escribir una Declaración de Propósito. La Declaración de Propósito de la Red Internacional Tiempo de Cosecha se dio en Capítulo Tres como un ejemplo. Aquí están algunos otros ejemplos para repasar. Estas declaraciones escritas por varias iglesias explican su único propósito en el plan de Dios.

 

CENTRO CRISTIANO DE SAN FRANCISCO: DECLARACIÓN DE PROPÓSITO

 

El propósito del Centro cristiano de San Francisco es glorificar a Dios y...

 

1. Comunicar la verdad divina a través de la proclamación pública.

 

2. Discipular una comunidad de creyentes que entienden las Escrituras; cuya madurez espiritual se refleja por la vida y carácter de Cristo; y que se compromete a la evangelización.

 

3. Inspirar y animar a los hombres y mujeres para descubrir, desarrollar, y usar sus dones para el ministerio del Reino de Dios.

 

4. Evangelizar los no convertidos para un conocimiento salvador de Jesucristo (localmente y en el extranjero).

 

5. Servir la humanidad manteniendo las necesidades físicas, sociales y mentales.

 

COMUNIDAD CRISTIANA LOCAL: DECLARACIÓN DE PROPÓSITO

 

La Comunidad Cristiana Local se propone a ser una expresión del cuerpo de Cristo (la Iglesia). Nosotros queremos estar sometidos al Señor Jesucristo en todas las cosas, siguiendo el modelo de la iglesia del Nuevo Testamento, y dedicándose, a través del poder del Espíritu Santo a:

 

1. Evangelizar los no convertidos a una fe salvadora en Jesucristo.

 

2. Aplicar el Evangelio sanador de Jesucristo a todos los tipos de pecados sociales y personales, enfermedades, y desórdenes.

 

3. Reproducir la vida y carácter del Cristo exaltado.

 

4. Discipular los miembros produciendo en ellos totalidad y madurez.

 

5. Desarrollar líderes espirituales que pueden multiplicarse y satisfacer las necesidades de otros.

 

6. Adorar y glorificar Dios en la libertad del Espíritu Santo a través de la adoración pública y privada.

 

7. Experimentar y expresar el amor entre Dios y el hombre, y entre los hombres.

 

8. Promover unidad y armonía en el Cuerpo.

 

9. Descubrir, nutrir, y comisionar las personas a quienes el Espíritu Santo ha llamado para ministrar.

 

PRIMERO IGLESIA CUADRANGULAR: DECLARACIÓN DE PROPÓSITO

 

El propósito de la Primera Iglesia Cuadrangular es levantar un pueblo de fe para liberar en la tierra la gloria del Reino de Dios siendo un ejemplo del ministerio de Jesucristo.

 

Nosotros dependeremos del poder del Espíritu Santo y usaremos cada recurso a través de un ministerio “Cristocéntrico” enfocado en:

 

La Adoración

 

1. Para levantar un pueblo que adora al Dios vivo, glorifica a Su Hijo, Jesucristo, y honra el Espíritu Santo.

 

La Palabra

 

2. Para predicar eficazmente y enseñar la Palabra de Dios y crear un ambiente en que la gracia de Dios puede experimentarse.

 

Entrenar Para el Ministerio

 

3. Para entrenar a un pueblo que reconoce su llamado individual y corporativo en Cristo. Para ayudarles a descubrir, desarrollar y dedicar su potencial para el ministerio.

 

La oración Y Ayuno

 

4. Para mantener una disciplina de oración y ayuno en la vida individual y corporativa que es consistente con la Palabra de Dios. Interceder para derrocar todo los poderes del Infierno que dominan todos los asuntos de la humanidad... personalmente, localmente, nacionalmente o internacionalmente.

 

La Evangelización Y Avanzo

 

5. Para motivar a los creyentes a amar la humanidad y se comprometer con la Gran Comisión; equipar cada grupo de edad a compartir la Palabra de Dios y su testimonio personal eficazmente, invertir tiempo, talento, y medios para satisfacer las necesidades humanas en la comunidad.

 

La Unidad de los Creyentes

 

6. Para funcionar dentro de la comunidad global de los creyentes en Cristo Jesús.

 

Las Finanzas

 

7. Para animar a los creyentes a ser mayordomos fieles y usar cada recurso dado por Dios para avanzar nuestros propósitos.

 


Apéndice Tres

 

 

ORGANIZACIÓN GENERAL

 

Esta sección contiene informaciones sobre los artículos de organización general:

 

DOCUMENTOS LEGALES:

 

La iglesia no es un negocio. Es un ministerio. Pero debido a las regulaciones gubernamentales, las iglesias deben hacer las cosas de manera semejante a un negocio.

 

Cuando usted empieza una nueva iglesia, averigüe lo que se requiere legalmente por el gobierno en su área. Esto variará de nación a la nación e incluso en estados diferentes, provincias, condados, o ciudades dentro de una nación. Algunas naciones no tienen ningún requisito. Otras naciones tienen regulaciones estrictas.

 

1. ¿Se exige registrar la iglesia con el gobierno?

 

2. ¿Usted necesita de permisos gubernamentales o aprobación para operar como una iglesia?

 

3. ¿Hay regulaciones que limitan dónde usted puede tener las reuniones de la iglesia?

 

4. ¿Usted necesita completar los formularios de aplicación de manera que la iglesia no tendrá que pagar los impuestos de su propiedad?

 

5. ¿Le exigen que archive un informe anual con el gobierno?

 

6. ¿Usted necesita de una Constitución escrita o Estatutos para la iglesia? (En ese caso, el gobierno o su denominación le dirán lo que debe ser incluido en éstos).

 

Hasta donde es posible, cumpla todos los requisitos gubernamentales. Pero si un gobierno prohíbe la evangelización o iglesias, usted no puede permitir que esto impídale. Usted puede necesitar operar en "el subsuelo" sin la aprobación. (Vea Hechos 4:16-20; 5:29).

 

REQUISITOS DE MEMBRESÍA:

 

Cuando una persona nace de nuevo, él se vuelve parte de la Iglesia que es el Cuerpo de Cristo a lo largo del mundo.

 

Pero algunos grupos de creyentes escogen tener requisitos oficiales para la membresía de la iglesia local. Ésta es una decisión que usted tendrá que hacer. La Iglesia será:

 

1. Una comunidad, dónde todos los verdaderos creyentes renacidos son una parte: no hay ninguna preocupación con admisión oficial.

 

O ELLA TENDRÁ

 

2. Membresía oficial: Donde los creyentes deben solicitar su ingreso como miembros en el grupo local.

 

Las Iglesias que han puesto requisitos para membresía han incluido algunos o todos los siguientes requisitos:

 

¾      La experiencia del nuevo nacimiento.

¾      El bautismo de agua.

¾      El bautismo en el Espíritu Santo.

¾      Acuerdo con la Declaración Doctrinal y la Declaración de Propósito de la iglesia local.

¾      Empeño en apoyar la iglesia local con su asistencia, dones, diezmos, y ofrendas.

 

PRESUPUESTO:

 

En este curso usted aprendió a hacer un presupuesto para cada plan que usted hace. Además de los presupuestos para los planes individuales, usted necesitará un presupuesto general para operar la iglesia.

 

Cuando usted empieza una iglesia, las primeras cosas en las cuales que usted necesitará de dinero puede incluir lo siguiente:

 

¾      Sustento para el pastor.

¾      Renta del edificio de la iglesia.

¾      Utilidades (luz, agua).

¾      Materiales educativos (Biblias, porciones bíblicas, materiales de entrenamiento).

¾      Equipo (instrumentos musicales, púlpito, asientos, etc.)

 

Cuando la iglesia crece, usted puede tener otras necesidades. (Vea los artículos listados en el informe financiero que sigue).

 

Es una buena idea permitir que las personas de la iglesia vean cómo los fondos están siendo gastados. En la página siguiente hay un ejemplo de un informe financiero simple que usted puede usar para preparar un informe mensual

 


Nombre de la Iglesia U Organización

 

 

Informe Financiero

 

 

Mes _____________ Año ________

 

Preparado Por: _____________________________________________________________

(La firma de la persona que prepara el informe)

 

 

Saldo Inicial: $ ___________ (Escriba la cantidad de dinero que usted tenía al empezar el mes).

 

Entradas: (Escriba la cantidad de dinero para cada manera en que el dinero fue levantado).

 

1. $ _________ Ofrendas

 

2. $ _________ Ventas de libros y grabaciones

 

3. $ _________ Eventos

 

4. $ _________ Otros

 

    $ _________ Cantidad Total Recibida (sume las líneas de 1-4).

 

 

Página Dos del Informe Financiero:

 

 

Gastos:

 

(Liste el total para cada manera en que los fondos fueron gastados. Aquí están algunas categorías en que usted puede necesitar gastar los fondos).

 

1.   $ _______________ Provisiones de la oficina

2.   $ _______________ Provisiones para limpieza

3.   $ _______________ Materiales del currículo (Biblias, curso de entrenamiento)

4.   $ _______________ Materiales Audio-visuales (cintas magnéticas, películas, música)

5.   $ _______________ Misiones

6.   $ _______________ Sueldos

7.   $ _______________ Alquiler

8.   $ _______________ Utilidades

9.   $ _______________ Gastos de Correo

10. $ _______________ Pagamiento de préstamo

11. $ _______________ Ofrenda especial para predicadores invitados

12. $ _______________ Publicidad

13. $ _______________ Seguro de la propiedad de la iglesia

14. $ _______________ Impresos

15. $ _______________ Otros

 

     $ ________________ Cantidad Total de Gastos (sume las líneas de 1-15).

Saldo Restante: $_____________

 

Aquí está cómo calcular el saldo restante de los fondos:

 

1. Escriba al saldo inicial.

2. Sume a él la cantidad global de entradas o recibimientos.

3. De esta suma, substraiga la cantidad global gastada.

4. Esto da el saldo restante de los fondos.

 

DIRIGIENDO REUNIONES:

 

El ministerio eficaz involucra muchos tipos diferentes de reuniones para planear, organizar, resolver problemas, y evaluar. No hay como nosotros discutir cada tipo de reunión que usted puede necesitar dirigir, pero aquí está algunas pautas generales para cualquier tipo de reunión de planificación o de negocio:

 

1. Tenga un propósito específico para la reunión: ¿Por qué es necesario encontrarse? ¿Cuál es su propósito? ¿Qué usted necesita lograr? Aquí están algunos propósitos comunes para las reuniones de negocio:

 

¾      Hacer planes.

¾      Resolver problemas.

¾      Toma decisiones necesarias.

¾      Evaluar planes.

¾      Informar a las personas de eventos o cosas que ellas necesitan saber.

¾      Organizar un evento especial.

¾      Discutir los presupuestos.

¾      Conducir negocios rutinarios.

¾      Resolver cuestiones de disciplina en la iglesia.

 

2. Haga una agenda para la reunión:

 

¾      Liste las cosas que usted discutirá en orden de importancia.

¾      Siempre incluya tiempo para la oración y buscar la guía de Dios.

 

3. Haga una lista de todo que usted necesita tener en la reunión. Esto podría incluir lápices, papel, informes, audio-visuales, muestras, etc. Reúna antes de la reunión.

 

4. Establezca una fecha, tiempo, y lugar para la reunión.

 

5. Notifique a las personas a quien usted quiere que participe de la reunión. Dé a ellos la fecha, tiempo, lugar, y propósito de la reunión. Permita a cada persona saber si ellas deben traer algo, por ejemplo, una presentación, informe, resumen de progreso, etc.

 

6. Empiece y concluya la reunión a tiempo.

 

7. Tenga un presidente asignado para liderar la reunión.

 

8. ¿Tenga un método para hablar: ¿Las personas levantan sus manos y son llamadas adelante por el líder? ¿Habrá discusión abierta?

 

9. Tenga un método para tomar las decisiones. ¿Usted orará hasta que usted consiga un acuerdo general de todos? ¿El pastor u otro líder espiritual tomarán la decisión después de tener noticias de todas las partes interesadas?

 

10. Limítese a la agenda. No se distraía por otras discusiones.

 

11. Tome notas de las decisiones hechas en la reunión, sobre todo las cosas sobre quién debe hacer lo que y por cuando. Después de la reunión, vuelva a escribir estas notas de manera organizada y dé una copia a cada persona que asistió a la reunión. Esto les ayudará a recordar las tareas que ellos deben lograr.

 

PANFLETOS INTRODUCTORIOS:

 

Si posible y donde las finanzas permiten, usted puede querer imprimir un panfleto que presenta su Iglesia a los visitantes y miembros de la comunidad. Incluya una declaración así:

 

"Este panfleto fue diseñado para presentarle la iglesia. Nosotros confiamos que esta información le ayudará a encontrar su lugar de ministerio y compañerismo en esta congregación. A usted quién no es una parte activa de la comunidad de la iglesia, nosotros lo invitamos a unirse con nosotros en el compañerismo y ministerio para el Reino de Dios."

 

Esté seguro de incluir en el panfleto una copia de la Declaración de Propósito y la Declaración Doctrinal para que las personas sepan por qué usted existe y lo que usted cree. Usted también puede querer incluir informaciones sobre los pastores y los varios programas que la iglesia ofrece.

 

Aquí está una buena declaración para incluir:

 

A todos que lamentan y necesitan de consuelo; a todos que están cansados y necesitan de descanso; a todos que están desvalidos y necesitan de amistad; a todos que están solo y quieren compañerismo; a todos que pecan y necesitan de un Salvador; y a “cualquiera que quiera" esta iglesia abre sus puertas extensamente y en el nombre del Señor Jesucristo le dice, "sea bienvenido."

 

VISITANTES:

 

Usted debe acompañar a todos los visitantes que asisten a sus reuniones en la iglesia. Su propósito es ganarlos al Señor y hacerles miembros activos de la iglesia. Haga con que cada visitante llene una ficha con informaciones que permiten futuro contacto y ministerio. En la página siguiente hay una ficha de registro de muestra:

 


MUESTRA DE LA FICHA DE REGISTRO:

 

 

 

(Nombre de la Iglesia)
(Dirección de la Iglesia)

 

Nombre _______________________________________________________

 

Dirección ______________________________________________________

 

Nombres y edades de los niños:

 

Nombre                                                         Edad

          ______________________________________      _____________

          ______________________________________      _____________

          ______________________________________      _____________

          ______________________________________      _____________

 

___ Yo asisto en la Iglesia _____________________ en ____________

                                      (Nombre de la iglesia)              (Ciudad)

 

___ Yo no tengo una iglesia local.

 

___ Por favor, oren por esta petición: _______________________________

 

___ Yo apreciaría un contacto con el pastor. El momento mejor para visitarme o telefonearme es: Día ________________  Hora ______________

 

___ Yo estoy interesado en ser parte de esta iglesia.

 

 

 


Apéndice Cuatro

 

 

ORGANIZANDO LAS PERSONAS PARA EL MINISTERIO

 

Usted aprendió en este curso que es necesario organizar las personas y delegar responsabilidades si usted desea cumplir los planes del ministerio con éxito. Una manera de organizar las personas es escribiendo las descripciones de las tareas o ministerios que ellas están recibiendo. Una descripción de ministerio debe incluir:

 

1. El título del ministerio.

 

2. El propósito para la posición: Escriba una Declaración de Propósito acerca de por qué esta posición de ministerio existe.

 

3. Las responsabilidades del ministerio. Conteste estas preguntas:

 

¾      ¿Cuáles son mis responsabilidades?

¾      ¿Qué autoridad yo tengo?

¾      ¿A quien yo busco para dirección (quién me dirige)?

¾      ¿Quién busca a mí para dirección (quién yo dirijo)?

        

4. Las relaciones de esta posición. ¿Quién es la persona responsable? ¿Quién le da instrucciones? ¿Quién evalúa su trabajo?

 

5. Las calificaciones necesarias para la persona que desea llenar la posición de ministerio.

 

Nosotros hemos incluido algunas muestras de descripciones de tareas específicas para varias posiciones de liderazgo que pueden necesitarse en una iglesia. Los deberes listados aquí son generales. Usted debe completar cada descripción del ministerio para incluir los detalles singulares de las necesidades de su iglesia. Usted también querrá incluir las calificaciones espirituales, educativas, y otras que usted siente que son necesarias y una Declaración de Propósito para cada posición.

 

En una iglesia pequeña, con pocos líderes, muchas de estas posiciones pueden combinarse. Por ejemplo, los presbíteros (ancianos) también podrían hacer el trabajo de diáconos y acomodadores. El pastor auxiliar también podría ser el director educativo. En las iglesias grandes, nuevas posiciones desarrollarán. Si hay una gran necesidad, por ejemplo, por consejo personal, usted puede necesitar de una posición de ministerio de "Director de Consejo". Aquí están algunas muestras de descripciones de ministerio:

 

POSICIONES DE LIDERAZGO:

 

Pastor:

 

El pastor debe ser llamado y escogido de Dios para liderar la Iglesia. Todas las otras posiciones de ministerio en la iglesia local están bajo su dirección. Sus deberes incluyen:

 

1. Asumir a largo plazo, el cuidado personal para el bienestar espiritual de un grupo de creyentes.

 

2. Organizar y supervisar el ministerio total de la iglesia.

3. Liderar en planificación, implementación de planes, y evaluación de los planes.

 

4. Proporcionar la dirección espiritual en la adoración, oración, enseñanza, predicación, contribución, evangelización, compañerismo, y otras funciones espirituales similares del cuerpo de la iglesia.

 

5. Movilizar y equipar a los miembros para la obra del ministerio.

 

6. Realizar o delegar los deberes como aconsejar, visitas, bodas, entierros, santa comunión y etc.

 

7. Ejercer la disciplina de la iglesia.

 

Pastor Auxiliar:

 

Las iglesias grandes pueden necesitar de un pastor auxiliar. Un pastor auxiliar debe tener el mismo llamado espiritual como el pastor.

 

El pastor auxiliar ayuda al pastor en cada área según necesario y solicitado. Él puede tener deberes específicos asignados a él por el pastor. Por ejemplo, el pastor puede darle todas las responsabilidades de consejo o puede pedirle que haga toda la visitación. En general, su deber es AYUDAR al pastor en:

 

1. Cuidar de todos los miembros de la comunidad.

 

2. Organizar y supervisar el ministerio total de la iglesia.

 

3. Planear, llevar a cabo los planes, y evaluar los planes.

 

4. Proporcionar la dirección espiritual en la adoración, oración, enseñanza, predicación, contribución, evangelización, compañerismo, y otras funciones espirituales similares del cuerpo de la iglesia.

 

5. Movilizar y equipar a los miembros para la obra del ministerio.

 

6. Realizar o delegar los deberes como aconsejar, visitas, bodas, entierros, santa comunión y etc.

 

7. Ejercer la disciplina de la iglesia.

 

Apóstoles:

 

Definición: Un apóstol es uno que tiene una habilidad especial para desarrollar nuevas iglesias en lugares y culturas diferentes y supervisar varias iglesias como un supervisor.

 

Apóstol significa "un delegado, uno envió con pleno poder y autoridad para actuar por otro." El apóstol tiene una autorización o habilidad especial de extender el Evangelio a lo largo del mundo desarrollando cuerpos organizados de creyentes.

 

Términos modernos usados por la iglesia para un apóstol son “misionero” y “plantador de iglesias”.

 


Profetas:

Definición: Hay dos dones proféticos. Uno es el don especial de ser un profeta. El otro es el don de hablar en profecía.

 

En general, la profecía se refiere a "hablar bajo la inspiración especial de Dios”. Es la habilidad especial para recibir y comunicar un mensaje inmediato de Dios a Sus pueblo a través de una pronunciación divinamente ungida.

 

Maestros:

 

Definición: Maestros son creyentes que tienen la habilidad especial de comunicar la Palabra de Dios eficazmente de tal manera que otros aprenden y aplican lo que se enseña.

 

Evangelistas:

 

Definición: Un Evangelista tiene una habilidad especial de compartir el Evangelio en cierto modo que los hombres y mujeres non-creyentes responden y se vuelven miembros responsables del Cuerpo de Cristo. El significado de la palabra evangelista es “uno que trae las noticias buenas”.

 

MINISTERIOS DE SERVICIO:

 

Las siguientes posiciones "sirven" o ayudan los apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, y maestros en su ministerio en la Iglesia:

 

Presbíteros o Ancianos:

 

Los presbíteros son líderes que ayudan al pastor en la dirección espiritual de la Iglesia. Los presbíteros deben ser establecidos por el Pastor. Algunas iglesias los llaman "pastores auxiliares" o "líderes celulares”.